Mons. Juan José Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla, escribe a sus fieles diocesanos con motivo de la Jornada del DOMUND invitándoles a participar y a reflexionar sobre la importancia de la acción misionera de la Iglesia.

“Celebra la Iglesia en este domingo la Jornada Mundial de la Propagación de la Fe, el día del DOMUND. En él todos estamos llamados a reflexionar sobre la importancia que tiene, también en nuestro tiempo, la acción misionera de la Iglesia. A lo largo de este mes, gracias al esfuerzo del equipo de la Delegación diocesana de Misiones, va a resonar con especial intensidad en todos los rincones de la Archidiócesis el mandato misionero de Jesús: ‘Id y haced discípulos de todas las gentes, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo’ (Mt 28, 19-20).

Como nos dice el Papa Francisco en el mensaje que nos ha dirigido con ocasión de esta jornada, todavía hoy son muchos los hombres y mujeres que no conocen a Jesucristo. Por eso es tan urgente la misión ad gentes, en la que todos los miembros de la Iglesia estamos llamados a implicarnos, ya que la misión pertenece a su naturaleza más íntima. La jornada del DOMUND pide de nosotros un doble compromiso: la oración por las misiones y los misioneros y el compartir fraterno y la ayuda a las iglesias jóvenes de los territorios de misión.

El Papa aborda en su mensaje un tema precioso: la alegría que es connatural al anuncio del Evangelio, tanto para quienes reciben la Buena Noticia como para quienes evangelizan. Para ello, usa como icono la misión de los setenta y dos discípulos, a los que en los inicios de su vida pública Jesús envía de dos en dos a anunciar el Evangelio y a preparar a los hombres al encuentro con el Señor (Lc 10, 21-23). El evangelista san Lucas refiere que después de cumplir esta misión, los discípulos volvieron llenos de alegría, sin duda porque habían descubierto a sus oyentes la belleza y la alegría del seguimiento del Jesús, pues como afirmara el Papa Benedicto XVI en la homilía de inicio de su pontificado, ‘no hay nada más bello que conocer a Jesús y comunicar a los otros la amistad con Él’.

Los misioneros son servidores de la alegría. La razón nos la da el Papa Francisco: ‘Jesús llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Él, pues son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior y del aislamiento. Con Jesús siempre nace y renace la alegría’ (EG 1). Lo comprobamos si cogemos en nuestras manos los Evangelios. Todos aquellos que en su existencia histórica entran en contacto con Jesús, experimentan que sus vidas quedan transformadas, adquieren un nuevo sentido y esperanza, una desbordante alegría y una insospechada plenitud. Es el caso de los pastores, de los Magos, de Zaqueo, de la samaritana y de los apóstoles en las apariciones de Jesús a lo largo de la Pascua. Y es que, como nos ha dicho el Papa, ‘con Jesús siempre nace y renace la alegría’.

La alegría es además la recompensa de los evangelizadores y misioneros y de quienes estamos comprometidos en el anuncio de Jesucristo a nuestro mundo. A ella nos invita san Pablo: ‘Estad siempre alegres’ (Fil 4,4-5). ‘Cantad salmos, himnos y cánticos inspirados. Cantad con todo el corazón para el Señor’ (Ef 5,19). Y es que el corazón centrado en el Señor y deseoso de anunciarlo, canta y es alegre. Es la alegría de las primeras generaciones cristianas, que experimentan antes que nadie ‘la dulce y confortadora alegría de evangelizar’ (EG 9ss). Sólo desde la alegría y el entusiasmo que fluye por todas partes en el libro de los Hechos se entiende el éxito de la evangelización en los primeros compases de la era cristiana.

Nuestro mundo necesita evangelizadores así, misioneros y misioneras que comuniquen a los hombres la alegría de la salvación, la alegría de sentirnos amados por nuestro Padre Dios. Como nos ha dicho el Papa Francisco, el mayor enemigo del anuncio del Evangelio es la tristeza. Sólo desde la alegría del que se sabe en la verdad y cree lo que anuncia, es posible la misión. El testimonio de su alegría es uno de los servicios más importantes que prestan los misioneros, testimonio que admiramos y agradecemos.

En las vísperas del DOMUND, ruego a los sacerdotes, catequistas y profesores de Religión que se impliquen en esta campaña, programando también actos de oración por las misiones y los misioneros pidiendo al Señor que nunca falten en la Iglesia servidores de la alegría. No olvidemos que la plegaria de todos, y muy especialmente de los enfermos, los niños y los contemplativos, es el alma de la misión. Les pido también que hagan con todo esmero la colecta. Agradezco a los miembros de la Delegación Diocesana su entusiasmo y generosidad en el servicio a las misiones. Que el Señor premie sus esfuerzos.

Encomendando a todos, y muy especialmente a nuestros misioneros y misioneras diocesanos a Santa Maria, causa de nuestra alegría, a todos os saludo y bendigo con afecto”.

    OMPRESS

El cardenal Antonio Cañizares, arzobispo de Valencia, tomó posesión este sábado por la mañana de la archidiócesis en una solemne misa en la Catedral que fue concelebrada por cinco cardenales, catorce arzobispos y 34 obispos, además de cientos de sacerdotes de la diócesis.

La misa estuvo presidida por el nuncio Apostólico de Su Santidad en España, monseñor Renzo Fratini, en el inicio de la celebración, hasta el momento que tomó posesión el cardenal Cañizares, según han indicado fuentes del Arzobispado.

Concelebraron los cardenales Antonio María Rouco Varela, arzobispo administrador apostólico de la diócesis de Madrid; Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima; el cardenal Santos Abril Castelló, arcipreste de la Basílica de Santa María la Mayor de Roma; el cardenal Manuel Monteiro de Castro, penitenciario mayor emérito de la Penitenciaría apostólica y el cardenal José Manuel Estepa Llauréns, arzobispo emérito castrense, han añadido.

Asimismo, han participado también el arzobispo electo de Madrid, monseñor Carlos Osoro; el arzobispo castrense, monseñor Juan del Río; el arzobispo secretario de la Congregación para el culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, monseñor Arthur Roche; el arzobispo Secretario de la Congregación para el Clero, monseñor Celso Morga y el arzobispo y nuncio Apostólico en Kazakhstan, Kyrgyzstan y Tadjikistan, monseñor Miguel Maury.

Igualmente, han concelebrado los obispos de Burgos, monseñor Francisco Gil; de Mérida-Badajoz, monseñor Santiago García Aracil; de Urgell, monseñor Joan Enric Vives; de Santiago, monseñor Julián Barrio; de Tarragona, monseñor Jaume Pujol; de Toledo, monseñor Braulio Rodríguez; de Zaragoza, monseñor Manuel Ureña; de Oviedo, monseñor Jesús Sanz y de Pamplona y Tudela, monseñor Francisco Pérez.

Además, han participado los obispos de Ciudad Real, Ávila, Coria-Cáceres, Cuenca, Vic, Teruel y Albarracín, Plasencia, Ibiza, León, El Callao (Perú), Lleida, Málaga, Tenerife, Sant Feliu de Llobregat, Albacete, Segorbe-Castellón, Segovia, Asidonia-Jérez, Córdoba, Cartagena, Terrasa, Orihuela-Alicante, Palencia, Tortosa, Ebebiyin (Guinea Ecuatorial), Guadix, Huelva y Cádiz Ceuta.

Por otro lado, tan concelebrado también los obispos eméritos de Siguënza-Guadalajara, Orihuela-Alicante, Chapapoyas (Perú), así como los obispos auxiliares de Barcelona, Toledo y Getafe.

    AVAN

El papa Francisco asegura en las Letras Apostólicas del nombramiento del cardenal Antonio Cañizares como Arzobispo de Valencia, que el purpurado “está colmado de singulares dotes humanas, cristianas y sacerdotales”.

Las Letras Apostólicas fueron leídas por el canciller secretario general del Arzobispado,Jorge Miró, al inicio de la eucaristía de toma de posesión celebrada en la Catedral este sábado.

En el documento el Papa afirma que el cardenal Cañizares tiene “excelente doctrina y gran experiencia que han conseguido guiar por los caminos del Evangelio la grey abulense, granadina y toledana así como ejercer prudentemente el cargo de prefecto para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos”.

Igualmente, el Pontífice exhorta a los fieles valencianos a que “secundéis asiduamente los saludables preceptos de Cristo” como señala el lema episcopal del cardenal arzobispo de Valencia, “Hágase tu voluntad”, según el Papa, que invoca para ello “la intercesión de la Santísima Virgen María, Madre de los Desamparados y de los santos Vicente Mártir, Vicente Ferrer, Tomás de Villanueva y Juan de Ribera”.

Además, el papa Francisco se refiere a la sede valentina a la que define como “desde antiguo eminente tanto en ilustres testigos de la fe, cuanto en testimonios eximios de religión cristiana”.

    AVAN

El cardenal Antonio Cañizares veneró a la Mare de Déu dels Desamparats en la Basílica de la Virgen de los Desamparados, en su visita antes de su toma posesión de la archidiócesis de Valencia en la Catedral, para también firmar en el Libro de Oro una dedicatoria y regalar a la patrona de Valencia la cruz pectoral del día en el que fue creado Cardenal por el Papa Benedicto XVI.

El Cardenal, el Nuncio Apostólico de Su Santidad en España, monseñor Renzo Fratini, y el Administrador Apostólico de la archidiócesis de Valencia, monseñor Carlos Osoro, salieron a las 10.30 horas del Palacio Arzobispal hacia la Basílica de la Virgen cerrando la procesión en la que participaron los cinco cardenales, 14 arzobispos y 34 obispos concelebrantes, el Colegio de Consultores, el Consejo Episcopal y sacerdotes de la diócesis.

A su llegada a la Basílica, el cardenal Cañizares fue recibido en la puerta por el rector, Juan Bautista Antón, y los capellanes del templo mariano, y veneró durante unos minutos la imagen de la Mare de Déu ante su altar mientras la Escolanía de la Virgen de los Desamparados interpretaba un “Ave María” a tres voces.

Dedicatoria y firma en el Libro de Oro de la Basílica

Posteriormente, el arzobispo electo de Valencia firmó en el Libro de Oro de la Basílica la siguiente dedicatoria, que leyó a los presentes:

“Santa María, Madre de Dios, Madre de la Iglesia, Madre nuestra, que nos fuiste dada por madre junto a la Cruz de tu Hijo, Jesús, en el mayor de los desamparos, siempre Virgen, Madre de los Desamparados, ayúdanos, acompáñanos, ampara de una manera especial a esta porción del pueblo de Dios, nuestro sólo y único Señor, que está en Valencia y que se me ha confiado por puro don de la gracia y la misericordia divina, que tú, queridísima Madre, has proclamado y cantado como nadie; vengo ante ti, y vendré siempre para confiarme a ti y a mi entrañable diócesis. Ayúdame a servir al Señor, y que como Él y como Tú, Madre querida, cuide, atienda, sirva a los desamparados, a los pobres, débiles y necesitados de amor y misericordia. Quiero ser en medio de mi pueblo siervo, esclavo del Señor, siendo siervo y esclavo tuyo, la fiel esclava del Señor, para con tu ayuda ser siervo de todos, que es lo que le agrada a Dios, con predilección por los pobres; ayúdame a que, como Santo Tomás de Villanueva, sea obispo, padre, pastor y hermano de los pobres, de los últimos; consigue de tu Hijo amado, Jesús, la sabiduría de la Cruz para anunciar y entregar el Evangelio de la alegría, el del amor sin límites de Dios que nos ama hasta el extremo. En sus manos, de Madre, me pongo. En ti confío, Madre María. Antonio, Cardenal Cañizares”.

Tras recibir un prolongado aplauso de los fieles asistentes al acto, la Escolanía comenzó a entonar el Himno de la Coronación y el Cardenal subió al camarín de la Virgen de los Desamparados para besar la mano de la patrona de Valencia y entregarle, dejándola a sus pies, la cruz pectoral que llevaba el 24 de marzo de 2006, día en el que fue creado Cardenal en el primer consistorio convocado por el papa Benedicto XVI.

Al finalizar la visita a la Basílica, la comitiva de concelebrantes abandonó el templo en procesión, que cerró, de nuevo, el Arzobispo electo, el Nuncio y el Administrador Apostólico, por la calle del Miguelete hacia la Puerta de los Hierros de la Catedral, donde se celebró la toma de posesión del Cardenal Cañizares como Arzobispo de Valencia.

    AVAN

El cardenal Antonio Cañizares expresó el pasado sábado por la mañana en la Catedral Metropolitana, en su homilía tras tomar posesión como nuevo Arzobispo de la archidiócesis de Valencia, su deseo de “ser misión y querer vivir la misión entre vosotros para anunciar el Evangelio de la misericordia” y ha invitado a los valencianos a pedir por él para “ser el buen pastor que ama mucho a su pueblo y ora mucho por él”.

El purpurado afirmó que “soy enviado a vosotros para evangelizar a los pobres y a los pecadores, a los necesitados de misericordia, a los últimos, y a los que viven las diferentes periferias existenciales y sociales, como dice el papa Francisco”.

El nuevo arzobispo de Valencia se dirigió a los fieles de la diócesis valentina para recordarles el “derecho” que tienen “a que ore mucho, incesantemente, por vosotros” y para que “no me canse de anunciar el Evangelio de la misericordia”. Según el purpurado, “si no lo hiciera, demandádmelo” porque “sería señal terrible de que se habría enfriado mi amor por vosotros, ese amor que el Espíritu que se nos ha dado derrama sobre nosotros”.

“Urge anunciar la buena nueva de Jesucristo”

En su homilía, el nuevo arzobispo de Valencia advirtió de la necesidad de “proclamar este Evangelio”, ante los “tiempos nada fáciles que estamos atravesando”- según reconoció el propio purpurado.

Así, indicó que “me urge y apremia proclamar este Evangelio; urge anunciar la buena nueva de Jesucristo” y añadió que “estamos pasando una época en que la fe está siendo sometida a pruebas extremas”, pero, “en esta marcha oscura por el desierto de tiempos de increencia y de una cultura de muerte, estamos seguros de que Dios no abandonará a los hombres”.

Igualmente, añadió que “los misioneros del Evangelio lo son de la paz, que significa y es la plenitud de todos los bienes”. Así, “la paz es unidad y, en estos momentos, decir unidad aquí entre nosotros, en España, tiene una significación muy profunda”, dijo.

“Hablar de Dios es prioritario”

Recordando palabras del papa emérito Benedicto XVI, aseguró que “proclamaré sin descanso, me gastaré y me desgastaré proclamando sin desánimo que prescindir de Dios, actuar como si no existiera o relegar la fe al ámbito de lo privado, socava la verdad del hombre e hipoteca el futuro de la cultura y de la sociedad”.

En ese sentido, advirtió que hablar de Dios es prioritario. “Que nada se anteponga a Dios, a las obras de Dios, para poder amar a los hombres: y esto acontece en la Liturgia, en la Eucaristía: esto es prioritario”, añadió.

Dirigiéndose a los sacerdotes, el Cardenal invitó, “al comenzar junto a vosotros mi ministerio pastoral de Obispo” a que “¡volvamos a descubrir nuestro sacerdocio a la luz de la Eucaristía! y a “redescubrir este tesoro a nuestras comunidades en la celebración diaria de la santa Misa y, en especial, en la más solemne de la asamblea dominical”. En este punto, el purpurado se refirió a la aceptación de la Santa Sede, anunciada el pasado 28 de septiembre, para que Valencia pueda celebrar cada cinco años un Año Santo Jubilar “con ocasión de tener aquí esta reliquia tan preciada y única del Santo Cáliz de la Santa Cena”.

También advirtió de la necesidad de los sacerdotes para el futuro de este mundo, por eso pidió “a toda la comunidad diocesana estar muy unida a vuestros hermanos y padres sacerdotes y que las familias estén abiertas al don de Dios”.

Recuerdo a sus predecesores, el cardenal Agustín García-Gasco y monseñor Carlos Osoro

El nuevo Arzobispo de Valencia anunció, en su toma de posesión, que “no traigo ningún programa pastoral previo ni obra de mi laboratorio” porque “mi programa es, con vosotros, buscar y hacer la voluntad de Dios, que ya se manifiesta en el camino abierto y recorrido por mis admirados predecesores”, en referencia al cardenal Agustín García-Gasco y monseñor Carlos Osoro.

Así, recordó a su “amigo, entrañable, D. Agustín García-Gasco a quien debemos, entre otras cosas, la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”. Por su parte, indicó que “el camino que está en marcha” y apresuró a continuar, es el “impulsado y seguido por mi queridísimo hermano y amigo, D. Carlos Osoro, a quien agradezco de todo corazón, personalmente y en nombre de toda la diócesis, la gran y esperanzadora herencia que nos deja en sus intensísimos años de servicio y labor apostólica en Valencia como verdadero pastor”.

Autoridades participantes
A la ceremonia de toma de posesión, celebrada en la Catedral de Valencia, han asistido el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo; el delegado del Gobierno, Serafín Castellano; la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, junto con miembros de su equipo de gobierno, así como el ex presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, el ex ministro Ángel Acebes, y los ex presidentes de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps y Eduardo Zaplana, entre otras autoridades políticas, civiles, judiciales y académicas.

El báculo empleado por el Cardenal le fue regalado en 1992 por los sacerdotes de su curso de Valencia cuando fue ordenado obispo de Ávila. Por su parte, la mitra es un regalo de Benedicto XVI que entregó a todos los cardenales en una celebración.

Al término del rito de toma de posesión tuvo lugar la celebración de la eucaristía, que concluyó con la interpretación del “Himno de la Coronación de Nuestra Señora de los Desamparados”.

    AVAN

Mons. Demetrio Fernández, Obispo de Córdoba ha enviado su carta pastoral semanal, la primera después de una pausa de varios meses por las vacaciones de verano. En la nota el Obispo recuerda algunos de los acontecimientos más importantes que se han vivido estos últimos meses como "los ataques del llamado Estado Islámico a las poblaciones de Siria e Irak, produciendo millones de desplazamientos en campos de refugiados".

"Ha sido un verano de horror, que todavía no ha terminado. Necesitamos reaccionar con amor ante tanta violencia y ponernos manos a la obra para atender a tantos desplazados por la guerra", precisa el Obispo y por eso afirma que "Cáritas diocesana es un cauce adecuado".

Mons. Fernández también ha recordado al sacerdote de la orden de San Juan de Dios, el hermano Miguel Pajares que contrajo el virus del ébola en Liberia atendiendo a los enfermos y que a pesar de ser evacuado por las autoridades españolas murió por el virus el pasado 12 agosto.

"Nos ha recordado a tantos miles de misioneros católicos, más mujeres que hombres, que se juegan la vida a diario para estar junto a los pobres de la tierra", precisa en la carta.

"Los misioneros católicos (más de quinientos mil en todo el mundo) siguen siendo un monumento espectacular y silencioso, que salta a la información mundial en estas ocasiones, pero que constituyen día a día una expresión del más puro amor, el que brota del corazón de Cristo y llega a los más necesitados, sin buscar ninguna recompensa propia. El corazón humano está hecho para amar y ejemplos de estos nos estimulan a todos en el camino de la vida", ha dicho el Obispo.

Sobre la visita del Papa Francisco a Corea, Mons. Fernández ha asegurado que "se trata de una semilla que dará fruto abundante en su momento y que acompañamos con nuestra oración".

En la diócesis de Córdoba se celebra Nuestra Señora de la Fuensanta, "cuya imagen va este año hasta la Catedral para el 775 aniversario", ha precisado y también ha añadido que "con ella, nos uniremos a la oración por la paz en Siria y en todos los países en guerra en comunión con el Papa Francisco en la tarde del domingo 7".

Además el Prelado también ha recordado que en la localidad de Cabra (Córdoba) se celebra Nuestra Señora de la Sierra con un año jubilar que comenzará el 6 de septiembre para conmemorar el descubrimiento de su imagen en el año 714, del que ya han pasado XIII siglos, su aparición milagrosa en 1240, y los diez años de su coronación canónica en 2005 como Patrona celeste y perpetua de Cabra.

    ACI Digital

La jornada de oración será el próximo domingo día 7 de septiembre desde las 19 horas hasta medianoche en la Catedral de Granada. La Archidiócesis ha convocado esta oración ante la oleada de violencia en todo el mundo, especialmente en Oriente Medio, y ante las persecuciones y muertes de cristianos a causa de su fe.

El domingo día 7 de septiembre es la víspera de la Natividad de la Virgen María, Reina de la Paz, y por eso la Archidiócesis de Granada y su Arzobispo, Mons. Javier Martínez, han invitado todo el que lo desee a rezar por la paz en el mundo, especialmente en Medio Oriente.

Quienes deseen participar en esta jornada de oración podrán acercarse en cualquier momento desde las 19 horas hasta la medianoche a la Catedral de Granada donde el Santísimo estará expuesto. Este rato de oración por la paz también se llevará a cabo otras parroquias que desean sumarse a este gesto de comunión en oración por la paz.

El Arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez, promotor de esta iniciativa ha recordado unas palabras de San Juan Pablo II en la que precisa que esta oración es un signo público de toda la iglesia para conseguir "una civilización de la verdad y el amor, y no del odio ni de la guerra”.

"Un signo público lo suficientemente expresivo de que todos estamos unidos en nuestro deseo de la paz y en nuestro deseo de colaborar y de construir la paz. La paz de Dios, no la paz de los hombres", ha precisado el Arzobispo de Granada.

    ACI Digital

La Fundación REDMADRE ha presentado su memoria de actividades correspondiente al año 2013 y ha constatado que "la falta de recursos económicos sigue forzando al aborto a las madres en España".

El pasado año, esta Fundación de ayuda a la mujer embarazada atendió a 8.020 mujeres en situación de necesidad.

Por eso, REDMADRE urge al Gobierno a aprobar medidas eficaces de apoyo a la maternidad.

De la Memoria de Actividades correspondiente a 2013 que la Fundación REDMADRE acaba de hacer pública se desprende que durante ese año ha seguido aumentando el número de mujeres atendidas de 21 a 30 años, sin trabajo, con entorno familiar de apoyo, con pareja estable y con otros hijos.

Estos datos confirman que la crisis económica sigue influyendo en que muchas familias en las que ambos padres están en paro y tienen que afrontar una hipoteca o un alquiler y ante un nuevo embarazo se plantean la decisión de abortar por falta de ayudas, medidas concretas y eficaces de apoyo a la familia y la maternidad en España.

Desde REDMADRE han exigido al Gobierno de España que aplique, en el menor plazo de tiempo posible, una ley de medidas concretas y eficaces de apoyo a la maternidad.

Sobre las 8.020 mujeres embarazadas que fueron atendidas desde REDMADRE el 89% de ellas siguieron adelante con sus embarazos. La mayoría de las madres atendidas tenía entre 21 y 30 años (45%). También se ha notado un ligero ascenso de las mujeres atendidas en la franja de los 15 a 20 años (38%); el 15% tenían de 31 a 40 años y un 2% entre 41 y 50 años.

El 51% de las madres atendidas eran españolas y el 60% de las embarazadas que pidieron ayuda no contaba con el apoyo de su pareja.

Es llamativo que el 90% de las madres atendidas estaban en situación de desempleo, el 6% contaban con un trabajo sin contrato y sólo el 4% tenía empleo con contrato.

De los casos atendidos 383 se trataban de síndrome postaborto, una realidad que según precisan desde REDMADRE, queda oculta en muchas ocasiones y que sufren todas las mujeres que abortan, ya sea por decisión propia o por presión social.

La Fundación REDMADRE tiene como objetivo principal activar una Red solidaria en toda España para asesorar y ayudar a la mujer a superar cualquier conflicto surgido ante un embarazo imprevisto. El lema de la Fundación REDMADRE es ‘Nunca estarás sola’ y para ayudar y acompañar a las mujeres que lo necesitan cuentan con la colaboración de personas voluntarias y colaboradores por toda España quienes han recibido una formación específica para saber escuchar, informar y dar apoyo a las mujeres embarazadas en situaciones difíciles.

    ACI Digital

Hoy viernes, 5 de septiembre, a las 23.00 horas “La Linterna de la Iglesia”, de la Cadena COPE que dirige José Luis Restán, comienza una nueva temporada con importantes cambios en su formato, para acercar a todos un análisis más completo de la actualidad eclesial. En este primer programa, contaremos con la presencia de los nuevos arzobispos de Madrid, monseñor Carlos Osoro y de Valencia, monseñor Antonio Cañizares.

Además, el programa prestará especial atención a la dramática situación de los cristianos en Irak y Siria, las últimas intervenciones del Papa Francisco y por supuesto continuará con el concurso de Historia de la Iglesia.

    COPE

El arzobispo electo de Madrid y administrador apostólico de la archidiócesis de Valencia, monseñor Carlos Osoro, expresó ayer por la tarde, ante más de 900 profesores de colegios diocesanos de Valencia, que “me está costando Dios y ayuda salir de Valencia porque os quiero y me he sentido muy querido”. “Espero que en Madrid no se enfaden si lo confieso en voz alta”, ha bromeado el prelado, que ha sido interrumpido con aplausos por los profesores, “pero es verdad, me he sentido muy querido por vosotros, os lo agradezco porque, en definitiva, aunque seamos mayores, somos como los niños, necesitamos el cariño de los demás para crecer, incluso para ser obispos”.

Monseñor Osoro, que acudió a última hora de la tarde al encuentro anual de los 68 colegios diocesanos que se ha celebrado en el colegio La Salle de Paterna, indicó que “cuando ves que la gente te quiere tanto, eres más capaz de entregar tu vida, y para mí ha sido hasta una necesidad en estos años no tener la vida para mi, sino que fuera para vosotros porque ha sido eso lo que he recibido de vosotros”. “Cuando recéis el Avemaría acordaos algún día de este pobre obispo que tanto os quiere”

De igual manera, recordó a los profesores que tengan siempre presente que los colegios son “lugares de evangelización” porque “evangelizar es, también, hacer ver al otro, a los que os rodean, la verdad de su vida, y eso es lo que hacéis vosotros porque lo habéis aprendido de Jesucristo Nuestro Señor”.

Antes de despedirse, monseñor Osoro pidió a los profesores que “cuando recéis el Avemaría a la Virgen, acordaos algún día de este pobre obispo que quiso serviros a vosotros y que tanto os quiere”.

Este Encuentro de Profesores ha sido organizado por la Fundación Colegios Diocesanos-San Vicente Mártir, en el colegio La Salle de Paterna, para celebrar la apertura de su nuevo curso académico.

    AVAN

Arzobispado de Madrid


Sede Central:

C/ Bailén 8

Tlf: 91 454 64 00 

Internet

Departamento de Internet del Arzobispado de Madrid:
webmaster@archimadrid.org

Catedral

Calle Bailén 10.
28013. Madrid.
Tel. 915.422.200.
informacion@catedraldelaalmudena.es

Prensa

Oficina de Prensa del Arzobispado de Madrid: 
C/ la Pasa 5, bajo dcha. 
Tlf: 91 364 40 50
Fax: 91 364 40 58
infomadrid@archimadrid.es

Este sitio utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política sobre las cookies. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte nuestra política de privacidad..

  Acepto las cookies de este sitio.
EU Cookie Directive Module Information