El sacerdote de la diócesis de Segorbe-Castellón, Álex Díaz Ventura, será el capellán de las Misioneras de la Caridad en Calcuta. Monseñor Casimiro López Llorente cede, por un periodo de dos años, a este misionero español, hasta ahora párroco de Bechí, a la Archidiócesis de Calcuta, para que atienda a las religiosas fundadas por Santa Teresa de Calcuta, sus pobres y sus voluntarios. Su labor será eminentemente sacerdotal: «El objetivo es ayudar a los pobres, pero para eso primero es necesario atender espiritualmente a las que los sirven», explica.

Álex Díaz manifiesta que su relación con el carisma de la Madre Teresa viene de lejos: «De hecho mi vocación sacerdotal nace mientras era voluntario con las hermanas; siempre he estado vinculado a ellas y ahora el Obispo me permite acrecentar esta relación durante este tiempo de colaboración». Los últimos años ya había pasado temporadas junto a las hermanas tanto en España como en la India.

Según Álex Díaz, la fuerza del carisma de la Madre Teresa reside en la sencillez con la que se busca y se vive el Evangelio: «Quieren vivir el pasaje de Mateo 25 en el que se sirve a los pobres, y para que la gente de cualquier credo comparta esta misión no hacen falta grandes discursos». Les basta, asegura el sacerdote, vivir la presencia de Cristo en la Eucaristía y los pobres, y la alegría: «La fuerza del amor se expresa en la alegría».

    OMPRESS

La Comisión Episcopal de Migraciones ha organizado, junto con la delegación diocesana de Migraciones de la diócesis de Zaragoza, una Peregrinación a la catedral-basílica de Nuestra Señora del Pilar. El próximo 17 de septiembre alrededor de 500 personas de distintas nacionalidades peregrinarán de manera conjunta bajo el lema, ‘…Fui forastero y me acogisteis’.

La Comisión Episcopal de Migraciones organizó el año pasado una peregrinación a Guadalupe con motivo el Año Santo Guadalupense y del Jubileo de la Misericordia. Tras el éxito de esta convocatoria, este año se ha elegido la Basílica del Pilar como lugar de peregrinaje mariano en el que convivirán durante este día migrantes de distintas nacionalidades junto con los responsables de migraciones en las diócesis españolas.

    OICEE

Cáritas Española ha dado una respuesta inmediata a la llamada de emergencia lanzada por Cáritas Bangladesh para atender a los miles de desplazados forzosos de la etnia rohingya que en las últimas semanas cruzan de manera masiva la frontera desde Myanmar (la antigua Birmania) a causa del estallido de violencia en sus lugares de origen.

Cáritas Española ha contribuido con una partida de 100.000 euros a la petición de ayuda urgente de Cáritas Bangladesh para financiar un plan de emergencia de 30 días de duración para socorrer a 70.650 personas ubicadas en el distrito fronterizo de Cox's Bazar, en las áreas de Ukhiya y Teknaf. Esta primera intervención humanitaria de la red Cáritas en el terreno se concentrará en la distribución de alimentos y artículos de primera necesidad, fundamentalmente.

Éxodo de 300.000 rohingyas a Blangladesh

El pasado 25 de agosto el Gobierno de Myanmar, en respuesta a varios ataques coordinados contra puestos de policía cometidos por el autodenominado Arakan Rohingya Salvation Army (Arsa), entró en varias aldeas del Estado de Rakhine con población musulmana de etnia rohingya, lo que desató un éxodo masivo hacia el vecino Bangladesh.

Según los testimonios aportados por los rohingya, el Ejército birmano y grupos de civiles habían atacado e incendiado sus casas, además de causar víctimas entre la población civil. Dada la restricción total de acceso a la zona impuesta por las autoridades birmanas, no existen fuentes fidedignas que permitan confirmar la veracidad y el alcance de los hechos.

Tras ese estallido de violencia, se estima que más de 300.000 personas han podido llegar a Bangladesh cruzando la frontera, tanto por tierra como por mar, que se están distribuyendo en numerosos refugios improvisados, patios escolares o al aire libre.

Si se tiene en cuenta que en torno a 200.000 rohingya ya estaban en el país tras las oleadas similares registradas entre 2012 y 2016, la cifra total podría superar el medio millón de personas, de los que sólo 33.500 residen en campos de refugiados debidamente organizados.

Bangladesh es uno de los países más densamente poblados del mundo, con más de 160 millones de habitantes, y esta crisis ha superado su capacidad de respuesta de emergencia, que resulta difícil de gestionar a medio y largo plazo difícil sin el compromiso de la ayuda internacional.

Tras la valoración inicial de necesidades y en coordinación con Grupo Sectorial (Clúster) de Seguridad Alimentaria de Naciones Unidas, Cáritas Bangladesh ha activado un plan de respuesta rápida de emergencia, que tendrá una duración de un mes y cubrirá la provisión de alimentos, artículos de primera necesidad y dinero en efectivo a unas 14.130 familias (unas 70.000 personas). El paquete de alimentos se compone de arroz, legumbres, aceite, sal, azúcar y agua. La entrega de dinero en efectivo evitará, además, que la población desplazada pudiendo destinar este efectivo a la adquisición de otros bienes de primera necesidad.

Los rohingya: un pueblo apátrida

En 1982, Myanmar aprobó una ley según la cual las minorías étnicas debían demostrar que vivían en el país antes de 1823 para obtener la nacionalidad. La ley reconoce ocho razas y 130 grupos minoritarios, pero niega efectivamente la ciudadanía a aproximadamente 1 millón de musulmanes de etnia rohingya.

De acuerdo al gobierno de Myanmar, los rohingya es una etnia bengalí y debería ser el Estado de Bangladesh quien reconociese su cuidadanía. Sin embargo, los rohingya llevan cientos de años asentados en un territorio que actualmente es el estado de Rakhine, en Myanmar, y no se consideran bengalíes.

El derecho a la nacionalidad está recogido en el artículo 20 de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Al no tener nacionalidad reconocida por ningún Estado, los rohingya son apátridas. Dentro de Myanmar sufren una larga lista de restricciones legales: su tarjeta de identificación es temporal, carecen de derecho a la propiedad, están obligados a solicitar un permiso para contraer matrimonio, el número de hijos que pueden tener está limitado y no tienen derecho a la educación en ningún grado.

Al verse privados de documentación o de la posibilidad de solicitarla alguna vez, su condición de apátridas los hace altamente vulnerables a la hora de migrar o desplazarse de forma segura, convirtiéndose en objetivo fácil para los traficantes de personas.

Tailandia y Bangladesh, los países vecinos a Myanmar, no son firmantes de la Convención de Ginebra de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados, por lo que los rohingya tampoco pueden solicitar asilo de manera formal en su territorio. Además, conforme a las leyes de ambos Estados, la población de etnia rohingya está en riesgo de ser declarados inmigrantes ilegales en cualquier momento y con sus derechos de acceso a protección internacional seriamente limitados dada su condición de apátridas.

En 2015, a la luz del descubrimiento de tumbas colectivas en Tailandia y Malasia y la llamada «crisis de los botes», cuando cientos de personas quedaron desamparadas en el mar, el cardenal de Rangún, la capital de Myanmar, Charles Bo, llamaba públicamente a la solidaridad y a la dignificación de todas las personas: «Rohingyas o bengalíes, nosotros como ciudadanos de Myanmar tenemos la obligación moral de proteger y promover la dignidad de todas las personas. Los nombres no pueden diluir la humanidad. Una comunidad no puede ser demonizada y denegados sus derechos básicos de ciudadanía, nombre y comunidad».

A raíz de aquella crisis, Cáritas Española comenzó a colaborar con Cáritas Tailandia en los programas de asistencia de los rohingya que arribaron al sur del país. En un apoyo que dura ya dos años, Cáritas ha facilitado a estas comunidades de refugiados traductores, apoyo psicológico, artículos de primera necesidad, y actividades educativas y de terapia ocupacional.

    Cáritas

José ‘Pepe’ Rodríguez Rey es un famoso chef, ganador de dos estrellas Michelin –uno de los principales reconocimientos gastronómicos del mundo–, dueño de dos restaurantes y, desde hace algunos años, jurado del programa de cocina MasterChef. Sin embargo, confiesa, «comulgar es lo que más me alimenta».

Recibir la Eucaristía, asegura Rodríguez Rey en una entrevista reciente con la revista Misión, lo alimenta «como ninguna otra cosa».

«Comulgar es lo que más me alimenta. A veces hay gente que, después de comer, me dice: ‘Me has emocionado, casi levito’. Y yo pienso: ‘Este es tonto’. A mí me encanta comer y lo he hecho en los mejores restaurantes, pero nunca me he emocionado al comer. Y al comulgar, sí. El alimento espiritual no tiene comparación».

El jurado de MasterChef en España desde 2013 confiesa también que «a muchos cristianos, a mí el primero, nos cuesta decir que soy un poco más feliz por lo que creo», y advierte que «el mundo de la tele es Babel, y Sodoma y Gomorra, y a veces me cuesta mostrarme, así que prefiero actuar».

«En ciertos ambientes, si explicas las cosas no se entienden, pero el ejemplo la gente lo capta. No hay una única manera de evangelizar», destaca el cocinero de 49 años.

Rodríguez Rey asegura además que aparecer en la televisión no le ha producido mayor felicidad que la que tenía años atrás.

«Soy igual de feliz que hace cinco años cuando no trabajaba en la tele. Intento ser feliz porque tengo todos los ingredientes para ello», dice.

Estos ingredientes, explica, son «que tengo tres hijos maravillosos, estoy felizmente casado, tengo salud y mi gente está bien».

«Ahora, además, me va bien en el trabajo, pero cuando me iba mal, pues he tenido muy malos momentos, también era feliz porque no lo baso todo en trabajar, ni me va la vida en ser famoso. La gente me ve por la tele, pero yo vivo en mi pueblo, Illescas, voy a mis cosas de toda la vida… He cambiado lo justo».

El chef español resalta también en la entrevista los valores que transmite MasterChef.

«No sé si mis jefas en la productora eran tan listas como para buscarlo, pero lo cierto es que el programa ensalza el sacrificio, el compañerismo, el trabajo, premia al bueno y al que se esfuerza, castiga al que lo hace mal», señala.

«Al verlo, te preguntas: ¿por qué no se hacen más programas buenos, sanos, atractivos, que los pueda ver un señor de 80 años con su nieto sin ruborizarse, y que te enseñen cosas?», cuestiona.

A pesar de sus premios, Rodríguez Rey asegura que «no me levanto todos los días pensando en qué premio ganar, sino en dar de comer muy bien a quien viene a mi casa. Y en hacerlo mejor cada día».

«Recojo los reconocimientos porque son para todo el equipo, pero me dura un minuto el ego de pensar que soy alto y guapo. Al minuto y medio sé que mi éxito es estar aquí, a gusto con mi gente, y querernos como somos. Y eso no es una meta, eso se trabaja día a día».

Las estrellas Michelin que ha ganado las cambiaría «por cualquier cosa que valiera la pena. Si mañana quiebra Michelin, ¿qué hago? ¿No doy de comer? ¿Se me va la sonrisa? ¡Qué va! Aquí estamos para divertirnos y divertir a la gente, no para ganar premios».

Para el jurado de MasterChef fue clave en su vida participar en un Cursillo de Cristiandad.

«Siempre he sido un cristiano de misa de 12 y vermú, pero un Cursillo es algo muy potente. En esos tres días me di cuenta de lo que significa ser cristiano y de quién es Dios», dice.

«Cuando salía con mis amigos por Illescas, muchas noches veía a don José Soriano, uno de esos maestros de la vieja escuela, que alternaba con yonquis (drogadictos). Me admiraba ver a ese hombre de 65 años ayudando a toxicómanos, así que tras hacer un Cursillo, me lo crucé un día y le dije que quería echarle una mano. Estuvimos años ayudando a jóvenes que estaban enganchados a todo, e hicimos cosas importantes para ellos», recuerda.

«Don José tenía una fe muy grande, lo dejaba todo en manos de Dios. Decía: ‘El Señor nos ha metido en esto y Él nos sacará. Hay muchas cosas que hacer, así que no te pongas a filosofar. Ponte a lo que hay que hacer y confía en Él’. Eso es una escuela de vida», subraya.

Para él, precisa, Dios «es la fuerza, el motor de todo. El que te hace estar en lo bueno, en lo malo y en lo regular».

«No sé si a veces me quedo demasiado detrás y no explico que soy cristiano, pero es que no me veo dando explicaciones, sino demostrándolo en lo que hago», señala.

    ACI

TEMPUR SEALY Internacional, fabricante y distribuidor líder de colchones, somieres y almohadas Premium, ha anunciado un compromiso adicional de 1,5 millones de dólares en donaciones de camas y otras contribuciones para apoyar los esfuerzos de recuperación en Florida y Texas, a raíz de los huracanes Harvey e Irma. Este último compromiso hace que el total de las contribuciones planeadas por Tempur Sealy ascienda a aproximadamente 2,5 millones de dólares.

El compromiso de Tempur Sealy proporcionará colchones para ayudar a los afectados de Texas y Florida en el proceso de reconstrucción de sus vidas después de la devastación causada por los huracanes. Tempur Sealy trabajará principalmente con su socio de recuperación de desastres de largo plazo, Good360, que coordina directamente con las agencias locales de recuperación para satisfacer las necesidades de las familias afectadas por los desastres.

Debido al gran alcance de los efectos producidos por dos huracanes consecutivos, Tempur Sealy donará camas de toda su familia de marcas, incluyendo Cocoon, Sealy, Tempur-Pedic, Sealy y Stearns & Foster.

Además de comprometerse a donar más de 2 millones de dólares en camas para los afectados por los huracanes, la compañía también ha asignado hasta 400.000 dólares adicionales para establecer un fondo de apoyo para contribuciones caritativas dirigidas por sus distribuidores.

«Ha sido muy duro ver la devastación causada en Florida por el huracán Irma a continuación del daño causado en Texas por el huracán Harvey", ha afirmado Scott Thompson, Presidente y CEO de Tempur Sealy. "Pero, tal como vimos en Texas, ha sido inspirador ver a los ciudadanos de Florida reunirse para ayudar a vecinos, amigos y extraños. Queremos que los afectados sepan que, en cuanto comiencen a reconstruir sus vidas, nosotros y nuestros socios minoristas estaremos allí para ayudarles».

Thompson ha señalado que la compañía ya ha entregado cuatro tráileres cargados de colchones para ayudar a los refugios y las organizaciones benéficas del área de Houston, y que hay más ayuda en camino. Las donaciones se han coordinado a través de Good360 y la Sociedad de San Vicente de Paúl, dos de los socios de la empresa para donaciones de caridad.

Tempur Sealy y Good360 ya se han involucrado anteriormente en esfuerzos de recuperación de desastres ocurridos en Luisiana, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Virginia Occidental y otros lugares. La asociación ha ayudado a miles de familias a comenzar a reconstruir sus vidas después de desastres naturales.

Desde el año 2011, Tempur Sealy ha donado más de 150.000 camas a la caridad, con un enfoque en el socorro en casos de desastre, la familia y las organizaciones benéficas orientadas a los niños, equipos de primera respuesta y organizaciones militares.

Sobre Tempur

Tempur fabrica y distribuye colchones, almohadas y otros productos de gama alta pensados para el mejor descanso, fabricados con el exclusivo material TEMPUR® que proporciona soporte a todo el cuerpo y ayuda a aliviar la presión en los puntos sensibles. Tempur es un material viscoelástico de alta tecnología, desarrollado originalmente por la NASA en los años 70 para su programa espacial.

    MCS

El obispo de Camagüey, monseñor Wilfredo Pino Estévez, en una carta dirigida al secretario general de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo, explica cómo ha vivido el paso del huracán Irma por Cuba y agradece a su Iglesia y a todos la constante preocupación, su cariño y oraciones.

Cuenta como lo primero que hizo al saber que se acercaba el huracán fue trasladarse a Guantánamo. Quería que sintieran la presencia de un obispo. «Celebramos la misa en la mesa de comer. El padre Alberto puso un mantel blanco y allí tuvimos una linda eucaristía. Imposible que la gente pudiera venir a la iglesia.

Decidí volver a la Punta de Maisí porque tenía la percepción de que ya Irma se alejaba de nosotros. Ya de regreso, me despedí del padre Alberto y volví a recorrer las comunidades mencionadas antes, pero ahora incluyendo al Jamal, atendida por el padre Efrén. Afortunadamente, todos estaban bien y no se veía mucho daño, salvo en la zona de Yumurí, donde desemboca al mar el río del mismo nombre.

Como datos curiosos de Maisí, menciono cómo en muchas casas la gente quitó los techos (de zinc o de fibrocemento) antes de que llegara Irma. Y después que pasó el peligro, los volvieron a colocar. Así hicieron los fieles de la capilla de La Yagruma. No quisieron pasar por la misma experiencia que vivieron con Matthew. Como estábamos en la novena de La Caridad, me propuse ayudar a todos los más posibles con mi carro. Bajo lluvia recogía a personas que ‘iban para la cueva a refugiarse’, a otro que me dijo que era ‘de la zona de defensa’, a niños a quienes trataba de hacer reír, etc. Viendo que el tiempo había mejorado y que Camagüey estaba amenazado, decidí ir tras Irma. No llovía y casi no había tránsito en la carretera. Desde Baracoa a Guantánamo (150 kilómetros) solo me crucé con 3 carros. Desde Guantánamo a Camagüey pude llegar bastante rápido porque no había casi tránsito (reconozco que todo parece indicar que el único loco que andaba por la carretera era... el arzobispo de Camagüey). Que no hubiera carros me ayudaba a manejar porque podía ir por el medio de la carretera. Además podía esquivar mejor los árboles que habían caído o estaban cayendo sobre la carretera. Además las ráfagas de lluvia fuerte eran intensas.

Fue algo imprudente de mi parte pero me confié en que como no llovía ya en Guantánamo, así estaría en Camagüey. Por lo que pienso que yo no iba detrás de Irma sino junto con ella. Seguí recogiendo a otros ‘locos’ que hacían señas para que los llevara. En todos había la misma preocupación: ‘voy a buscar a la vieja’, ‘tuve que ir a guardar el ganado’…

A Camagüey llegué sobre las 9 y media de la noche. Todo a oscuras, árboles en el suelo, etc. Durante el viaje había podido llamar por el celular a los sacerdotes de Nuevitas y Esmeralda que eran los municipios que podían ser más afectados. Les pedí que me llamaran cada dos horas. Y así estaba más informado».

Después de contar con detalle lo que iba sucediendo y los daños ocasionados en diferentes lugares, monseñor Wilfredo cuenta, como él dice, algo lindo dentro de lo malo. «Al llegar a Jiquí, era doloroso ver toda nuestra iglesia en el suelo, con los bancos aplastados y las imágenes destruidas. Pero allí estaban, bajo una lluvia ligera, Ismaela y Alberto, un matrimonio de la comunidad. Fue ella la primera que nos vio y nos gritó: ‘Monseñor, se cayó la capilla, pero no la Iglesia’. Les comparto que cuando se conoce gente así, uno se siente poca cosa.

Me recordaba el episodio de cuando el Matthew, en Maisí, que viendo yo cómo había quedado un malangal de destruido (la malanga es un tubérculo cultivado en Cuba) me quejaba del destrozo cuando una mujer que había recogido en el carro, optimista, me dijo: ‘Usted verá qué lindas malangas van a salir de allí’. O aquel hombre que, teniendo a su espalda su casa en el suelo (con refrigerador y televisor) me dijo: ‘Obispo, no importa, lo material se arregla, lo que importa es que todos estamos vivos’. ¡Cómo no enamorarse de nuestra Iglesia cubana cuando hablas por teléfono con el padre Bladimir, de Santa Cruz del Sur, para preguntarle si el mar estaba penetrando en el pueblo, y éste, además de decirte que no hay grandes penetraciones del mar, te dice que en ese momento están saliendo para Jiquí, con un almuerzo que han preparado para 150 personas de un arroz con pescado y que llevan otras cosas más, como clavos, para ayudar a los necesitados que aparezcan! No pudimos tener las Procesiones de la Virgen de la Caridad, pero ahora, como en otras ocasiones, nuestro buen Dios nos está invitando a hacer ‘procesiones de amor’ como las que les acabo de contar. Estoy seguro que, mañana lunes, cuando los sacerdotes vengan al Obispado, inventarán nuevas ‘procesiones’ de este tipo...».

    OMPRESS

La casa de espiritualidad 'San José' de Cabezuela del Valle, en el Jerte, acoge, del 22 al 24 de septiembre, la vigésimo octava edición de las Jornadas de Reflexión Misionera, organizadas por las delegaciones de Misiones de Extremadura. Están dirigidas, a presbíteros, religiosos, catequistas, educadores, profesores de Religión, movimientos y asociaciones, y a todos los amigos de las misiones.

Dará comienzo el viernes 22, a las 18.30h, con la oración de apertura de la mano del vicario de la zona Norte, Julián Carlos Pérez. Le seguirá la primera ponencia Comunión y corresponsabilidad en la Misión que pronunciará el delegado de Misiones de La Rioja, Jesús María Peña. La primera jornada de este encuentro misionero finalizará con una vigilia de la luz.

Al día siguiente, Jesús María Peña también les hablará, en dos intervenciones, de La Animación Misionera hoy y de La Infancia Misionera. Por la tarde, Roberto Rubio Domínguez, delegado de Catequesis de la diócesis de Coria-Cáceres, presentará la catequesis del DOMUND.

El domingo, día de clausura de estas jornadas, habrá un tiempo dedicado a los testimonios misioneros, seguido de la presentación de las actividades del curso pastoral y la celebración de la Eucaristía que estará presidida por el obispo de la diócesis de Coria-Cáceres, monseñor Francisco Cerro Chaves.

    OMPRESS

El Departamento de Ciencias Humanas y Religiosas de la UCAM celebra la segunda Convivencia Vocacional anual.

El grupo Alma Mater Salvatoris de la UCAM organiza esta segunda Convivencia Vocacional anual a la que ya han confirmado su asistencia participantes de Murcia, de provincias vecinas e incluso del extranjero. La convivencia se realizará del 22 al 24 de septiembre,  en la Casa de Convivencias Sagrado Corazón, en Guadalupe (Murcia).

La finalidad de esta convivencia es la de ayudar a las jóvenes al discernimiento vocacional. Se presentan las distintas misiones de la mujer en la Iglesia Católica: itinerante, misionera, consagrada, religiosa, matrimonio etcétera,  a través de reuniones por grupos, celebraciones litúrgicas, oración o catequesis.

Trece integrantes del encuentro realizado el año pasado han partido como itinerantes a diversas naciones, dos de ellas han ingresado en un monasterio de clausura y una hermana ha realizado la consagración en estado laical.

Más información e inscripciones llamando al Departamento de Ciencias Humanas y Religiosas (968 278704) o en la dirección de correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

    UCAM

Cáritas Europa ha difundido una declaración con motivo del Consejo de Justicia e Interior de la Unión Europea que tiene lugar hoy en Bruselas. Este es el contenido de la misma:

Avanzar en el objetivo de la solidaridad en lugar de construir muros

Ante el Consejo de Justicia e Interior del 14 de septiembre, Cáritas Europa exhorta a los ministros de todos los Estados miembros de la UE a que anclen las políticas migratorias con medidas de solidaridad y de responsabilidad, como un programa permanente de reubicación y vías seguras y legales eficientes para llegar a Europa.

Los responsables de la toma de decisiones deberían sentirse reforzados en ese objetivo por la reciente sentencia del Tribunal Europeo de Justicia del 6 de septiembre, que confirmó la validez de los planes de reubicación de refugiados de la UE.

«Cáritas Europa saluda la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión, que envía un inequívoco mensaje positivo sobre los valores de solidaridad y responsabilidad de la UE. Los Estados miembros deben hacer todo lo posible por reubicar a más refugiados de Grecia e Italia», ha señalado Shannon Pfohman, directora de Incidencia Política de  Cáritas Europa, refiriéndose al hecho de que sólo 28.000 personas han sido reubicadas de Grecia y Italia de la cuota de 160.000 que fue acordada por los Estados Miembros en 2015.

El dolor de cabeza de la regulación de Dublín

El desigual sistema europeo común de asilo ha pasado por dolorosas negociaciones durante meses. La renovación de la regulación de Dublín es clave. Su cláusula impone que es el primer país de entrada de la UE quien debe ser responsable de la solicitud de asilo, lo que ha contribuido al hecho de que los países fronterizos, como Italia o Grecia, estén sobrecargados.

Cáritas Europa opina que el sistema de Dublín está roto y debe replantearse para inyectar más solidaridad entre los Estados miembros y dar la bienvenida a las personas que necesitan protección. Europa necesita urgentemente un mecanismo permanente de solidaridad en temas de reasentamiento para superar soluciones insostenibles como el actual mecanismo de urgencia.

«La Comisión tiene hasta finales de septiembre para entregar un plan de transición claro y humano antes de que termine el plan de emergencia en curso. No podemos abandonar a su suerte a los refugiados que están a la espera de reubicación en Grecia e Italia. Son personas muy vulnerables que se arriesgan a ser presa fácil de los traficantes de seres humanos», ha declarado Jorge Nuño Mayer, secretario general de  Cáritas Europa.

¿Éxito libio o noticias falsas?

Los Estados miembros se congratulan por la significativa disminución de las llegadas a Italia, que parece haber sido consecuencia de una mayor cooperación con el Gobierno libio. Pero, ¿a qué coste?

Informes preocupantes sobre la situación en el terreno describen cómo los grupos armados libios, supuestamente financiados por el Gobierno italiano, están bloqueando a los migrantes que intentan zarpar de las costas libias, y que tanto las ONG como los migrantes están siendo amenazados y atacados por guardias costeros libios.

Menos migrantes están llegando a Europa, pero un número creciente están atrapados en Libia bajo condiciones que han sido descritas como «el infierno en la Tierra». Muchos testimonios e informes mencionan abusos, torturas, violaciones y condiciones de esclavitud. ¿Esto está sucediendo realmente con la complicidad de los responsables de la toma de decisiones de la UE en nombre de la gestión de la migración?

Para  Cáritas Europa, los recientes y pequeños pasos que se han dado para mejorar las condiciones en los centros de detención y de acogida en Libia no pueden justificar el terrible destino al que se enfrentan los inmigrantes interceptados y devueltos a Libia. La UE debe dejar de externalizar su gestión fronteriza a países como Libia.

Cáritas Europa lamenta que la UE y sus Estados miembros estén traspasando cada vez más las barreras morales y coqueteando con las violaciones de los derechos humanos para reducir las llegadas de migrantes a la UE.

«Estos métodos son inaceptables y contribuyen a la globalización de la indiferencia que el Papa Francisco ha denunciado tantas veces», afirma Jorge Nuño.

Cáritas Europa insta a los Estados miembros a no abdicar de los valores y las obligaciones de protección de la UE en aras de frenar la migración. Al contrario, los responsables políticos deben superar su obsesión por la seguridad y dar prioridad a la construcción de un sistema de asilo de la UE coherente y creíble basado en la solidaridad.

A la luz del estado actual del enfoque común de la UE en materia de migración,  Cáritas Europa lanza la siguiente recomendación a los Estados miembros de la UE y a las instituciones comunitarias:

  • Los Estados miembros deberían intensificar sus esfuerzos para reubicar a más refugiados antes de finales de septiembre y privilegiar a las personas vulnerables, como los menores no acompañados.
  • La Comisión Europea debería proponer un nuevo mecanismo de solidaridad para garantizar una transición rápida hasta que se establezca un mecanismo permanente.
  • Los Estados miembros deben ampliar las vías legales y de seguridad a Europa, incluso mediante el reasentamiento, los visados humanitarios, los corredores humanitarios, la reagrupación familiar o los programas de patrocinio comunitario.
  • Los migrantes no deben ser devueltos o mantenidos en Libia si ello conduce a violaciones generalizadas de los derechos humanos.
  • Las instituciones de la UE y los Estados miembros deberían dejar de penalizar a las ONG que prestan apoyo a los migrantes, tanto en el mar como en tierra firme.

    Cáritas

La Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica ha organizado un Congreso dirigido a los Moderadores Mayores, a los Animadores y Encargados de la Pastoral Vocacional que tendrá lugar en Roma entre los días 1 y 3 de diciembre, en preparación del Sínodo de los Obispos 2018 sobre los jóvenes.

El dicasterio convoca a todos aquellos que están comprometidos en este desafío extraordinario para mirar la realidad en la búsqueda de nuevos caminos, partiendo de las experiencias positivas que ya existen (las mejores prácticas e iniciativas en colaboración con la Iglesia Local y / o intercongregacional).

En este enlace se puede encontrar más información sobre el encuentro y sobre el modo de realizar la inscripción.

    IVICON

Arzobispado de Madrid


Sede Central:

C/ Bailén 8

Tlf: 91 454 64 00 

Internet

Departamento de Internet del Arzobispado de Madrid:
webmaster@archimadrid.org

Catedral

Calle Bailén 10.
28013. Madrid.
Tel. 915.422.200.
informacion@catedraldelaalmudena.es

Prensa

Oficina de Prensa del Arzobispado de Madrid: 
C/ la Pasa 5, bajo dcha. 
Tlf: 91 364 40 50
Fax: 91 364 40 58
infomadrid@archimadrid.es

Este sitio utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política sobre las cookies. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte nuestra política de privacidad..

  Acepto las cookies de este sitio.
EU Cookie Directive Module Information