Diego Jerez y Giuditta Chersovani son familia en Misión en Madagascar desde hace 5 años. Pertenecientes al Camino Neocatecumenal, la misión de este matrimonio consiste en vivir con los pobres y anunciarles el amor de Cristo muerto y resucitado. En plena epidemia de peste, los misioneros nos explican cómo vive la población.

«Hace unos días yo mismo fui al médico, porque no sabía si tenía peste o no», explica Diego Jerez, desde Antananarivo. «El protocolo indica que te pongan una mascarilla nada más llegar, el médico no tuvo contacto físico conmigo». Como informó ABC, la expansión de la plaga en la isla se ha cobrado la vida ya de 124 personas, además de registrar otro millar de casos de infectados. «La gente está muy asustada».

«En los lugares públicos el gobierno ha colocado muchos carteles para informar a la sociedad acerca de la peste» explica el misionero, quien duda de su utilidad. «Cuando se vive entre la basura, es difícil hablar de medidas de higiene para prevenir la enfermedad». Ellos mismos vivieron en una casa en uno de los barrios de la ciudad, donde sufrieron la presencia diaria de las pulgas. «Muchas de las calles tienen de ancho menos de un metro, y la basura se acumula en los lados». Según explica, los niños juegan en la calle, donde las ratas caminan libremente.

Todo esto se suma al desconocimiento de la población malgache acerca de la enfermedad, y a las costumbres ancestrales, como la famadihana. Diego Jerez explica a Obras Misionales Pontificias que cuando una persona muere, la costumbre es meterles en unos féretros que se apilan. Tiempo después, cuando el hechicero decide que es el momento oportuno, se sacan los cadáveres para hacer una gran fiesta y un homenaje, en una celebración en la que se les cambian los vestidos. Esta práctica se demuestra especialmente dañina en unas circunstancias como las actuales, en la que los fallecidos por peste pueden seguir contagiando la enfermedad aún después de la muerte. «El gobierno obliga a quemar los cadáveres de los fallecidos por peste para evitar la propagación de la enfermedad». Para evitarlo, muchas familias están secuestrando los cuerpos de sus familiares fallecidos, y así poder celebrar con ellos la famadihana. «De esta forma se está esparciendo la peste».

Esta familia misionera continúa allí a pesar de todo. «Nuestra misión es acompañar a la gente, y ayudarles a encontrar el amor de Cristo en lo que le sucede, y mostrarles que la vida no termina con la muerte».

    OMPRESS

La Asociación valenciana de Lucha contra la Lepra Fontilles ha iniciado un proyecto de cooperación en Nepal con el objetivo de eliminar en tres años la lepra en una comunidad con cerca de 17.000 personas que viven en aldeas.

El programa, que también pretende prevenir las discapacidades asociadas a dicha dolencia y a la filariasis linfática, se desarrollará hasta julio de 2020 en las aldeas de Majhora Bishnupur y Balba, del distrito de Mahottari, en la región central del país.

Los dos núcleos de población «se encuentran en un distrito en situación de pobreza extrema y con una muy baja tasa de alfabetización», según fuentes de la entidad, que ha puesto en marcha una campaña de captación de fondos con motivo de la iniciativa, a la que dedica su agenda solidaria de 2018.

Igualmente, la iniciativa contempla la formación de un centenar de líderes locales a través de 20 grupos de autoayuda en los que las personas afectadas por lepra recibirán la formación y los recursos necesarios para realizar ejercicios de rehabilitación y para prevenir o mejorar de sus lesiones.

Estos líderes «se encargarán después de educar a sus comunidades sobre los síntomas de la enfermedad, y de remitir los casos sospechosos». Asimismo, recibirán microcréditos para emprender proyectos productivos, principalmente actividades agrícolas o de cría de aves, «que les permitan generar ingresos, romper el círculo de pobreza y enfermedad, y mejorar sus condiciones de vida».
 
El proyecto tiene un presupuesto de 47.812 euros, se desarrolla en colaboración con la entidad británica Nepal Leprosy Trust, y cuenta como socio local con el Lalgadh Leprosy Hospital & Services Center, que, con una experiencia de más de 20 años, atiende cada año alrededor de 6.000 consultas anuales relacionadas con la lepra y detecta anualmente más de 1.000 nuevos casos.

La asociación Fontilles: 300.000 mil personas beneficiadas en 11 países
 
Trescientas mil personas se beneficiaron el año pasado de los 17 proyectos de cooperación internacional desarrollados por Fontilles. Los diferentes proyectos llevados a cabo por la entidad ayudaron a combatir la lepra, el mal de chagas, la úlcera de Buruli y otras enfermedades ligadas a la pobreza en once países de África (Etiopía, Mozambique y República Democrática del Congo), América Latina (Ecuador, Nicaragua, El Salvador y Honduras) y Asia (Nepal, Bangladés, India y Vietnam), en los que también se desarrollaron iniciativas de prevención de discapacidades, rehabilitación física y socioeconómica, y salud materno-infantil y comunitaria.

En España, Fontilles mantiene en activo el sanatorio San Francisco de Borja en el municipio de la Vall de Laguar (Alicante), «centro de referencia nacional e internacional en la lucha contra la lepra». El centro acoge a 26 residentes y da tratamiento ambulatorio a 17 pacientes.

    AVAN

La Unión Católica de Informadores y Periodistas de España, UCIP-E, ha decidido conceder a Laura Otón, redactora de COPE, el Premio Lolo de periodismo joven en su IX edición.

Los miembros del jurado han destacado su notable trayectoria periodística y su compromiso con buscar historias de vida que pongan a la persona y su dignidad como protagonista. La labor de reportera de Laura Otón muestra un esfuerzo por encontrar el rostro humano de la actualidad, desde el respeto, y muy al hilo de la Doctrina Social de la Iglesia.

Su trabajo ha sido reconocido con el Premio de Periodismo contra la Violencia de Género por el reportaje «Prevenir la violencia machista desde la escuela», de la Fundación Grupo Norte.

Se ha valorado también la gran actividad de Laura Otón en las redes sociales, desde las que busca informar, pero también evangelizar, dando a conocer la labor social de la Iglesia. En su blog «Laura Otón on Life», priman los contenidos de vida y de familia.

Laura Otón está ligada a COPE desde hace 20 años, los últimos años en los Servicios Informativos y desde 2014 realiza labores de reporterismo para Informativos y Programas buscando historias de vida.

La entrega del Premio Lolo que ha concedido UCIP-E a Laura Otón se llevará a cabo con motivo de la próxima Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales.

    COPE

La editorial Nuevo Inicio, Granada, ha publicado la traducción realizada por Marcelo López, junto con su estudio crítico, con lo que intentan abrir un debate «imprescindible» en nuestro panorama intelectual y que hoy, en una época controvertida, resulta más urgente que nunca: «El acontecimiento de Cristo, ¿tiene que ver con la vida?», señalan.

Entrevista a Marcelo López Cambronero, doctor en Filosofía del Derecho por la Universidad de Valencia (2000), quien actualmente es Director del Instituto de Filosofía Edith Stein, campus en España de la Academia Internacional de Filosofía, situado en Granada.

López Cambronero es también profesor agregado de la Academia Internacional de Filosofía, y es especialista en Epistemología, Filosofía y Literatura española, y Filosofía y Literatura rusa.

P.- ¿En qué se traduce la proyección del pensamiento de Henri de Lubac en el Papa Francisco?
R.- Se podría resumir en una sola frase: que Cristo tiene que ver con todos los aspectos de la realidad. Henri de Lubac recuperó la centralidad de Cristo en un momento en el que la secularización penetraba con fuerza dentro de la Iglesia, provocando un efecto muy desgraciado. El cristianismo se quería reducir a la moral, al cumplimiento de una serie de preceptos formales. No nos debe extrañar que mucha gente comenzara a percibirlo como una carga que no tenía ninguna incidencia en la vida cotidiana. Por un lado estaba la vida, con sus problemas, sus objetivos y sus complicaciones y por otro el cumplimiento de las normas de la Iglesia, que no solo no ayudaba a vivir, sino que parecía complicar la existencia. Se había perdido la alegría del Encuentro con Cristo.

¡Por supuesto que hoy en día hay un montón de moralistas que siguen con la misma actitud! Pero el Papa Francisco, como hizo Juan Pablo II y Benedicto XVI, no cesan en su mensaje: Cristo cambia la vida, amplía el horizonte de la realidad, nos llena de gozo… el cristianismo es bastante más que un «aderezo» de valores o que añadir aquí y allá un poco de «ideales del humanismo cristiano».

P.- A propósito del diálogo interreligioso, que Francisco tiene muy presente en su ministerio, ¿cuáles son los puntos de comunión entre cristianos y budistas, según la obra de Lubac ‘Budismo y Cristianismo’ ?
R.- ¡Me quieres sacar los colores! Henri de Lubac estudió el budismo con mucha profundidad y yo sólo sé las nociones más generales. Es cierto que de Lubac pensaba que, fuera del cristianismo, el budismo había sido el mayor hecho espiritual de la historia humana, por su extensión y repercusiones, pero su obra más bien remarcó las diferencias que las similitudes. No obstante ayuda a conocer mejor el budismo, que siempre es un paso esencial para amarlo. Hoy en día se realizan muchos acercamientos superficiales a distintas religiones orientales, pero que se diluyen dentro de otras ideologías y les hacen perder su autenticidad.

El budismo manifiesta formas de altruismo, de amor a la naturaleza y abre a un camino de crecimiento interior. Sin embargo, como el propio de Lubac señaló, hay un aspecto esencial que lo separa del cristianismo, y es que para el budismo el «yo» es completamente ilusorio y más bien debe ser destruido. Desde ese punto de vista es imposible amarse a uno mismo y a los otros.

P.- ¿Cómo influyó el cardenal jesuita en la Teología del Concilio Vaticano II?
R.- Cuando se celebró la primera sesión del Concilio, en 1962, Henri de Lubac tenía 66 años, y era un teólogo muy querido y de gran prestigio. El Concilio buscaba recuperar la centralidad de Cristo, que como he dicho se había perdido en buena medida por culta de cierto neotomismo que, en realidad, utilizaba a Kant para entender a Santo Tomás y daba lugar a una teología más ilustrada que cristiana. Era el caso del cardenal Mercier y otros.

Juan Pablo II decía que la clave de la interpretación del Concilio está en Gaudium et Spes número 22, cuando dice que «Cristo revela el hombre al hombre» y que «todas las verdades encuentran en Cristo su fuente y corona». Como decía antes, esta misma frase –esencia de la vida cristiana-, podría resumir todo el esfuerzo de la teología de Henri de Lubac: mostrar a Cristo vivo, palpitando en la comunidad de la Iglesia, en lugar de un Cristo meramente teórico y carente de interés.

P.- Parece que hay un hilo conductor de la corriente de Lubac en la doctrina de los tres últimos papas. ¿Puede explicarlo?
R.- No uno, sino varios. Existe una gran sintonía espiritual. Podríamos explicarlo de la siguiente manera: Desde el Concilio Vaticano II los Papas han insistido en advertir sobre el dualismo que ha predominado en algunas concepciones de la Iglesia y que todavía hoy está presente, por ejemplo, en quienes critican desde una moral cerrada e ideológica el capítulo octavo de Amoris Laetitia.

Ese dualismo consiste en considerar, por un lado, que la naturaleza nos ofrece una serie de normas que regulan los distintos campos de la existencia humana, y que podemos conocer dichas normas únicamente usando nuestra razón. Como ya podemos solos, no necesitamos a Cristo ni podemos esperar que nos añada nada interesante. Así sucedería con la política, la economía o cualquier otro aspecto de la vida. Por otro lado estarían el fin de la salvación del alma, para lo que dedicaríamos los domingos y las fiestas de guardar.

Pensemos en un dúplex. La vida cotidiana transcurre en el piso de abajo, y en ciertas ocasiones subimos arriba para realizar un tipo de actos particulares, los «actos religiosos». El resultado es que hemos metido a Cristo en la buhardilla, y de ahí lo pasamos con facilidad al trastero y al final se queda en el baúl de los recuerdos. ¿A quién le puede interesar una religión así?

Todavía peor, algunos quieren que el único efecto de la religión sobre lo cotidiano sea incluir algunas normas morales restrictivas y decirnos lo que no se debe hacer. ¡Es asfixiante e insoportable pero, sobre todo, es mentira!

Pues bien, si algo ha guiado el Magisterio de los tres últimos Papas ha sido luchar contra esta mentalidad pagana (kantiana en realidad) que nos estaba empapando hasta los huesos y pudriendo los corazones. Cristo es el centro de la vida.

P.- ¿Cuál es la propuesta que formula el autor del libro sobre la relación entre fe y razón?
R.- Sigamos pensando en los términos de la pregunta anterior. Si Cristo ilumina cada uno de los aspectos de la vida, ¿dejará de lado a la razón? ¿No tiene ningún efecto sobre el pensador o el filósofo cristiano el hecho de serlo, el haberse encontrado con Cristo? ¿Acaso la filosofía no parte de la experiencia?

La razón, decía santo Tomás de Aquino ya en el primer artículo de la Suma Teológica, tiene como fin al mismo Dios (en realidad, para santo Tomás todos los actos humanos, absolutamente todos, son actos teológicos, porque tienen como fin último al mismo Dios, podríamos decir que desde lavar los platos de la cena a tener cuidado al reciclar la basura). Decía que la razón tiene como fin al mismo Dios pero, ¡así de paradójico es nuestro deseo!, no podemos lograr este fin sólo con nuestras fuerzas. Y no es una meta cualquiera, sino la más importante de nuestra vida y en la que están en juego la felicidad y la alegría, además de la salvación del alma. Necesitábamos de la Revelación. La Revelación no es ajena a la razón. Primero ensancha y transforma al sujeto que piensa, lo que es muy importante. Después amplía el horizonte de la reflexión, porque el cristianismo presentó muchísimos nuevos problemas y propuestas a la razón humana, tantos que ya nunca puede dejarse de lado. Finalmente, la fe es una gracia que, si no nos dejamos arrastrar por ideologías espurias, ilumina la mente y le ayuda a abrirse más y mejor al misterio.

P.- ¿Qué le respondería Henri de Lubac a Jacques Maritain a su afirmación «solo hay filosofía si no interviene la fe»?
R.- En el libro que hemos publicado le responde, y de manera contundente. Para Maritain, la fe puede ayudar al filósofo con algunas confortaciones objetivas y subjetivas, pero no afecta al contenido. Esa división entre el sujeto y el objeto ya muestra la contaminación kantiana del pensamiento de Maritain, que se hace todavía más evidente en su concepción de la razón.

Maritain era un hombre muy inteligente, pero se dejó enredar por ese tomismo contaminado, en este punto y en otros. Ya decíamos que para santo Tomás el fin de la filosofía era el conocimiento de Dios, para lo que debía cooperar con la teología. Maritain, sin embargo, insiste en que la filosofía sólo puede moverse en el campo de la pura razón… lo que sucede, en esto insiste brillantemente Henri de Lubac, es que esa supuesta razón pura es una quimera del pensamiento.

Los filósofos creyentes no debemos dejarnos el traje de cristianos fuera del despacho o de la biblioteca: la filosofía es una reflexión sobre la experiencia y nada es más perjudicial para el filósofo que castrarla. Se puede ser más o menos profundo, pero es imperdonable caer en la inautenticidad.

P.- Según las enseñanzas de Lubac, ¿Por qué «Cristo hace nuevas todas las cosas»?
R.- La Encarnación es un hecho único que renueva toda la realidad, y lo hace desde dentro. No es sólo que una serie de verdades sean Reveladas para que las conozcamos, no es sólo cuestión de contenidos. Si sólo fuera esto, el filósofo podría intentar llegar hasta esas verdades utilizando las únicas fuerzas de la razón, como en cierto sentido hizo san Anselmo (aunque en su caso pidiendo que la gracia le ayudara en su camino, es decir, que le impulsara desde su interior, porque bien sabía que él sólo sería incapaz).

La Verdad revelada, como dice Henri de Lubac, no es un mineral del que la razón va sacando provecho poco a poco con su impulso racionalizador. Es una fuente que hace nacer otras fuentes, es creadora, renovadora, ha transformado la realidad misma y, dentro de ella, al mismo sujeto que filosofa. Nada ha quedado ajeno al hecho incomparable e inesperado de la Encarnación.

P.- Seamos optimistas. ¿Cree que estamos viviendo una «posmodernidad cristiana, posible y deseable»?
R.- El pueblo cristiano necesitaba de la posmodernidad, es decir, salir de los parámetros del pensamiento moderno y poder mirarlo «desde fuera». Esto no puede significar un rechazo absoluto a la modernidad. Sería absurdo y contradictorio. Precisamente porque Cristo ha resucitado y es una compañía real para todo hombre, no existe ninguna época en la que no se perciba la positividad de la que está bañada la realidad.

Sin embargo, la crisis que supone el cambio de época se ha convertido, desde Juan Pablo II pero sobre todo con Francisco, en una gran oportunidad para retornar a las verdades esenciales de la fe cristiana. La Iglesia le debe mucho a este Papa, que será recordado como un gran evento histórico, conduciendo a la Iglesia con mucha inteligencia –y, sin lugar a dudas, con el empuje del Espíritu- a través de este oleaje difícil que estamos atravesando… y lo que nos queda, porque siempre los cambios de época con convulsos y complejos.

Por contestar directamente a su pregunta: vivimos una posmodernidad cristiana, que no cae en el relativismo ni en ese escepticismo por el que se deja arrastrar algún otro tipo de posmodernidad (desencantada por el fracaso del proyecto ilustrado), sino que insiste en la importancia de vivir a Cristo en la circunstancia concreta que atraviesa cada uno, sin caer en el error de imponer recetas facilonas, sino mirando a la experiencia humana, desde la verdad permanente de Cristo, para entenderla y abrazarla cada vez más y mejor. Este es el reto de la Iglesia, es decir, de cada uno de nosotros.

    Zenit/Rosa Die Alcolea

La Asociación Hirukide, de Familias Numerosas de Euskadi (País Vasco), ha publicado un conmovedor vídeo titulado Con los abuelos, somos +Familia, el cual aconsejan verlo «con un pañuelo en la mano».

Desde su publicación el pasado 23 de octubre, el vídeo tiene cerca de 200 mil reproducciones y 900 likes en Youtube.

La historia se centra en un abuelo que, tras enviudar, se muda a vivir a con su hija, que está casada y tiene tres hijos. El abuelo le ayuda con los niños, pero también siente que a veces es «una carga».

Una mañana, su hija encuentra una nota en la que su padre le avisa, sin más explicaciones, que se ha ido a la residencia.

La hija acude rápidamente para hablar con su padre y traerlo de nuevo a casa. Ella le explica lo importante que es para su vida, cómo le ayuda con los hijos y lo mucho que le quiere y le necesita.

«Dices que no sirves para casi nada, papá, pero te aseguro que te necesitamos para casi todo», asegura la joven.

El vídeo guarda un final sorprendente y emotivo que muestra la importancia de las personas mayores dentro de las familias.

    ACI/Blanca Ruiz

Un marroquí de 46 años llegó hasta una clase de niños de tres años y desató el pánico. Ha sido detenido por presuntos delitos de amenazas, daños y allanamiento de morada.

El colegio público madrileño Gonzalo Fernández de Córdoba vivió el pasado viernes un terrible episodio a primera hora de la mañana. A las 9:10 horas un hombre marroquí de 46 años entró en el centro escolar profiriendo gritos a favor de Alá, portando en la mano un bote con un supuesto veneno y amenazando con matar a los niños «como corderos», tal y como ha informado el diario El Mundo.

El individuo llegó hasta una clase de niños de tres años y desató el pánico. Fue el conserje del centro el que le sujetó con ayuda de otras personas hasta que llegó la Policía Nacional, que le detuvo acusado de los presuntos delitos de amenazas, daños y allanamiento de morada.

Los agentes comprobaron que el bote con veneno no tenía nada y que tampoco llevaba ningún arma con el que hubiese podido ejecutar las amenazas.

El centro ha mandado una carta por correo electrónico a las familias informando de lo ocurrido. Asimismo, la directora del centro acudió a la comisaría para denunciar al hombre, que causó daños en las puertas exteriores e interiores del centro.

En principio, el arrestado no tiene ningún vínculo con el colegio, según fuentes educativas. Los testigos señalaron que el hombre habló a veces en idioma árabe y que no llegó a golpear a ninguno de los niños aunque si entró en la clase de los chicos de tres años.

    ACI

«Es motivo de alegría vivir nuestra fe en esta diócesis de Santiago de Compostela, una gran familia a la que faltaría alguien si tú no estás. Sin tu colaboración pastoral y económica la familia diocesana no es lo mismo». Así se expresa el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, en una Carta Pastoral con motivo del Día de la Iglesia Diocesana. Este acontecimiento se celebrará este próximo domingo día 12 de noviembre, bajo el lema Somos una gran familia. Como en años anteriores, este próximo domingo, los diocesanos de Santiago de Compostela volverán a tener la oportunidad de seguir contribuyendo con sus aportaciones al sostenimiento de su Iglesia particular. Es una jornada dedicada no sólo a la contribución económica, sino a la reflexión sobre la implicación de todos en el servicio que presta la Iglesia a la sociedad.
            
En su Carta Pastoral, el arzobispo compostelano recuerda que «los sacerdotes, los miembros de la Vida Consagrada y los laicos, formamos un gran familia para construir y edificar todos el Reino de Dios y trabajar por el bien de la diócesis, sintiéndonos afectados por el dolor del que sufre, y alegrándonos con quien es elogiado».
            
Haciendo alusión al lema de este año, monseñor Barrio indica que «la diócesis ha de sentirse como una gran familia en la que nadie sobra y todos somos necesarios, viviendo como comunidad de fe, esperanza y caridad». Por todo ello, indica el arzobispo «os agradezco vuestra responsabilidad y generosidad tantas veces demostradas».

Desde hace un año, la Conferencia Episcopal Española (CEE) dispone de un portal de donativos para la Iglesia católica en España. Este portal supone un nuevo camino al alcance de los católicos y de todos los que confían en la acción de la Iglesia para hacerle llegar sus donativos. En la actualidad la Iglesia sólo recibe para cumplir sus misión lo que los fieles y las personas que desean apoyar le hacen llegar, bien directamente, a través de colectas periódicas, o bien a través de la X en la Declaración de la Renta. Con este nuevo cauce se pretende facilitar la posibilidad de donar a la Iglesia a través de las tecnologías y de los nuevos dispositivos de comunicación.

Este portal, ya disponible, permite donar a la Iglesia una sola cantidad o bien, a través de cuotas periódicas, las cantidades que disponga el donante.  Esos donativos se pueden hacer llegar, con un sencillo procedimiento, a cada una de las 23.000 parroquias que existen en España, a las diócesis o bien directamente a la Conferencia Episcopal. El portal permite también dejar legados a cualquier parroquia, diócesis o a la CEE, y está vinculado al otro portal dedicado al sostenimiento de la Iglesia católica en España.

    Archisantiago

Invitados a un nuevo Pentecostés de los escolapios. Con este lema se desarrolla hasta el sábado 11 de noviembre el Consejo de Superiores Mayores de las Escuelas Pías. Se trata de una convocatoria que tiene lugar al iniciar el tercer año del mandato del P. General y que reúne a todos los padres provinciales, viceprovinciales, a los asistentes generales y a los delegados del Padre General. El Consejo será recibido en audiencia por el Papa Francisco el viernes día 10, en el Vaticano.

El Consejo abordará como tema central el impulso «de una auténtica Cultura Vocacional y Formativa y de una consistente dinámica de acompañamiento de las personas, comunidades y proyectos», explica el P. General Pedro Aguado.

Durante la semana, el Consejo tratará los próximos procesos capitulares de las Demarcaciones y se evaluarán los dos primeros años del sexenio. El Consejo será consultado sobre algunos proyectos importantes que se están poniendo en marcha como la Escuela ALTUM, el Proyecto ‘EN SALIDA’, y el Sínodo Escolapio de los Jóvenes. Igualmente, habrá oportunidad para compartir la evolución de las más recientes fundaciones de la Orden (Mozambique, Perú y Burkina Fasso) y de escuchar al Consejo General de la Fraternidad para reflexionar con ellos sobre esta importante realidad escolapia.

El Consejo contará también con la participación de diversos invitados superiores y ex – superiores generales de otras Órdenes y Congregaciones, expertos en temas formativos, la Madre General de las Escolapias, así como diversos religiosos escolapios y miembros de la Fraternidad.

    IVICON

Escuelas Católicas (FERE-CECA y EyG) se prepara para celebrar el XIV Congreso EC centrado en la tématica de la comunicación y su influencia en el ámbito educativo. En esta ocasión, bajo el título Emociona, EC congregará los días 16, 17 y 18 de noviembre en el Palacio de Congresos de Oviedo a más de 1.600 directores, profesores, titulares de centros, y destacadas figuras nacionales e internacionales.        

En este recién estrenado mes de noviembre Escuelas Católicas se prepara para celebrar su XIV Congreso nacional en la ciudad de Oviedo. En esta ocasión la comunicación será el hilo conductor de un Congreso estructurado en tres jornadas en las que grandes figuras de la comunicación, la educación y la Iglesia pasarán por el escenario del Palacio de Congresos de Oviedo para subrayar que todo comunica y todos comunicamos, más aún en el entorno educativo. 1.600 asistentes participarán en un evento en el que se ahondará en la actual trascendencia de la comunicación dentro de los centros educativos.    

Las distintas ponencias del Congreso pondrán de manifiesto que la comunicación de la escuela católica es encuentro con el otro. Desde Escuelas Católicas se quiere transmitir un mensaje que emocione y que responda a lo que la sociedad y nuestros alumnos reclaman, mostrando nuestro credo por medio de una adecuada comunicación.    

Para ello tendremos un nutrido plantel de ponentes que subrayarán la importancia de comunicar bien en la era de la comunicación. Juan Verde, Codirector internacional de la campaña para la reelección del presidente Obama; Monseñor Darío Viganó, prefecto de la Secretaría para la Comunicación de la Santa Sede; Gustavo Entrala, creador de la cuenta oficial en Twitter del Papa; El Langui, actor y cantante de rap o Herny Jenkis, Decano de comunicación en la Universidad de California e investigador durante dos décadas en el MIT, entre otros.

Todos ellos ayudarán a hilvanar un relato destinado a reconocer la comunicación como una de las herramientas fundamentales en la construcción de una educación adaptada a nuestro tiempo. Siempre poniendo el foco en la clave para que el mensaje acabe calando en los alumnos, la emoción. Porque, mejorar la educación es un objetivo emocionante, lograr que la educación emocione es el mejor objetivo.  

Sobre Escuelas Católicas

Escuelas Católicas es la marca de FERE-CECA, que agrupa a titulares de centros educativos católicos desde 1957, y de Educación y Gestión, organización empresarial de dichos centros desde 1989.

Hoy representa a 2.048 centros educativos concertados católicos, a los que pertenecen 1.207.527 alumnos y 100.400 trabajadores, de los que 84.252 son docentes. A su vez, Escuelas Católicas supone el 14,9% del total del sistema educativo y el 59% de la privada concertada, lo que la convierte en la organización más representativa de este sector. Apuesta por la innovación y mantiene una actitud emprendedora para adecuarse a la nueva realidad de los alumnos.

    IVICON

Una tesis doctoral sobre la Historia y evolución de los órganos de la catedral de Valencia durante los siglos XVI-XXI, defendida por Pablo Márquez, organista de la Seo, ha permitido recuperar la historia perdida de los instrumentos catedralicios mediante el análisis de las fuentes originales y el descubrimiento de un abundante material fotográfico, inédito hasta el momento.

La investigación, que ha obtenido sobresaliente «cum laude» en la Facultad de Historia de la Universitat de València, muestra también cómo la caja del gran órgano renacentista fue diseñada por Fernando Yáñez de la Almedina y en su decoración «llegó a trabajar Paolo de San Leocadio, autor de los frescos de los ángeles músicos de la catedral», según ha indicado Márquez.

En aquella época «la catedral contaba con dos órganos en su coro central, el llamado ´orgue xic`, para los días ordinarios, y el ´orgue gran` para las festividades». Estos instrumentos permanecieron al servicio de la Seo hasta su destrucción en 1936. Sin embargo, sus cajas permanecieron intactas y fueron desmontadas en 1941, con la reforma integral de la catedral.

Según el organista de la Seo, «muchas de las piezas de Yáñez de la Almedina pueden contemplarse en la decoración del actual órgano, y otras tantas están a buen resguardo en dependencias de la catedral a la espera de recobrar una vida que jamás se le debió arrebatar».

Igualmente, Márquez ha encontrado para su tesis «material fotográfico e inédito sobre los instrumentos antes, durante y después de 1936, incluyendo el proceso de desmontaje». Estos documentos «son verdaderos testimonios de la riqueza artística que nuestra catedral ha albergado», ha precisado Pablo Márquez, que ha desarrollado durante cinco años su investigación en un trabajo de casi un millar de páginas.

Además, la tesis recopila una «ingente cantidad de documentos, que se conservan en el Archivo de la catedral, procedentes de protocolos notariales, actas capitulares y libros de Fábrica y Tesorería, entre otros». Esta recopilación «conforma un apéndice documental, con más de 600 páginas, con contratos, pagos y albaranes sobre las distintas reformas realizadas en los órganos de la Seo».

Márquez ha contado para su tesis con la colaboración de los directores Vicente Pons Alós, canónigo archivero de la catedral, y Andrés Cea Galán, organista y profesor del Conservatorio Superior de Sevilla, que han guiado sus pesquisas para la elaboración de este estudio.

Según la tesis doctoral, «desde el siglo XVI el órgano de la catedral de Valencia se fue adaptando a los gustos musicales y avances técnicos de cada época, sin alterar su aspecto externo, que se asemejaba en majestuosidad y belleza al retablo actual del altar mayor, obra también de Yáñez de la Almedina».

Pablo Márquez Caraballo es organista de la catedral de Valencia y catedrático de clavecín del Conservatorio Superior de Música de Valencia. Comenzó su aprendizaje musical bajo la tutela de Montserrat Torrent y se formó en los conservatorios de Valencia, Toulouse, Ámsterdam y La Haya, cursando los estudios de órgano, clavecín, composición y música antigua con los profesores M. Bouvard, J. W. Jansen, P. van Dijk, F. Bonizzoni y T. Koopman. Ha sido galardonado con la beca del Instituto Valenciano de la Música y la beca Huygens Scholarship del Ministerio de Educación Holandés. En la actualidad compagina la docencia e investigación con una intensa actividad concertística internacional, como solista y junto a su esposa, la organista japonesa Atsuko Takano.

    AVAN

Arzobispado de Madrid


Sede Central:

C/ Bailén 8

Tlf: 91 454 64 00 

Internet

Departamento de Internet del Arzobispado de Madrid:
webmaster@archimadrid.org

Catedral

Calle Bailén 10.
28013. Madrid.
Tel. 915.422.200.
informacion@catedraldelaalmudena.es

Prensa

Oficina de Prensa del Arzobispado de Madrid: 
C/ la Pasa 5, bajo dcha. 
Tlf: 91 364 40 50
Fax: 91 364 40 58
infomadrid@archimadrid.es

Este sitio utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política sobre las cookies. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte nuestra política de privacidad..

  Acepto las cookies de este sitio.
EU Cookie Directive Module Information