La congregación religiosa de las Operarias Catequistas, fundada en la localidad valenciana de Alaquàs por la Madre Josefa Campos (1872-1950), actualmente en proceso de canonización, ha establecido una nueva comunidad en Costa Rica, la cuarta que ponen en marcha fuera de España, después de Colombia, Perú y Nicaragua.

La entrada y presentación oficial de la nueva comunidad ha tenido lugar durante la celebración de una misa en la ciudad costarricense de Buenos Aires, presidida por monseñor Gabriel Enrique Montero, obispo de la diócesis de San Isidro, a la que pertenece la nueva comunidad establecida en el distrito de Volcán.

La misión encomendada por el prelado a las Operarias Catequistas en la diócesis costarricense de San Isidro es «trabajar en la pastoral familiar y adultos, en la formación de catequistas y otros agentes de pastoral y promover la vocación a la vida consagrada», han indicado fuentes de la congregación.

Fundadas por una valenciana, la Madre Josefa Campos

Josefa Inés Campos Talamantes, que posteriormente fue conocida como la Madre Josefa Campos, nació el 21 de enero de 1872 en Alaquàs, donde inició su misión como seglar impartiendo catequesis en las parroquias y promovió la construcción de un internado para el cuidado de chicas jóvenes con problemas familiares.

Fundó las Operarias Catequistas en 1914, entidad que fue aprobada como congregación en 1925.

En la actualidad, en la diócesis de Valencia forman parte de la congregación una treintena de religiosas en tres comunidades, ubicadas en Alaquàs -donde está la Casa Madre en cuya capilla recibió sepultura la fundadora-, Gandia y Picassent. También están presentes en Madrid y fuera de España, en Colombia, Perú, Nicaragua y ahora en Costa Rica, con más de medio centenar de religiosas.

    AVAN

La Delegación de Misiones de Albacete ha organizado una exposición sobre la Madre Teresa de Calcuta. Se trata de una exposición que ha recorrido las principales ciudades de España desde que se inaugurara en Madrid con motivo de la JMJ.

La exposición se ha instalado en el Centro Cultural de San Sebastián de La Roda, en calle Junco, 4 de esta localidad, y se podrá visitar hasta el próximo 19 de diciembre. En estos días se sucederán los momentos de oración y los actos abiertos a todos.

Como explican desde la delegación, se trata de «una grandísima oportunidad para descubrir la espiritualidad de Madre Teresa de Calcuta y el amor que Madre Teresa siempre transmitía por todos y por cada uno con los que se encontraba. Ella veía en cada persona a Jesús y así lo demostró durante toda su vida de dedicación en la ciudad de Calcuta al servicio de los más pobres de los pobres».

Entre los actos que se están desarrollando con motivo de la exposición, ayer tuvo lugar la conferencia: «El espíritu y la obra de Santa Teresa de Calcuta», de José María Calderón, delegado de misiones de Madrid. El viernes tendrá lugar a la 21:00 la procesión ‘Camino de Sencillez’, que irá desde la sede de la exposición hasta la parroquia de El Salvador. Y el domingo, 17 de diciembre, habrá un almuerzo solidario en la parroquia del Cristo.

    OMPRESS

El Coro Diocesano y la Orquesta Sinfónica, integrados por más de un centenar de jóvenes de diferentes localidades, acercarán con sus voces e instrumentos el espíritu de la Navidad en la ya tradicional oración de Adviento, que este año se celebrará por primera vez en Ciempozuelos.

La parroquia Santa María Magdalena acogerá este acto el próximo domingo 17 de diciembre, a las 20:00 horas, en un templo decorado con velas y ramas secas que, junto al incienso, servirán para crear un ambiente de recogimiento.

Ordinariamente, esta celebración tiene lugar en la catedral de Getafe, pero en esta ocasión se ha querido hacer en Ciempozuelos porque su templo parroquial ha sido recientemente restaurado y luce en todo su esplendor.

La Orquesta y el Coro Diocesano, dirigidos por el sacerdote Javier Ávila, interpretarán cantos nuevos, ‘christmas carols’ de la tradición inglesa y otras piezas de grandes compositores, como Haendel o Vaughan Williams, en un recital que llevan ensayando desde hace dos meses.

Esta celebración contará con la presencia del obispo diocesano, monseñor Joaquín María López de Andújar, y de su obispo auxiliar, monseñor José Rico Pavés, quien ha seleccionado diversos textos de los Padres de la Iglesia que introducirán cada pieza musical. Los prelados presidirán la oración acompañados por un nutrido grupo de sacerdotes.

El Coro Diocesano está compuesto por un centenar de jóvenes de entre 15 y 35 años, provenientes de todos los puntos de la Diócesis (Alcorcón, Getafe, Leganés, Móstoles, Fuenlabrada, Navalcarnero o Brunete, entre otros), a los que se suman algunos de Alcalá de Henares y Madrid.

La mayoría de ellos cantan también en coros parroquiales, ya que uno de los requisitos para entrar a formar parte del coro o de la orquesta diocesanos es tener una activa y participativa vida de fe en sus comunidades de origen.

Además, a todos se les proporciona una formación en técnicas de canto, impostación, vocalización y respiración.

Por su parte, los 50 miembros de la Orquesta Sinfónica tienen formación en el Conservatorio de Música. Hay desde estudiantes que están cursando el grado medio hasta profesionales con el grado superior terminado.

El director del Coro diocesano y la Orquesta, Javier Ávila, señala que para este oratorio se ha cuidado no solo la interpretación vocal y musical, sino cada detalle de la celebración.

«Desde el espacio elegido hasta la esmerada decoración, todo tiene por objetivo que los fieles eleven su alma a Dios y le recen ese día con todos los sentidos», subraya Ávila.

Por todo el templo se distribuirán más de un centenar de velas que se iluminarán para proclamar que Dios es la luz del mundo y que los fieles son el pueblo que permanece alerta ante la llegada del Salvador.

De esta decoración se ha encargado el sacerdote José Ángel Sánchez, destinado en Alcorcón, que tiene estudios en Bellas Artes, ayudado por el vicario parroquial de Santa María Magdalena, Rafael de Tomás, quien también participa como miembro del Coro.

«Esta oración, a modo de oratorio de Navidad, es una oportunidad no sólo de disfrutar de la música coral y sinfónica, sino también de vivir en un clima de oración el tiempo de Adviento y preparar más intensamente la Navidad», dice Javier Ávila.

La entrada es libre, aunque, al finalizar el acto, se ofrecerá la posibilidad a quien así lo desee de colaborar con el sostenimiento de esta obra.

Más información en este enlace.

    MCS

Desde el pasado día 8, la Catedral de Sevilla alberga durante un año la exposición La mirada de la santidad con motivo del IV Centenario del nacimiento de Murillo. Una exposición cuyo objetivo, según expresó el arzobispo de Sevilla en el acto inaugural, no es otro que «descubrir al hombre y al pintor que fue capaz de plasmar en sus lienzos la visión de un cielo amable, claro y límpido; que quedemos cautivados por la belleza de un rostro, por la delicadeza de unas manos, por lo etéreo de esos rompimientos de gloria que conectan el cielo con la tierra, que unen a Dios con el hombre de forma definitiva y total desde el momento en que el Verbo se encarna en las entrañas purísimas de la siempre Virgen María».

Monseñor Asenjo comenzó su intervención destacando el marco celebrativo, la Sala Capitular, como «la más bella del orbe católico». En línea con su afirmación anterior, aclaró que la exposición organizada por el Cabildo «no es una muestra más al uso, una simple sucesión de cuadros perfectamente datados y analizados».

Posteriormente se centró en la figura de Murillo, y recomendó conocer sus presupuestos existenciales y sus convicciones más íntimas. «Murillo fue esencialmente, aunque no exclusivamente, un pintor religioso, faceta que –añadió- conocieron en gran medida el Cabildo hispalense y las instituciones religiosas de la ciudad». Se refirió a la relación mecenas-pintor que mantuvo con el canónigo Justino de Neve (cuyos restos descansan en el Trascoro de la Catedral) y subrayó que «Murillo unió una fe sincera y una piedad no fingida, todo lo cual le confirió una clara afinidad o connaturalidad con la verdad revelada». Al respecto afirmó que «porque nadie da lo que no tiene, hemos de convenir que solo la profunda religiosidad de Murillo explica unas obras que rezuman unción religiosa y que son capaces de tocar el corazón de quienes las contemplan sin prejuicios ni corazas, intuyendo en la belleza visible, la belleza invisible de Dios».

El arzobispo tuvo palabras de gratitud para el Cabildo y su deán, por abrir de nuevo a la ciudad y a la diócesis «este arcón de belleza secular que es la Catedral», sus tesoros e iconos. Además, comentó que las vidas de los santos –«verdaderas joyas de la corona»- deberían ser mostradas con más frecuencia en la predicación y en la catequesis, para terminar aludiendo a los papas Benedicto XVI y Francisco. Al papa emérito cuando abogó por «recorrer en la pastoral ambos caminos, el de la belleza y el de la santidad», y al actual pontífice cuando afirmó que los santos y la belleza, en la variedad de sus formas, significan «una clara oportunidad para la evangelización en nuestro tiempo».

Los santos, «los hijos más preclaros de la Iglesia»

Su discurso en la inauguración de la muestra sobre Murillo, que se celebró tras la misa estacional de la Inmaculada, fue una reafirmación del papel de los santos, como «hijos más preclaros de la Iglesia». «Ellos –remarcó- hacen inteligible y creíble el Evangelio, ellos embellecen el rostro de la Iglesia, en el que, si es cierto que hay sombras y arrugas por los pecados y deficiencias de sus miembros, es también cierto que la luz es más intensa que las sombras y que el heroísmo de los santos, nuestros hermanos, es más fuerte que nuestro pecado y nuestra mediocridad». Los santos murillescos, añadió, no responden al arquetipo platónico de una belleza ideal, sino que «son, ante todo, modelos de vida cristiana». En este sentido, afirmó que «la contemplación de la bellísima imagen de san Fernando y de los demás santos de Murillo en la catedral puede remover los rescoldos que anidan en tantas personas que han abandonado la fe o la práctica religiosa en las últimas décadas y que hoy no tienen más conexión con la Iglesia que la visita cultural». A ello contribuye el «notable esfuerzo desplegado para que los contenidos de la exposición sean accesibles a todas las edades y a todas las circunstancias personales».

Monseñor Asenjo reiteró que la santidad es «la primera necesidad de la Iglesia y del mundo en esta hora crucial. En momentos de crisis en la vida de la Iglesia han sido los santos quienes le han marcado las sendas de la verdadera renovación». En el tramo final de su alocución, el arzobispo reafirmó su convencimiento de que «nuestro mundo, desequilibrado por el egoísmo y la injusticia y herido por la desesperanza, no curará sus heridas desde las soluciones técnicas o políticas o desde el mero servicio asistencial, que no sanan el corazón del hombre, sino desde la revolución silenciosa de la santidad y del amor». «La Iglesia y el mundo necesitan santos, héroes de lo pequeño, santos de lo cotidiano», concluyó.

    Archisevilla

En cada casa se recuerda el nacimiento de Jesucristo con una decoración especial en la que no falta el Belén.

Los hay tradicionales y más modernos, pero pocos saben que el mayor complejo escultórico al aire libre del mundo se encuentra en la playa de Las Canteras, en Las Palmas de Gran Canaria, y está hecho de arena.

Algunas de sus figuras superan los cuatro metros de altura y para su construcción han tenido que movilizar 2 mil toneladas de arena.

Se trata de uno de los reclamos turísticos más grandes durante estas fechas en esta isla de las Islas Canarias, ya que está previsto que supere los 214 mil visitantes que se acercaron a admirarlo la Navidad pasada.

Pero también es un Belén solidario ya que el año pasado recaudaron 28 mil euros para cuatro comedores sociales de la ciudad y en esta edición esperan que se mantenga esta cantidad.

Este Nacimiento al aire libre comenzó en los años ochenta por el artista local Etual Ojeda que año tras año fue añadiendo elementos a la tradicional estampa navideña de Jesús, José y María en el pesebre.

Ahora se puede admirar con detalle el camino de los Reyes Magos siguiendo la estrella, la huida de María y José de Egipto hasta soldados romanos enviados por Herodes.

Según informan, la ciudad de Las Palmas apoya este Nacimiento por el que pasan turistas de todo el mundo, especialmente familias por eso ese destino tiene el sello de Turismo Familiar, un galardón que concedió la Federación Española de Familias Numerosas por tratarse de un destino turístico que apuesta por la familia.

Un Belén único y especial que permanecerá en la playa canaria hasta el 8 de enero.

El departamento de Pastoral de Juventud, dentro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, presenta la síntesis de las aportaciones para el Sínodo de los Jóvenes recibidas en la Conferencia Episcopal Española (CEE). Esta síntesis se ha enviado a Roma para la elaboración del Instrumentum laboris del Sínodo sobre jóvenes, fe y el discernimiento vocacional que tendrá lugar en Roma en octubre de 2018.

El departamento de Juventud, junto con la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades, remitió el cuestionario enviado por la Santa Sede a 70 diócesis, 22 movimientos de ámbito nacional con pastoral juvenil, 32 congregaciones religiosas y 4 Institutos seculares que trabajan con pastoral juvenil. La Conferencia Española de Religiosos (CONFER) ha hecho llegar a las demás congregaciones, también vinculadas a la pastoral juvenil, que han querido aportar sus propuestas y conclusiones.
 
La síntesis se ha elaborado con las respuestas recibidas desde 47 diócesis, 12 movimientos, 12 congregaciones y 2 Institutos seculares. Esas respuestas recibidas responden, a su vez, a las síntesis realizadas por las delegaciones de pastoral de juventud y pastoral vocacional. Recogen las aportaciones de sacerdotes, religiosos, seglares, agentes de pastoral y jóvenes de distintas realidades pastorales como grupos parroquiales, colegios, universidades, o movimientos. En total han participado 5.253 jóvenes.  

Aportaciones de la síntesis y respuestas al cuestionario

Las aportaciones de la síntesis se han dividido en tres bloques: en el primero se responde a temas sobre la relación de los jóvenes con la Iglesia; el segundo bloque valora el entorno en el que se da hoy el discernimiento vocacional; y el tercero plantea las esperanzas de los jóvenes en la Europa de hoy.

a) En relación al primer bloque:

¿Escucha la Iglesia a los jóvenes?

Los jóvenes valoran el esfuerzo de la Iglesia por escucharles y agradecen la labor de los que ocupan su tiempo en escuchar. De hecho, más de un 60% de los jóvenes afirman en la encuesta que se sienten escuchados por la Iglesia, aunque el porcentaje baja cuando se refiere a ser comprendidos y cuando se refiere a recoger sus aportaciones. Se demanda tiempo y personas para escuchar y salir fuera de las estructuras eclesiales. También proponen promover nuevos espacios, más apertura y acoger sin enjuiciar. En general, los jóvenes no se sienten escuchados y tomados en cuenta por las distintas realidades de la sociedad de hoy.

También hacen autocrítica al reconocer que, en ocasiones, sus prejuicios hacia la Iglesia o la sociedad en general les alejan y les impiden ser receptivos a sus propuestas. Sienten que a veces se dejan llevar por lo fácil, olvidando sus compromisos.

Desafíos y oportunidades
    
Para los jóvenes, el mayor desafío es llegar a los jóvenes alejados de la Iglesia. También señalan tener un futuro con garantías. Se reclama escucha, dedicación, acompañamiento, acogida y formación de verdaderos referentes para los jóvenes; generar comunidades cristianas acogedoras y propositivas; y promover el protagonismo real de los jóvenes dentro de la pastoral juvenil. Un 60% asumen como suyos los desafíos de la sociedad de hoy.  Algo más de un 45% afirma que es real el protagonismo que les ofrece la Iglesia hoy ante los desafíos y oportunidades.

En cuanto a las oportunidades, señalan la participación social, la promoción de la justicia, el cuidado de la ecología, la búsqueda de la paz y la solidaridad con los pobres. La búsqueda de sentido a sus vidas, la búsqueda de espiritualidad, que a veces es una búsqueda difusa. También destacan la necesidad de relaciones con educadores auténticos y creíbles. Y presentan como una oportunidad la cultura cotidiana, las redes sociales o el deporte educativo.

Espacios de encuentro con jóvenes que no frecuentan los ambientes eclesiales

La calle es el lugar que más se repite cuando se pregunta por los espacios de encuentro con jóvenes que no frecuentan los ambientes eclesiales. Después se señalan los centros de estudio; las actividades deportivas; la amistad; las actividades culturales, en especial la música; las actividades de compromiso formando parte de alguna asociación, ONG, voluntariado, etc.; el mundo del trabajo; y las redes sociales.

¿Qué es lo que piden los jóvenes a la Iglesia?

Los jóvenes le piden a la Iglesia que se les escuche. También reclaman que tenga una actitud de cercanía y apertura hacia el mundo de hoy: que se comprometa proponiendo con más claridad el Evangelio de Jesús; aceptación de las diferencias, tolerancia, diálogo y claridad evangélica; que acoja, que sea inclusiva, misericordiosa y samaritana; más moderna, que se comunique mejor, con un lenguaje de hoy, que renueve sus mensajes, que conecte con las ideas de hoy, que no sea excesivamente moralista y que proponga una liturgia más viva y cercana; que sea fiel a Jesucristo y a su Evangelio, comprometida con la justicia, con la solidaridad, con el cuidado del planeta; que los laicos tengan más formación para ser cada día más conscientes de su misión y corresponsabilidad; y que los pastores estén más cercanos a los jóvenes.

b) En relación al segundo bloque:

Discernimiento vocacional en la familia y en ámbito educativo

Los jóvenes destacan que el rol de los padres en el discernimiento vocacional constituye un factor primordial, importante y decisivo en la vida de sus hijos. Aunque también señalan con insistencia que son ellos quienes terminan decidiendo sobre su propio futuro. El papel de la familia parece fundamental pues sus padres los acompañan, orientan, guían, les entregan valores, transmiten creencias, y los educan en la fe. Las experiencias de vida de los padres les iluminan para tomar las mejores decisiones, ya que ellos confían en sus padres y reconocen que buscan su bien.

En general se echa en falta una mayor cultura vocacional que oriente a comunidades, familias y jóvenes, logrando así un mayor compromiso en el discernimiento vocacional y un acompañamiento adecuado a los jóvenes.

En cuanto a la escuela, universidad y centros formativos se destaca que están más centradas en orientar en ámbitos profesionales y laborales, por lo que los jóvenes no comparten temas vocacionales en esos ámbitos. Además, la influencia de ciertas ideologías en la educación, provoca serias dificultades para que aparezca la dimensión trascendente del ser humano y el planteamiento de decisiones definitivas. Las antropologías más extendidas en los centros educativos, que ponen el tener por encima del ser, no ayudan a la apertura a la trascendencia; silencia las preguntas últimas, como el sentido de la vida, y se conforma con el materialismo, utilitarismo y pragmatismo reinantes.

La importancia de las Jornadas Mundiales de la Juventud y otros eventos para jóvenes

Las Jornadas Mundiales de la Juventud, al igual que otros eventos nacionales o Internacionales, son un elemento crucial para despertar la fe o reanimar la pastoral agotada o dormida. Según se manifiesta en la encuesta, estos eventos causan un gran impacto en los jóvenes y proporcionan un encuentro intenso con Jesucristo. Además dan una imagen mejor, más joven, alegre, dinámica y abierta de la iglesia.

Son encuentros que, en distintos casos, han contribuido en decisiones vocacionales, cambios de actitudes, implicación mayor en la iglesia, o en los grupos de jóvenes. También suelen ser la puerta de entrada a formar parte en un grupo, o un momento de culminación de un proceso de discernimiento vocacional, académico o social. Sin embargo, los eventos no pueden ser el motivo de la pastoral juvenil, sino un medio para afianzar el trabajo ordinario de la pastoral juvenil.

Son numerosas las iniciativas para ayudar a los jóvenes en el discernimiento vocacional: es fundamental el acompañamiento personal; crear una cultura del acompañamiento en la pastoral juvenil y una pastoral juvenil que lleve siempre a un discernimiento vocacional.

c) En relación al tercer bloque:

Esperanzas de los jóvenes en la Europa de hoy

En el tercer bloque de la síntesis se abordan las esperanzas de los jóvenes en la Europa de hoy partiendo desde la mirada a la riqueza de la memoria cristiana de Europa, tan presente en nuestro país, a través de la cultura y el arte cristiano, la gran cantidad de santos y santas españoles que han marcado la historia de nuestro país y también de toda Europa, una fe transmitida durante siglos.

Encauzar el potencial de desafío

Se plantea cómo encauzar el potencial de desafío y protesta propio de los jóvenes para que se transforme en propuesta y colaboración, para ello es necesario: una mayor formación sobre la Doctrina Social de la Iglesia y presentar la gran cantidad de propuestas de voluntariado, propuestas concretas de transformación de la realidad. Los jóvenes proponen la creación de foros jóvenes en los que se traten los temas que les interesan. Una de las preocupaciones que manifiestas es cómo estamos tratando nuestro mundo, pero sienten que no aportan nada, porque no son escuchados.

La síntesis concluye señalando que la Iglesia debe ser un ejemplo para reactivar la relación intergeneracional entre los jóvenes y los adultos.
 
  

    OICEE

'Sementadores de estrelas 2017' en Orense

Martes, 12 Diciembre 2017 11:50

La delegación diocesana de Misiones de Orense, junto a la asociación juvenil AMENCER, han convocado a los ‘Sementadores de Estrelas’, los Sembradores de Estrellas, de la diócesis gallega. La cita será en la parroquia de María Auxiliadora de Orense este sábado 16 de diciembre a las 11:00h. Allí tendrá lugar la celebración del envío para felicitar la Navidad, por las calles de la ciudad, en nombre de los misioneros, en especial, los de su tierra orensana. Los niños al colocar la pegatina estrella en las solapas de los transeúntes, acercarán con su felicitación a los 123 misioneros orensanos que desde sus tierras de misión se hacen presentes gracias a ellos.

En la parroquia de María Auxiliadora se darán cita grupos de niños de catequesis, de movimientos, de colegios… Tras el envío se dispersarán para «sembrar estrellas» y se volverán a reunir en la Plaza Mayor de la ciudad a las 13.00h. Allí se leerá un manifiesto final y se cantarán algunas «panxholiñas», haciendo todos los participantes la figura de una inmensa estrella.

Como señalan desde la delegación de Orense, «ser Sembradores de Estrellas es atreverse; es convertirse en pequeños misioneros que comparten la buena noticia de Jesús y felicitan la Navidad en nombre de todos los misioneros, hombres y mujeres, que anuncian el Evangelio en países lejanos».

    OMPRESS

Cáritas dedica este año su habitual campaña de Navidad a profundizar en la invitación que viene difundiendo en los últimos meses de tomar parte activa en la construcción de una sociedad más justa. Para ello, bajo el lema SÉ PARTE de la solución contra la pobreza, se va a aprovechar el tiempo litúrgico del Adviento y la Natividad del Señor para anunciar un mensaje de esperanza y convocar a todos a ser parte de la acción de Cáritas contra la pobreza y la desigualdad.

Movilizar la generosidad

«Ser parte de Cáritas es un gesto de solidaridad que implica un profundo compromiso y una apuesta por una sociedad más justa», se señala en los materiales que se han editado para difundir de forma masiva esta campaña de Navidad a toda la base social de Cáritas, tanto a los actuales donantes, como a ciudadanos particulares, empresas e instituciones.

De hecho, uno de los principales objetivos de la campaña es movilizar la solidaridad económica del máximo número de personas para que se adhieran al compromiso de construir oportunidades para las personas más vulnerables y, de esta forma, pasar a «ser parte de la solución contra la pobreza».

El rostro de la solidaridad

Cáritas quiere seguir fidelizando el apoyo de cientos de miles de colaboradores que, bien de manera gratuita, como es el caso de los 85.000 voluntarios, bien a través de la generosidad de los donantes, permiten desarrollar cada día sus programas de acción social para millones de personas empobrecidas, tanto en España como en terceros países.

Como atestiguan las cifras recogidas en la última Memoria anual de actividades, cerca de 4 millones de personas han sido acompañadas por las 70 Cáritas Diocesanas y las cerca de 6.000 Cáritas Parroquiales de nuestro país, con el sostenimiento de los 358 millones de euros invertidos en un amplio repertorio de programas sociales y proyectos de cooperación.

Ser parte de una Iglesia pobre y para los pobres

Con el lema SÉ PARTE, la campaña de Navidad apela a la verdadera naturaleza de la misión de Cáritas, que es la de «dar respuesta a las realidades de pobreza y exclusión social de nuestra sociedad» y sentirse «animados por una misión permanente e irrenunciable: ser Iglesia pobre y para los pobres». Es una invitación a ser agente de «escucha, acogida, acompañamiento y alivio de las personas y familias en riesgo de exclusión, a proteger su dignidad y a garantizar su acceso a los derechos humanos».

Es una propuesta impregnada del sentido de la Navidad, una celebración en la que, como recuerda el Papa Francisco, «Dios, que nos convoca a la entrega generosa y a darlo todo, nos ofrece las fuerzas y la luz necesarias para salir adelante».

    Cáritas

La Ciudad de la Esperanza (CIDES), vinculada a la diócesis de Valencia, que acoge en la actualidad en sus instalaciones de la localidad valenciana de Aldaia a más de 150 personas sin hogar de 35 países, celebrará el próximo 14 de diciembre su primer Festival de las Naciones.

El certamen pretende «una aproximación a las diferentes culturas de los acogidos, a través de su música, exposiciones y degustaciones gastronómicas que ellos mismos también ofrecerán», según ha indicado el presidente-director de la Ciudad de la Esperanza, el sacerdote Vicente Aparicio.

Con esta primera edición del Festival de las Naciones, «que será totalmente gratis para todas aquellas personas que quieran venir también», CIDES culmina un taller de interculturalidad en el que han participado los usuarios para conocer y compartir sus diferentes culturas y facilitar y fomentar una mejor convivencia.

En este Festival de las Naciones, que dará comienzo a las 17 horas, «participarán residentes de la Ciudad de la Esperanza de distintos países y los actos centrales tendrán lugar en el teatro de CIDES con capacidad para 350 personas», ha indicado Aparicio.

En la actualidad, CIDES reparte cerca de 20.000 servicios de comida al mes y cuenta actualmente con plazas disponibles «para hombres sin hogar que necesiten nuestra ayuda», según Aparicio.

Asimismo, la entidad cuenta con la colaboración de un equipo de voluntarios de la Universidad Católica de Valencia (UCV) que «nos ayudan para poder desarrollar todo tipo de actividades y talleres con los usuarios, como habilidades sociales, clases de español, informática y deportes, entre otros».

La Ciudad de la Esperanza ocupa una superficie de 110.000 m2, y en sus instalaciones hay comedor, salón de actos con 350 plazas, aulas, salas de terapia, biblioteca, consultorio médico, capilla, gimnasio y zonas deportivas, entre otras estancias.

CIDES es una asociación benéfico-social sin ánimo de lucro de la Iglesia en Valencia, declarada de utilidad pública, que cuenta con la colaboración de Cáritas Diocesana de Valencia y la UCV, entre otras entidades. La Ciudad de la Esperanza, antiguo Hogar Social Juvenil (HOSOJU) de Aldaia fundado en 1969, fue presentada oficialmente en junio de 2014 tras el cambio de denominación de la entidad.

Para más información sobre CIDES, las personas interesadas pueden consultar la página web www.ciudaddelaesperanza.org, enviar un correo electrónico a la dirección Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. o llamar al 961507052. 

    AVAN

El 10 de diciembre de 1948 la Asamblea general de las Naciones Unidas proclamó la «Declaración Universal de los Derechos Humanos»; un hito histórico que reconoció la dignidad de todos los seres humanos y su igualdad radical en derechos que deben ser respetados, protegidos y hacerse cumplir. Sin embargo, casi 70 años después, los indicadores sobre derechos humanos demuestran que aquel hito se ha convertido en una mera declaración de intenciones, ya que 815 millones de personas sufren hambre, 38 millones más que el año anterior. Esto provoca preocupación, tristeza e indignación y supone la vulneración del derecho a la alimentación, uno de los derechos básicos elementales recogido en el artículo 25 de la Declaración y que afirma que: «Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios».

Fidele Pogda, coordinador del departamento de Estudios y Documentación de Manos Unidas asegura que «nuestra Organización trabaja desde un enfoque de derechos por el que entiende que, el derecho a la alimentación, es decir, el derecho a la comida sana, segura y apropiada para cada ser humano, es un derecho humano fundamental». Aunque los Derechos Humanos son un ideal común por el que todas las personas, pueblos y naciones deben luchar, «el trabajo de una organización como Manos Unidas se centra en acabar con la incoherencia que tiene lugar entre el reconocimiento universal de esos derechos y su constante vulneración», afirma Pogda.  

Así, Manos Unidas, en estrecha colaboración con sus socios locales y otras instituciones, denuncia las causas y mecanismos que provocan o mantienen el hambre en el mundo y apoya proyectos de seguridad alimentaria sostenibles medioambientalmente. Además, facilita la formación de las comunidades en procesos de gobernabilidad democrática para que puedan exigir a sus gobiernos el respeto a sus derechos. Como ejemplo del compromiso de Manos Unidas en la lucha contra el hambre, la pobreza y sus causas, la organización destina el 90,2 % de sus gastos a esos fines y el último año aprobó la realización de 604 proyectos de cooperación al desarrollo.

Por último, en un día como hoy, Fidele Pogda señala que es muy importante evitar la autocomplacencia y observar la realidad de nuestro mundo y reflexionar sobre la dignidad que puede tener una persona que no tiene qué comer o lo mínimo para vivir, y se plantea las siguientes preguntas: «¿Qué dignidad puede tener un hombre o una mujer cuando es objeto de todo tipo de discriminación?, ¿qué dignidad es posible cuando una persona no puede expresarse libremente o tiene que vivir la discriminación por causa de sus ideas o por profesar la propia fe? y no menos importante, debemos plantearnos qué dignidad puede haber cuando no se pone límite el dominio de la fuerza y no se hace valer la ley sobre la tiranía del poder». Unas preguntas a las que trata de responder y dar solución una ONGD como Manos Unidas, que cumplirá muy pronto 60 años de trabajo y lucha contra el hambre en el mundo.

    Manos Unidas

Arzobispado de Madrid


Sede Central:

C/ Bailén 8

Tlf: 91 454 64 00 

Internet

Departamento de Internet del Arzobispado de Madrid:
webmaster@archimadrid.org

Catedral

Calle Bailén 10.
28013. Madrid.
Tel. 915.422.200.
informacion@catedraldelaalmudena.es

Prensa

Oficina de Prensa del Arzobispado de Madrid: 
C/ la Pasa 5, bajo dcha. 
Tlf: 91 364 40 50
Fax: 91 364 40 58
infomadrid@archimadrid.es

Este sitio utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política sobre las cookies. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte nuestra política de privacidad..

  Acepto las cookies de este sitio.
EU Cookie Directive Module Information