La Audiencia Provincial de Murcia archivó la demanda del colectivo ‘No te prives’ contra el presidente de la Universidad Católica de Murcia (UCAM), José Luis Mendoza, por asegurar en un discurso que «el mal llamado matrimonio homosexual es una abominación a los ojos de Dios».

El presidente de la UCAM realizó estas declaraciones en el discurso de apertura de curso en noviembre de 2015. Entonces el colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales de la región de Murcia ‘No te prives’ lo denunció ante la Audiencia provincial por un supuesto delito de injurias o incitación al odio.

Según informaciones publicadas en medios locales, ahora, dos años después este Tribunal ha sentenciado que «visto el contexto en el que se vierte la expresión denunciada y su tenor, en especial, la referencia que se hace a Dios, entendemos que las manifestaciones no dejan de ser más que una manera de expresar, aunque sí un tanto desafortunada, una opinión o una crítica hacia la nueva legislación que ha permitido la celebración del matrimonio entre personas del mismo sexo, pero no en sí contra el colectivo de gays y lesbianas».

La Audiencia Provincial también precisó en la resolución, ante la que no cabe ningún recurso, que «el querellado al decir esta frase no está mostrando desprecio hacia el colectivo en sí, ni tampoco está incitando hacia la discriminación hacia él o provocando una acción violenta contra el mismo, sino que expone su oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo y desde el punto de vista puramente ideológico o teológico».

En ese sentido el auto de la Audiencia de Murcia recoge también que «hay que tener en cuenta cuál fue la reacción del sector tradicional de la Iglesia cuando comenzó a reconocerse la posibilidad de contraer matrimonio entre personas del mismo sexo, las críticas y la oposición mostrada al chocar con la idea arraigada de la unión entre un hombre y una mujer que siempre ha tenido del sacramento del matrimonio».

De esta manera confirma el sobreseimiento de la causa por la Audiencia Provincial y el Juzgado de Instrucción de Murcia que no admitió a trámite la querella porque esa afirmación no iba dirigida a ninguna persona concreta.

    ACI

El obispo de Asidonia-Jerez, monseñor José Mazuelos Pérez, escribe a los presbíteros, diáconos, religiosos, seminaristas y a todos los fieles de la diócesis pidiéndoles valentía y coraje para salir de nosotros mismos y ser testigos del amor de Dios. Se trata de una carta previa a la celebración de la Jornada del DOMUND, que este año se celebra bajo el lema Sé valiente, la misión te espera.

«El próximo domingo 22 de octubre celebraremos la Jornada Mundial de las Misiones (DOMUND), es el día en que la Iglesia recuerda y celebra la universalidad de su misión: predicar el Evangelio al mundo entero. Para ello, en estos nuevos tiempos la Iglesia nos pide valentía.

El Papa Francisco invita a tener el valor de retomar la audacia del Evangelio. Coraje y valentía para salir de nosotros mismos y a ser testigos del amor de Dios ente los hombres. Esa valentía no viene de nosotros, viene del Espíritu Santo que nos transforma, como vemos en los Hechos de los Apóstoles 4,31, cuando afirma que: “al terminar la oración, tembló el lugar donde estaban reunidos; los llenó a todos el Espíritu Santo, y predicaban con valentía la palabra de Dios”.

Hoy necesitamos en la Iglesia un nuevo Pentecostés para que los cristianos nos llenemos de entusiasmo por Cristo y podamos llevarlo a todos los que aún no lo conocen. Por eso, os invito a todos a participar de esta gran empresa llevando la alegría del Evangelio cada uno en su ámbito y colaborando con los misiones con Vuestra oración y ayuda económica. Un abrazo afectuoso en María Nuestra Madre».

    OMPRESS

El próximo sábado 21 de octubre, víspera del DOMUND, se llevará a cabo el tradicional Tren Misionero, que organiza Cristianos Sin Fronteras desde hace ya 30 años. En esta ocasión, el tren tendrá como destino la localidad de Azuqueca de Henares, Guadalajara. Se trata de un encuentro misionero especialmente pensado para niños y jóvenes de toda España, procedentes de colegios y parroquias principalmente.

En esta actividad misionera participan niños de diferentes diócesis españolas, de diferentes edades, acompañados de sus catequistas, animadores, profesores, padres y familiares.

La organización del Tren misionero ha llevado consigo una preparación previa: catequesis con los niños, oraciones, organización, elaboración de carteles y mensajes… «Todo hecho con muchísimas ganas e ilusión, y con el único fin de posibilitar un encuentro con el Señor y un encuentro ‘eclesial’», manifiestan desde Cristianos sin Fronteras, CSF. Añaden que el tren misionero «busca promover los valores de apertura a gentes y costumbres de otras partes de España. Esta actividad promueve la reflexión, que adquiere cotas de seriedad en el trabajo por grupos, pone acento muy cuidado en la celebración creyente y festiva de la fe. Ayuda a abrir los ojos a la universalidad, haciendo patente la realidad que se vive en los seis continentes, pues el mundo digital y todas las redes social forman el continente virtual».

El Tren misionero tendrá su salida desde la Estación de Chamartín, bajo el lema Valientes para seguirle en conexión con el lema del DOMUND de este año. Según explican desde CSF, «el año pasado les animábamos a salir a ser testigos, ahora además les pedimos ser valientes para seguirle. Anunciemos el DOMUND con valentía y vivamos plenamente la animación misionera en nuestra vida, el Señor está en ella».

    OMPRESS

Las vigilias de la luz iluminan el DOMUND

Martes, 17 Octubre 2017 13:05

La celebración del DOMUND el próximo 22 de octubre estará precedida en muchos lugares de España por vigilias misioneras, las «vigilias de la luz», un tiempo dedicado a la oración, el testimonio y la gratitud a la labor que Dios hace a través de los misioneros.

Ayer lunes se celebró una de estas vigilias en Logroño, en la parroquia de San Pablo, y hoy, a las 19:00, será la parroquia de San Francisco Javier de Lugo, la que acoja este encuentro, este ratito de vigilia, de unión en la oración con el Señor por los misioneros, por la evangelización y por la Jornada del DOMUND, este año bajo el lema Sé valiente, la misión te espera.

El jueves 19 de octubre se celebrará en Murcia una vigilia de la luz a las 19:00 en la Iglesia de Las Claras, que ha preparado el grupo misionero de Camerún en la diócesis. También en Cádiz tendrán unos momentos de oración por las misiones con una vigilia el viernes día 20, a las 20:30 en la parroquia de San Lorenzo. En Málaga, el mismo viernes, se celebrará a las 20:15 en la parroquia de Nuestra Señora del Carmen; también el viernes en Segovia, a las 20:00 en la Iglesia de San Clemente.

Y el sábado será la parroquia de Santa Cruz de Sevilla, a las 18:30, la que celebre la vigilia de la luz con testimonios misioneros y oraciones a las que se sumarán otras parroquias de la archidiócesis sevillana en esta antesala del DOMUND. En Jumilla lo celebrarán también el sábado a las 20:30, en la Capilla Misionera de San José; y en Lleida, la delegación de Misiones ha organizado cuatro vigilias de oración el sábado a las 21:00. Tendrán lugar en diferentes iglesias de la diócesis: la Iglesia del Carmen de Lleida, en la de la Asunción de las Borges Blanques, en la de Sant Antolí de Aitona y en la de la Natividad de la Verge, en Sunyer.

Todas estas celebraciones estarán unidas en espíritu y también por la letra, gracias al guión para la celebración de la Vigilia de la Luz preparado por las Obras Misionales Pontificias.

    OMPRESS

Las organizaciones de Iglesia que acompañan a las personas víctimas de trata recuerdan, con motivo del Día Europeo contra la Trata de Seres Humanos, el principio establecido en el artículo 4 de la Declaración de los Derechos Humanos en 1948, donde se señala que «nadie podrá ser objeto de esclavitud o servidumbre; la esclavitud y el comercio para la esclavitud están prohibidos en cualquiera de sus formas».

A pesar de que han transcurrido casi 70 años de la Declaración, denunciamos que esta esclavitud no ha desaparecido, sino que la hemos invisibilizado.

En la actualidad, en el mundo se trafica cada año con miles de personas para extraerles órganos y comercializar con ellos. Lejos de disminuir, se trata de una lacra que va en auge: existen niños y niñas soldado que son obligados a tomar un fusil, y personas con discapacidad explotadas en la mendicidad, al tiempo que aumenta la trata de mujeres forzadas a ejercer la prostitución. Mientras, los ingentes beneficios generados por estas actividades se blanquean en paraísos fiscales que operan con el beneplácito de la comunidad internacional.

La explotación sexual es una de las formas más graves de esclavitud del siglo XXI, que genera un movimiento económico diario de grandes dimensiones y que deja miles de víctimas en el camino. España es uno de los primeros países de Europa consumidor de sexo y prostitución, y en los últimos años estamos observando cómo aumenta el número de víctimas de trata españolas. No podemos acostumbrarnos a ver esta práctica como algo «normal», ni permanecer indiferentes ante la cosificación de lo más sagrado, como es la vida humana en toda su dimensión de libertad y de dignidad.

La violencia contra las mujeres y las niñas es, probablemente, la violación de los derechos humanos más habitual, y que afecta a un mayor número de personas. Este escándalo cotidiano, que se manifiesta de diferentes maneras y tiene lugar en múltiples espacios, posee una raíz única: la discriminación por ser mujer. Como ha señalado la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, «aún se precisan esfuerzos ingentes para garantizar la realización del derecho de las niñas y las mujeres a una vida libre de violencia». En el caso de la trata, a la desigualdad entre hombres y mujeres, hay que sumar las situaciones de pobreza, e incluso de conflicto, que atraviesan los países de origen de las víctimas.

El fenómeno migratorio en Europa genera, también, situaciones de alta vulnerabilidad, sobre todo en mujeres y niñas. La falta de protección en materia de derechos humanos que padecen las personas en situación de movilidad contribuye a que se acentúe el abuso de poder y las agresiones sexuales, que deja a las víctimas totalmente desamparadas ante la justicia internacional y europea. El drama de las violaciones sufridas por miles de mujeres refugiadas ha sido, precisamente, la «voz de alerta» que muchas organizaciones han lanzado en los últimos meses tanto a los responsables políticos como a la opinión pública.

En territorio de guerra, lo más peligroso no es ser soldado, sino ser mujer. En diversas ocasiones hemos observado como el cuerpo de las mujeres se convierte en campo de batalla, utilizado por todos los actores del conflicto. Sabemos que las mujeres son secuestradas y trasladadas a las zonas de guerra para ser utilizadas como esclavas sexuales. Se ha constatado que, durante las huidas masivas, miles de mujeres, niñas y niños desaparecen y se convierten en la mercancía de un lucrativo e inhumano negocio.

Desgraciadamente el número de víctimas de trata aumenta considerablemente de año en año y, según las estadísticas de Naciones Unidas, un tercio de las víctimas de trata son niños y niñas. En el mundo hay dos millones de niños y niñas objetos de explotación sexual. Como ha exclamado el Papa Francisco, nuestras organizaciones quieren recordar que «son niños, no esclavos» y, como infancia vulnerable, estos niños y niñas tienen derecho a ¡tener derechos! La adopción de medidas en favor de todos ellos no puede esperar más.

En esta Jornada Europea, como entidades cristianas respaldadas por la Sección de Trata de la Comisión Episcopal de Migraciones, denunciamos las políticas que aumentan la vulnerabilidad de las personas y el riesgo de ser sometidas a trata, especialmente los niños y niñas menores de edad y que se encuentran en procesos migratorios.

Urgimos a la sociedad civil y Administraciones públicas a sumar esfuerzos para erradicar esta lacra social, protegiendo a las víctimas y persiguiendo a aquellas personas y organizaciones criminales que se enriquecen a costa de las víctimas.

    Cáritas

El seminario diocesano San José de Burgos acogerá, del 6 al 9 de diciembre, el Encuentro nacional del Diaconado Permanente que organiza la Comisión Episcopal del Clero. El ministerio del diácono: liturgia, palabra y caridad es el tema que se desarrollará a través de tres ponencias centradas en el servicio de la liturgia, el servicio de la Palabra y el servicio de la caridad.

Más información en este enlace.

    OICEE

Christel Marie Martin nació en Singapur hace veintiocho años y fue bautizada presbiteriana en el seno de una  estricta familia protestante. La fe era algo importante en esta familia que, por otro lado, nunca tuvo contactos con la Iglesia católica: «Crecimos pensando que nuestra fe era la verdadera. Pero empezó a haber momentos en mi vida… Bueno, supongo que todo el mundo se cuestiona cosas y, siendo aún muy joven, yo me cuestionaba muchas cosas. Me preguntaba si todo lo que creía no sería falso, y si era así, ¿qué iba a hacer? Me surgían preguntas así, preguntas para las que no tenía la respuesta».

Christel reconoce que vivía en una familia en la que no le faltaba de nada pero, al mismo tiempo, experimentaba un profundo vacío y sinsentido. Le faltaba algo, pero no era capaz de identificar ese algo que le faltaba. La libre interpretación de la Sagrada Escritura —propia de la Iglesia protestante— le daba inseguridad. Era consciente de poder estar equivocándose. Buscando respuestas se inscribió a algunos cursos de teología que ofrecía su universidad. Comenzó a hacer una serie de descubrimientos sobre la Biblia que la impresionaron. Y descubrió a los Padres de la Iglesia que se convirtieron para ella en auténticos maestros de su alma: «Descubrí que los otros siete libros del canon que tiene la Iglesia católica (y que la Iglesia protestante rechaza) no son lo que yo pensaba. En nuestra niñez nos dijeron que estos siete libros habían sido añadidos y que eran malos. Nos dijeron que no debíamos leerlos porque añaden cosas. Nos decían que los católicos tienen a María y que la adoran, y tienen estos otros rituales.. Pero cuando leí esos libros, cuando leí el libro de la Sabiduría, cuando leí Eclesiastés… Yo estaba asombrada de tanta sabiduría. Y pensaba: “Estos libros pueden ser correctos”. Y me di cuenta de que mis padres estaban equivocados, que esos libros no eran tan malos. Estaba bastante impresionada. Pero todavía me sentía perdida y había cosas que no sabía. Seguí buscando e intenté conocer más. Y descubrí a los  Padres de la Iglesia. Ellos muestran la armonía de los Evangelios y la armonía entre el Nuevo y Antiguo Testamento. Ahí me di cuenta de que María es la nueva Eva, y que Ella es la Reina Madre, y que existía tantas conexiones. Y esas interpretaciones me parecían correctas».

Christel comenzó a cuestionar tantas cosas como había aprendido en la Iglesia protestante: «La manera en que los Padres de la Iglesia interpretaban las parábolas evangélicas no era la misma que en las Iglesias protestantes. En la Iglesia protestante, si vas a una iglesia grande, lo que oyes allí es una predicación más emotiva. Tendrán algunas citas bíblicas, pero mucho consiste en meter sus ideas. Es muy diferente de lo que hay en una Iglesia católica. Claro, si vas a distintas iglesias, descubres que no leen las mismas lecturas. No hay una única enseñanza. Puedes interpretarlo a tu manera».

En aquel tiempo, le sucedieron varias experiencias un tanto extrañas, que ella no podía comprender. Una de ellas fue en una farmacia intentando comprar una caja de preservativos que le había pedido un amigo: «Estaba en otro país, en una farmacia. Estaba intentando coger los preservativos pero mi mano, de repente, perdió la sensibilidad y empecé a tirarlo todo por el suelo. Fue un poco embarazoso, porque la cajera vino hacia mí y me preguntó: “¿Puedo ayudarte?” Le dije algo así: “No, estoy bien”. Habían caído por tierra la pasta de dientes, los cepillos de dientes… Quería recogerlos, pero mi mano estaba como bamboleándose y no podía alcanzar las preservativos. Me sentí tan avergonzada que salí de la tienda y me senté fuera en un banco. Empecé a preguntarme: “¿Por qué no puedo comprarlos? ¿Por qué no puedo simplemente cogerlos? ¿Qué es lo que me está paralizando?” Y seguí pensando: “Yo no soy católica. Entonces, ¿por qué tengo este problema? Solo los católicos no pueden comprar preservativos. Estaba ya en la universidad, era mayor. Y, según yo entendía, solo la Iglesia católica lo prohibía, solo la Iglesia decía que los preservativos son un mal intrínseco. Pero, por aquel entonces, no lo entendía, pensaba que se podía quitar esa norma como se quitan los bancos de la iglesia, o como cuando dejas de tomar una medicina. No lo entendía».

En los pocos contactos que tuvo con la Iglesia católica, con motivo de viajes y visitas a antiguas basílicas católicas, como el mismo San Pedro del Vaticano, no comprendía el concepto de «sacro» dado que, en la Iglesia protestante, ese concepto no existe. Por eso, no entendía que la Iglesia conservara con tanto respeto los cuerpos de los santos y de los mártires, no comprendía lo que era un sacramento, mucho menos un sacramental, nunca había oído hablar de liturgia... Pero, con todo, no sentía aversión por la Iglesia católica: «No, no sentía desagrado. No estaba en contra de la Iglesia católica. Solo que no entendía porqué guardaban los cadáveres de los papas. (Se ríe) Nosotros decíamos: “Pero, la Iglesia católica, ¿es un cementerio o qué es?»

Un momento clave en su proceso de conversión fue el descubrimiento de la Virgen María. Junto con una de sus hermanas, también en camino hacia la Iglesia católica, asistió a una charla. El orador explicó que María nos había sido dada como madre: «Me acuerdo mirar a mi hermana y decir: “¡¡Wow!! ¿Quieres decir que en todo este tiempo nadie nos ha hablado de que María es Nuestra Madre?” Después de eso, recuerdo pensar que ya tenía un pie dentro de la Iglesia católica. Sí, cuando descubrí que la Virgen María era mi madre, estaba a la mitad del camino ya».

Otro momento clave de su conversión fue —sorprendentemente—el descubrimiento de la doctrina católica sobre los anticonceptivos. Leyó los documentos de la Iglesia, especialmente Humanae Vitae, y reflexionó por qué la Iglesia afirma el mal intrínseco que suponen: «Los preservativos fomentan el egoísmo dentro del matrimonio. En lugar de enseñarte un amor verdadero, en lugar de ayudarte a darte completamente, estás guardando algo para ti. Leí sobre las consecuencias que experimentaría una familia que usa anticonceptivos. En muchos de los casos podía ver que era así, que era verdad lo que dicen los papas en sus escritos sobre el matrimonio».

Christel comenzó su camino hacia la fe católica en el año 2014. En el año 2016 había completado ya su ingreso en la Iglesia católica. Una de las cosas que más fuertemente le atraía hacia la Iglesia católica era la Eucaristía: «La primera vez que asistí a una misa y vi a los católicos subir para recibir a Jesús en la Santa Eucaristía, pensé: “¡Wow! ¡¡Dios es tan generoso” Esa idea de la generosidad de Dios que se derramaba me dejó como en shock y sobrecogida. Dios es tan generoso. Pensaba: “Esto es su presencia real, y se da como agua que brota de su costado”. En ese momento, la Iglesia católica estaba sufriendo de muchos escándalos y se veían los pecados de los sacerdotes. Pero aún así, es la única Iglesia que tiene la presencia real de Cristo. Las otras iglesias, denominaciones y sectas no tienen la presencia real. Por eso, ¿dónde vas a ir?»

Cristel recuerda como si fuera hoy su primera Comunión: «Cuando recibí por primera vez la Comunión, la recibí de rodillas, en la lengua. Estaba muy nerviosa. Intentaba calcular cuántas personas iban antes de mí y me decía: “Oh, ya viene, ya viene, ya viene”. Y ya vino a mi lengua, Cristo ya estaba ahí. Y me acuerdo que mi boca... nunca va a ser la misma otra vez. Este conocimiento de la presencia real que... por el hecho de tenerlo en la lengua y en la boca... hizo de mi boca algo sagrado... Mi boca, ya no es la misma boca que tenía antes. Ya no puedo simplemente decir lo que me gustaría decir. Ahora está consagrada a Dios. Ofrecemos a Dios nuestro ser entero. Y ahora Cristo voluntariamente se ha unido a mí. Esto proviene de su generosidad, y tengo que prepararme y estar como la Virgen María, unida a Cristo. Era un meta muy alta, pero nos da la gracia para poder recibirlo. Es algo asombroso».

Christel está convencida; siendo católico, lo tienes todo, no te falta nada. Pero lo mejor de ser católico, sin duda, es la Eucaristía.

Su testimonio se puede ver en Cambio de Agujas en este enlace y en este otro.

    Eukmamie

El próximo jueves, 19 de octubre, y coincidiendo con el Día Mundial contra el cáncer de mama, tendrá lugar la presentación oficial de la quinta edición del concierto solidario CADENA 100 POR ELLAS, que como cada año, lanzará un mensaje de esperanza a las mujeres que sufren la enfermedad.
 
Durante la presentación se dará a conocer ‘Vivir’, la canción compuesta por Rozalén e interpretada por la artista junto a Estopa que se convertirá en himno del concierto de este año y con cuya venta se recaudarán también fondos destinados a la AECC, Asociación Española Contra el Cáncer, para la lucha contra el cáncer de mama.
 
El estreno de la canción al público tendrá lugar en el programa de CADENA 100 ¡Buenos días, Javi y Mar! y desde ese momento estará disponible para su compra solidaria en las principales plataformas digitales.
 
CADENA 100 Por Ellas, será este año una gran fiesta de la música en la que más de 15.000 personas disfrutarán de sus artistas favoritos en un concierto solidario y cuyos beneficios se destinan a la AECC, Asociación Española Contra el Cáncer para la lucha contra el cáncer de mama.

Fangoria, Los Secretos, Hombres G, Carlos Baute, Alex Ubago, Maldita Nerea, Clean Bandit, Bombai, Blas Cantó, Marta Soto y Maico se subirán al escenario del Wizink Center para ofrecer tres horas de música en directo que culminarán con la canción que cada año se convierte en himno de la iniciativa y que este año ha compuesto Rozalén para las verdaderas protagonistas: las mujeres que han padecido o padecen cáncer de mama.

Para cantar este himno, Rozalén contará con la colaboración de Estopa, en una actuación que pondrá la guinda al pastel de este quinto aniversario del concierto solidario CADENA 100 Por Ellas.

    COPE

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal Ricardo Blázquez, presidió en Ávila, España, la Misa de apertura del Año Jubilar Teresiano y aseguró que Santa Teresa, maestra de oración, nos recuerda con su vida a «pertenecer a Jesús».

El Papa Francisco concedió a la diócesis de Ávila celebrar un Año Jubilar Teresiano cuando la fiesta de Santa Teresa de Jesús (15 de octubre) coincida en domingo. El del 2017 será el primer Año Jubilar Teresiano, para continuar en el 2023 y 2028.

En la homilía, el cardenal Ricardo Blázquez recordó que este Año Jubilar Teresiano es «una invitación particular a ponernos, como discípulos, junto a la Santa para que con su vida y su excelente doctrina nos enseñe a pertenecer a Jesús, siguiendo sus pasos, y a solicitar a la Virgen que sea nuestra Madre».

El presidente de la CEE destacó que la memoria de Santa Teresa es «fuente de bendición» y de ella se puede aprender «la sabiduría del Evangelio, la alegría y la paz que acompañan a la fe, la conversión a Dios que centra la vida de los hombres y la orienta al servicio de Dios y de los demás».

También recordó que Santa Teresa de Jesús ejerció «una generosa maternidad espiritual» que se manifiesta en las numerosas santas que adoptaron el nombre de Teresa.

«Una docena larga, según el Martirologio Romano, de santas y beatas llevan el nombre de Teresa, en reconocimiento de la santa abulense», precisó el cardenal.

Como parte de las conmemoraciones del Año Jubilar Teresiano se ha colocado en la Puerta Santa de la iglesia del convento de Santa Teresa la inscripción: «La puerta a este castillo es la oración». Algo que, según aseguró el cardenal, «une acertadamente el sentido de la Puerta Santa y la oración como puerta para entrar en el diálogo y la comunicación con Dios».

«El carisma más fecundo de Santa Teresa, su magisterio espiritual en la Iglesia y su lección permanente se refiere a la oración», aseguró el purpurado quien subrayó que «la fe y la oración son inseparables».

El cardenal Blázquez aseguró que «la oración cristiana no es simplemente la concentración que supera nuestra dispersión, ni el silencio que acalla los ruidos, ni el sosiego en nuestras prisas» sino que «la oración es conversación filial con el Padre; es escucha y es respuesta; es comunicación de corazón a corazón, entre el corazón de Dios y nuestro corazón».

Además, el presidente de la CEE apuntó que «la oración cristiana posee las marcas inconfundibles de la relación con el Padre, el Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo. Es una oración sellada trinitariamente», «la fe y la oración se refuerzan mutuamente. La oración es despertador de la fe».

«Si la respiración es el acto elemental de la vida, de modo semejante la oración es el aliento de la fe ofreciéndole oxígeno. Orando soplamos sobre las cenizas que ocultan la fe para que caliente el fuego escondido y se encienda la llama apagada», recordó el cardenal.

Tomando la vida de Santa Teresa de Ávila, el cardenal recordó que «el amor y la humildad son dos actitudes básicas insustituibles en el orante, de las que deriva el desasimiento interior».

La Santa de Ávila «invita al rezo pausado del Padre Nuestro, que supone el conocimiento recibido en la iniciación cristiana», y pone esta oración como «un pilar de la iniciación cristiana».

El cardenal Blázquez aseguró también que quien ora «no se encierra en sí mismo, desentendiéndose del mundo», sino que «se abre al amor y al servicio de los demás» y «conduce a la configuración con Cristo paciente, a cargar con los trabajos diarios y al servicio sacrificado a los demás».

Más información sobre el Año Jubilar Teresiano en este enlace.

    ACI/Blanca Ruiz

La Iglesia entera sigue con preocupación el avance del fuego en el noroeste de España y Portugal y reza por las víctimas y los afectados. Los obispos gallegos han hecho pública una nota en la que muestran su «solidaridad y solicitud fraterna» y condenan «las acciones de quien causa voluntariamente este tipo de inciendios». «Provocar un incendio es un gesto de grave inmoralidad, en el que la persona pone de manifiesto una actitud ante los hermanos y ante la naturaleza contraria al bien querido por Dios», agregan. Por su interés, reproducimos el texto íntegro:


Cuidar de la casa común. Solidarios con las víctimas de los incendios

Queridos hermanos,

Ante la tragedia de los incendios forestales, que además de las pérdidas materiales, ha sacrificado vidas humanas y causado grandes sufrimientos a miles de personas, los Obispos de la Iglesia en Galicia queremos manifestar a todos los que sufren nuestra solidaridad y solicitud fraterna.

Compartimos ante todo el dolor de los que lloran a sus familiares y amigos que perdieron la vida y elevamos nuestra oración a Dios para que los acoja junto a sí. Quisiéramos que en estos momentos fuese real en todas nuestras parroquias de la Iglesia en Galicia la experiencia de la unidad, del compartir esfuerzos, dolores y angustias, la cercanía del amor fraterno, de modo que nadie se sienta solo en la necesidad; y agradecer, al mismo tiempo, tantos gestos de solidaridad de amigos y vecinos, que son un apoyo imprescindible para mantener la esperanza y el coraje. Nos sentimos particularmente unidos a los pueblos y aldeas más afectadas, uniendo nuestra oración a la suya, implorando de Dios el don de la fortaleza y la confianza.

Nos parece imprescindible igualmente condenar con toda claridad las acciones de quien causa voluntariamente este tipo de incendios, que ponen en riesgo la vida de personas y también dañan grave e irresponsablemente el medio ambiente tan necesario para la vida. Como ha dicho el Papa Francisco, «un crimen contra la naturaleza es un crimen contra nosotros mismos y un pecado contra Dios».

Provocar un incendio es un gesto de grave inmoralidad, en el que la persona pone de manifiesto una actitud ante los hermanos y ante la naturaleza contraria al bien querido por Dios.

Esto es muy evidente ante los sufrimientos que padece hoy nuestra población, y especialmente ante el hecho tristísimo de quien ha muerto a causa de estos incendios.

Pero es claro también si consideramos la consecuencia de estas acciones en la naturaleza, que es creación de Dios, fuente de vida y de trabajo, y que no debería ser destruida como ahora vemos. Hemos de respetar la naturaleza y valorarla, en su bondad, armonía y equilibrio, como un don que recibimos y un legado que debemos esforzarnos por transmitir a las generaciones futuras. Al recibir de Dios el dominio sobre el mundo, el ser humano ocupa su lugar en el planeta como don y privilegio. Por eso tiene el deber de cultivar el respeto religioso por la integridad de la creación.

Como en tan­tas oca­sio­nes el Papa Francisco ha ma­ni­fes­ta­do, vie­ne bien re­cor­dar que: «La naturaleza suele entenderse como un sistema que se analiza, comprende y gestiona, pero la creación sólo puede ser entendida como un don que surge de la mano abierta del Padre de todos, como una realidad iluminada por el amor que nos convoca a una comunión universal» (Laudato si, 76).

Esta nuestra «casa común» es una condición absolutamente necesaria para la vida de todos. Es un préstamo que cada generación recibe y debe transmitir a la siguiente generación. De ahí la enorme responsabilidad en cuanto a su uso.

Quisiéramos manifestar, en particular, nuestro reconocimiento y apoyo a las miles de personas implicadas en el operativo de lucha contra el fuego, los bomberos, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y los numerosos voluntarios, que se esfuerzan por salvar vidas, aliviar daños y evitar la pérdida de personas y bienes, incluso a costa de cansancio y riesgos personales. En circunstancias a menudo extremas, nos dan un ejemplo admirable de abnegación sin límites.

A partir de nuestras comunidades cristianas, de las Cáritas Diocesanas y de otras instituciones eclesiales, mostramos nuestra disponibilidad para la acogida y la ayuda incondicional de cuantos la necesiten.

Pedimos a Dios que nos ayude en estas circunstancias difíciles, especialmente a quienes luchan contra el fuego, y que nos conceda saber estar y trabajar unidos para recuperar nuestra tierra, que vemos hoy tan dañada y que Dios nos ha dado para hacer posible nuestra vida.

+ Julián, Arzobispo de Santiago.
+ Luis, Obispo de Tui-Vigo.
+ Alfonso, Obispo de Lugo.
+ José Leonardo, Obispo de Ourense.
+ Luis Ángel cmf, Obispo de Mondoñedo-Ferrol.
+ Jesús, Obispo Auxiliar de Santiago.


Por su parte, el cardenal Osoro, arzobispo de Madrid, publico ayer un mensaje en su cuenta de Twiter incidiendo en que «quienes provocan fuego desrtuyen la casa común que Dios puso en nuestras manos».

En la misma línea, el secretario general de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo, mostró su soldiaridad con los afectados por los incendios de Galicia, Asturias, León y Portugal.

    Infomadrid / Archicompostela

Arzobispado de Madrid


Sede Central:

C/ Bailén 8

Tlf: 91 454 64 00 

Internet

Departamento de Internet del Arzobispado de Madrid:
webmaster@archimadrid.org

Catedral

Calle Bailén 10.
28013. Madrid.
Tel. 915.422.200.
informacion@catedraldelaalmudena.es

Prensa

Oficina de Prensa del Arzobispado de Madrid: 
C/ la Pasa 5, bajo dcha. 
Tlf: 91 364 40 50
Fax: 91 364 40 58
infomadrid@archimadrid.es

Este sitio utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política sobre las cookies. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte nuestra política de privacidad..

  Acepto las cookies de este sitio.
EU Cookie Directive Module Information