Las hermanas Carmelitas Descalzas de Villar del Arzobispo, en Valencia, han acogido una Oración Misionera en la capilla de su monasterio el pasado domingo. Convocados por la Comisión Diocesana de Misiones, tomaron parte personas procedentes de las Parroquias de Chulilla, Losa y Villar del Arzobispo, con sus respectivos párrocos.

Ellas mismas lo explican así: «¿Objetivo? Unirnos con nuestra oración a los misioneros, que están entregando su vida, día a día, normalmente en situaciones nada fáciles, para que a todos los hombres llegue la noticia y la experiencia del amor de Dios. El silencio de adoración e intercesión ante el Santísimo ocupó un lugar importante. Compartimos la oración de la Iglesia con el rezo de Vísperas, presididas por D. Arturo García, Presidente de la Comisión, y contamos con el testimonio de Onofre, seminarista de sexto curso, que nos compartió su testimonio de misiones este pasado verano en Perú.

Dos sacerdotes, ocho seminaristas y dos chicos más, siendo valientes, como rezaba el lema del DOMUND de este año, participaron durante el mes de julio en la misión. De las realidades que más le llegaron, Onofre destacó el testimonio de los misioneros, su dedicación para atender a las comunidades, dispersas, distantes unas de otras y con muy mala comunicación; su permanencia, sin huir en los momentos más duros. Nos contaba que en los momentos en los que el terrorismo arreciaba con fuerza en la zona, mucha gente huyó para salvar la vida, pero que los misioneros no huyeron. Se quedaron y eso hizo que ganaran mucha credibilidad y que muchas personas se abrieran a Dios. También en las frecuentes inundaciones, que devastan la zona, las personas se sienten amparadas por su presencia y su ayuda. Ahí los misioneros se hacen claros instrumentos de Dios para los demás. Nos invitaba a pedir por ellos, que dan la vida para hacer llegar a Dios adonde no se le conoce y nos invitaba a nosotros a llevar a Cristo también a los que tenemos más cerca que, teniéndolo todo, no siempre tienen la alegría del Evangelio. Fue un regalo unirnos con más conciencia a la misión de la Iglesia, apoyándola desde nuestra oración».

    OMPRESS

Los misioneros portugueses que acompañan a las comunidades de su país en Europa están llevando a cabo un encuentro en Fátima, hasta el próximo viernes, como final de un año marcado por las celebraciones del Centenario de las Apariciones de Fátima.

«Familia - Escuela de Amor; - Fátima - Escuela de Fe - ¿Qué caminos de Esperanza?», ha sido el tema elegido para este encuentro promovido por la Obra Católica Portuguesa de Migraciones. «Los jóvenes en la diáspora y en Portugal al servicio de una sociedad más humana y humanizadora» es otro de los temas que están abordando estos verdaderos misioneros, que tanto bien han hecho a los emigrantes portugueses en Europa.

Según manifestaba a la agencia Ecclesia la directora de la Obra Católica Portuguesa de Migraciones (OCPM), Eugenia Quaresma, «Fátima esta en el corazón y en la vida de las comunidades católicas, uniendo a los emigrantes». Explicaba también que este encuentro busca subrayar el potencial evangelizador de la devoción mariana, en el que «el mensaje de Fátima quiere ser promotora de paz».

Este año especial del centenario se ha vivido en toda Europa. En Luxemburgo, entre el 22 de mayo y el 25 de junio, la imagen de Nuestra Señora de Fátima estuvo peregrinando por 40 parroquias en ceremonias marcadas por el sentimiento y religiosidad portuguesa. Según explicaba el padre Rui Pedro, coordinador de la Pastoral de lengua portuguesa en este país, el Centenario fue vivido con mucha intensidad y manifestaba que «los emigrantes portugueses son, a mi juicio, los mejores embajadores de este mensaje».

Por otro lado, el sacerdote Victor Cecílio que trabaja junto a la comunidad portuguesa en Friburgo, Alemania, subraya la adhesión a las celebraciones y el buen trabajo desarrollado por los misioneros en Alemania, donde los emigrantes se sienten «acogidos», a pesar de las dificultades, como la lengua. «Fátima sigue siendo una puerta para los portugueses, una realidad que toca el corazón de nuestras gentes», manifiesta.

Según Patrick Renz, director del Secretariado Nacional de las Migraciones de la Iglesia Católica en Suiza, donde también se ha vivido con intensidad el centenario, los portugueses están muy bien integrados. A los suizos les gustan los portugueses y tienen de ellos la imagen de ser «grandes trabajadores».

    OMPRESS

El obispo de Getafe, monseñor Joaquín María López de Andújar, recibirá este miércoles 25 de octubre uno de los premios que entrega la revista Misión en la Universidad Francisco de Vitoria (UFV), publicación que ha querido destacar su «compromiso público con la promoción y la defensa de la familia y su inagotable acompañamiento pastoral a las familias de la Diócesis».
 
La ceremonia de entrega de estos galardones, con los que Misión reconoce el testimonio de quienes muestran con su vida que la familia es un valor digno de custodiar, promover y proteger, se celebrará a las 19:00 horas en la sala VIP de la UFV (Ctra. Pozuelo-Majadahonda, km. 1,800. Pozuelo de Alarcón).

Monseñor López de Andújar acudirá personalmente a recoger este premio, para mostrar así su agradecimiento a todo el equipo de Misión.
 
Según esta publicación, el obispo de Getafe se ha convertido en «un referente de la pastoral familiar en España», sobre todo por la formación de seglares, por el acompañamiento a familias en situación irregular y por la atención a mujeres embarazadas.
 
Este premio supone el reconocimiento a más de una década de defensa de la familia, durante la cual e prelado ha tenido que hacer frente a diferentes ataques por su oposición a las leyes que han tratado de imponer la ideología de género en la Comunidad de Madrid.

    MCS

El P. Roque Jiménez tiene 39 años y nació en Villena, un pueblo de la provincia de Alicante. Recuerdos «religiosos» de su infancia solo tiene el de una monjita de la guardería. La catequesis, entre que le estropeaba el sábado y que solo hacían «dibujitos», tampoco le aportó mucha formación religiosa. Fue por primera vez a misa para su Primera Comunión, y no volvió en años… Un perfil al que podrían unirse tantos de nuestros niños y adolescentes de hoy. Sabía que tenía que haber algo más en esta vida, algo que realmente le llenara… pero no lo encontraba, y se conformó con «vivir cada día. ¡Nada más!»

Pero un día, Roque tenía ya dieciséis años, descubrió que había en el pueblo un cura nuevo, joven y tímido… A Roque le cambió la vida el momento en el que el sacerdote tomó la tiza y comenzó a escribir una sencilla frase en la pizarra: «Estábamos en el instituto y vino un día un sacerdote que había llegado nuevo al pueblo. El pobre era súper tímido pero era un cura… ¡vamos! ¡Como la copa de un pino! Llegó, y el hombre dijo: «Bueno, pues yo voy a poner una frase en la pizarra». Imagínate, a veces te lo curras un montón para hacer cien mil dinámicas y, de repente, coge una tiza y pone una frase que dice: “Yo soy aquel a quien tanto ama Jesús”. Fue como un flash para mí. “Aquel a quien tanto ama Jesús”. Y ahí fue cuando él nos invito a la parroquia, y empezó toda la aventura».

La respuesta de los jóvenes del pueblo a este curita joven y tímido fue arrolladora: «Nos apuntamos unos ochenta y tantos al grupo de confirmación de la parroquia y creamos un centro juvenil. Nos llevábamos la guitarra, cantábamos... Este sacerdote era muy piadoso y nos enseñó a confesarnos, cosa que yo no tenía ni idea. Recuerdo vagamente que para mi Primera Comunión me confesé. Nos poníamos en fila y el sacerdote estaba detrás de unas columnas y nos confesaba... Pero habían pasado años y años, y yo no sabía ni lo que era confesarme. Y ahí empezamos con él la catequesis, comenzamos un montón de cosas. ¡Era muy, muy, muy, interesante!»

El joven sacerdote, supo guiar a estos jóvenes para que llegaran a descubrir el amor que Jesucristo les tenía. Ese fue el secreto que transformó el corazón de Roque: «Yo no tenía ninguna formación, nada de nada, pero ese saber que alguien me amaba profundamente, y que me amaba sin condiciones. Quizá, por mi propia historia, por mi vida… Porque a veces parece como que te quieren, pero con condiciones. Pero alguien que me amaba profundamente… Y también el hecho de compartir con otros jóvenes. Tú vas a una parroquia y encuentras chicos y chicas. A veces, aunque solo sea por el interés de que van las chicas, tú vas a la parroquia ¿verdad? Pero entre una cosa y otra, el cura supo hacer que nos encontráramos con Dios. Al principio como un grupo de amigos, y luego la experiencia de Alguien que te ama profundamente. Y ahí comenzó toda mi vida ya con el Señor».

Apenas comenzando ese camino, Roque comienza a plantearse el tema de la vocación: «Un día digo: “¡Ah! pues, ¿y por qué el Señor no me va a llamar a mí?” Y empecé a pensar: “¿Y si el Señor me llama?” Y entonces entré en una capilla. Había ido a ver a mi abuelo, que estaba enfermo y estaba en el hospital. Cogí una estampa que había por ahí que ponía: “Pídase la gracia que se desea obtener”. Era la estampa de una sierva de Dios, que creo que no está ni beatificada, pero que le debo mucho también. Y dije: “Yo quiero tener vocación”. Yo había escuchado la palabra vocación, y lo primero que se me ocurrió pedir fue la vocación. Pues nada, dicho y hecho: ¡vocación! Y claro, y la vocación ¿a dónde? Y le empecé a decir a mi cura: “Yo, me gustaría ser moje”. Luego, a los cinco minutos, decía: “Seré misionero”. Un poco como Santa Teresita, que ella quería serlo todo en la Iglesia, ¿no? Hasta que un día dije: “Voy a entrar al seminario”. Y se lo dije al cura, que ya era otro cura distinto, le dije: “Quiero entrar al seminario”. Y entré al seminario. Pero así, a la aventura. Como no me decidía por nada, ni por una Orden ni  por otra, dije: “Pues nada, diocesano”. Y mientras estudie allí, ya pensare dónde me llama Dios”».

Roque entró con 18 años en el seminario, pero no se sentía en su lugar para nada: «Cuanto más tiempo pasaba, más decía yo: “¡Es que no estoy en el lugar correcto! ¡No estoy en el lugar correcto! ¡No estoy en el lugar correcto!” Y nada, no me convencía. Quizás porque la imagen que yo tenía de sacerdote era más bien la vida religiosa, los frailes con el hábito, los monjes, aquellos misioneros, la vida contemplativa... Y claro, al entrar en un seminario donde éramos noventa y ocho, en Orihuela, luego estaba aparte Alicante, que eran treinta o cuarenta. Y entonces, imagínate noventa y ocho hormonas con patas ahí metidas. Bueno, era increíble. Yo decía: “Madre mía, pero ¿dónde me he metido yo?”. No es que yo fuese ahí vamos santo Dominguito Savio, ¿no? Pero, bueno, al final te metes y eres uno más. Pero no, aquello no me gustaba».

Con toda esa revolución de sentimientos en el corazón, Roque se acercó un día a la playa. Sentado sobre una roca, tuvo una experiencia decisiva: «Estaba sentado en las rocas y... ¿Cómo explicarlo para que nadie se haga una imagen rara? Sentí en el corazón que el Señor me decía: “Serás sacerdote diocesano para siempre, y todo lo que no sea ser sacerdote secular diocesano, no vendrá de Mí”. Y entonces, yo dije: “Pues que sepas que lo acepto porque viene de Ti, pero que no me gusta”. ¡Y no me gusto! Y tardó muchos años en gustarme, incluso después de haber sido ordenado».

El periodo del seminario fue muy duro, porque experimentaba que la única opción era conformarse con una vida mediocre. Pero esa decisión destrozaba el corazón de Roque. Ya sacerdote, todo comenzó a cambiar con la secularización de otro sacerdote: «Me destinaron a una parroquia de vicario parroquial. Estuve tres años allí. Pero, a los tres años, mi compañero, uno de los compañeros del pueblo, se seculariza. Y el obispo me pide: “Bueno, como la gente del pueblo se lleva muy bien contigo y has conectado muy bien con la gente del pueblo, la mejor solución es que te bajes a la parroquia y que te hagas cargo de ella”. Y con veintiocho años me nombraron párroco de una parroquia de 7000 habitantes. Y tuve que ir allí y allí estuve siete años de párroco. Ahí es donde sucedió mi cambio de agujas».

Humanamente hablando, era una locura darle una responsabilidad tan grande a un joven sacerdote de tan solo veintiocho años. Sobre todo cuando, como le pasaba a don Roque, el sacerdote tiene conciencia de no estar siendo un buen sacerdote: «Sabía que yo no estaba viviendo mi sacerdocio como tenía que vivirlo. ¡Imagínate! ¡Ni vestía de sacerdote! Incluso, a veces, me había hecho unas mechas en el pelo, otra vez me hice incluso un tatuaje. A veces llegaba tarde a Misa. Nunca me sentaba a confesar. No sé, era hacer de todo menos lo que ser propiamente un sacerdote. Y así aproximadamente durante ocho o nueve años».

Dios se valió de un instrumento providencial para tocar el corazón de don Roque: «No voy a dar muchos detalles de la persona que puso Dios en mi camino, pero bueno, conocí a una persona y le dije: “Te tienes que confesar”. Había llevado una vida bastante difícil y bastante ambigua en muchos sentidos. Se confesó. Eso había sido casi al principio de mi ministerio sacerdotal. Cuando yo llevaba ya en la parroquia cinco o seis años, entonces él apareció y me dijo: “¿Te acuerdas de aquella confesión? Pues vengo a devolverte el favor. No te veo bien, lo siento, pero no veo que estés viviendo el sacerdocio como tienes que vivirlo. Roque, algo te pasa. Vas mal, por donde vas, vas muy mal. La gente ya se ha dado cuenta por donde vas, vas mal”. Me propuso tomarme un café pero ¿el café dónde iba a ser? Pues en un centro del Opus Dei. Bueno, tal vez por prejuicios o por historias, lo que menos piensa un cura que va con vaqueros, camiseta, un tatuaje y demás, es acabar en un centro del Opus Dei».

En el Centro del Opus Dei fue recibido con los brazos abiertos por un sacerdote mayor que le abrazó mientras le decía: «¡Hombre, Roque, qué alegría!»: «De repente, caí de rodillas, me confesé, creo que hice una buena confesión. Y ahí pues ¡imagínate!, realmente fue lo de “sueña y te quedarás corto”. Toda mi vida comenzó a cambiar radicalmente».

Al poco, su obispo le propuso ir a estudiar a Roma. El seminario necesitaba un profesor de Teología espiritual. Y allí llegó don Roque, que de ser el párroco y responsable de todo en la parroquia, se volvía a sentar en un pupitre para comenzar aprendiendo italiano como si volviera a su primer día de cole. Fue un tiempo trascendental: «En el tiempo de Roma pedí la admisión como agregado del Opus Dei». Don Roque no sabía ni a qué se comprometía, pero sabía que si San Josemaría había estado metido en su Cambio de Agujas, se tenía que fiar de él.

De regreso a Alicante, el cambio era evidente: Don Roque comenzó a vestir de sacerdote; creció su amor por la Eucaristía, que se manifestaba en su forma de celebrar; se sentaba en el confesionario y pasaba largos ratos de oración ante el Santísimo, rezaba la Liturgia de las Horas: «Cuando volví de Roma, el obispo me nombró párroco de San Juan de Alicante. Es una ciudad de 26.000 habitantes. Y me encomendó que diese clases de Teología espiritual y el Secretariado de Pastoral de la Salud. Junto con eso, tengo un canal de youtube que se llama Master Church donde, cocinando, hacemos entrevistas a la gente. Tenemos un proyecto que se llama Proyecto Etcétera, trabajo también para Radio María… Es algo que, de verdad, jamás me lo hubiera imaginado. Antes, para hacer dos cosas, era imposible llegar. Y ahora, de repente, mi vida con oración, con piedad, con formación, con dirección espiritual, pudiese llegar a tanto, tanto, tanto. O sea, fue lo de “sueña y te quedarás corto”».

Don Roque es profesor de Teología espiritual pero lo tiene muy claro, una cosa es estudiar Teología espiritual y otra cosa es tener experiencia del misterio: «Si no tienes experiencia del Misterio, si no tienes experiencia de Dios no sirve de nada, es que no sirve de nada. En cambio, cuando tienes experiencia de Dios, te fascina».

Damos gracias a Dios por el Cambio de Agujas de don Roque.

    Eukmamie

El pasado 22 de octubre falleció la hermana Socorro Cabeza Rodríguez en la comunidad de Madre Alberta (Palma de Mallorca) de las Religiosas de la Pureza de María.

Socorro Cabeza fue superiora general en el sexenio de 2009-2015 y al finalizar este servicio fue destinada a Palma de Mallorca.  Maestra, teóloga y licenciada en Ciencias de la Educación desempeñó diferentes cargos de responsabilidad en la congregación: maestra y directora en varios colegios; superiora, formadora de junioras y maestra de terceronas en varias ocasiones; consejera general, vicaria general y superiora general en diferentes sexenios.

El 13 de abril de 2009 fue elegida superiora general de Pureza de María. Durante su mandato se llevaron a cabo las fundaciones de Ngovayang (Camerún, 2011) y Bucaramanga (Colombia, 2013), la adscripción del CESAG a la Pontificia Universidad Comillas (2013) y la aprobación diocesana de MFA por el Obispo de Terrassa (2014).

Desde la CONFER, nos unimos a las oraciones por su alma.

    IVICON

También el cardenal arzobispo de Barcelona, monseñor Juan José Omella, se ha querido unir a los mensajes que para esta jornada del DOMUND han escrito otros pastores de diócesis de España.

«Este año su lema nos dice: Sé valiente, la misión te espera. En esta fecha tan misionera, el papa Francisco nos exhorta a retomar la audacia del Evangelio. Nos invita a tener coraje y valentía para salir de nosotros mismos, para resistir la tentación de la incredulidad, para desgastarse por los demás y por el Reino, para soñar con llegar a cualquier rincón del mundo.

Muchos hombres y mujeres de nuestra Iglesia diocesana trabajan como misioneros en los diferentes continentes: América Latina, África, Asia… Los recordamos con gran afecto y admiración, ellos han optado por vivir el Evangelio en toda su radicalidad. Pedimos al Señor que los fortalezca en esta preciosa tarea, en la que, ciertamente, no les faltan fatigas, disgustos e, incluso, persecución. Pero, pese a ello, perseveran con gozo en la misión que se les ha encomendado mediante la Iglesia.

Los cristianos estamos llamados a no ceder al miedo, porque Jesucristo está continuamente con nosotros. ¿Por qué tendríamos que dejarnos dominar por el miedo? Con Jesús podemos llegar a ser capaces de superar los miedos que amenazan nuestra misión. Jesucristo es el Señor, el Señor de los señores. Nuestra fe en Jesús, cuando es verdadera, nos libera de todos los miedos y de la vergüenza. ¿Quién es más grande, más poderoso, más fuerte, más importante que Él? Él es Dios, ¡es el Creador! Es el Señor.

Y no solo no cedemos al miedo, sino que Jesús nos hace ser valientes. Él nos ayuda a actuar, a dar un paso al frente, a hablar, a dar a conocer a aquel que nos libera constantemente para que podamos vivir en el amor a los demás y a uno mismo. Somos llamados a invitar a los que nos rodean a un encuentro personal con Jesús, para que puedan compartir nuestra experiencia. Nuestra fe es para compartirla. La fe aumenta cuando se comparte. Los misioneros somos también todos los que compartimos la fe, porque la fe nos da vida.

Los misioneros son muy valientes, los más valientes. Se fían de Jesús totalmente y lo dejan todo para anunciarlo, a Él, y llevar a todos su palabra, su vida, su salvación. Y esto lo hacen imitando siempre a Jesús, que vivió haciendo el bien a todos: curando a los enfermos, consolando a los tristes, dando de comer a los hambrientos, enseñando a los que no saben…

Los misioneros tienen claro que no están solos. Todos los que formamos parte de la Iglesia estamos unidos a ellos en su misión y la compartimos. Nos unimos a ellos con la oración. Hay que rezar mucho por ellos.

Pero ellos también necesitan nuestra colaboración personal, material y económica. Nuestra ayuda es imprescindible. Contribuyamos a ello también, por favor, con las colectas que, con motivo del DOMUND, se realizarán en las parroquias, para que puedan evangelizar y realizar obras importantes en los países que más lo necesitan.

Os invito a dar un paso más. Sería precioso que cada parroquia de nuestra diócesis apadrinara a uno de nuestros misioneros y misioneras. Es tan fácil como decidirse y ponerse en contacto con nuestra Delegación Diocesana de Misiones (Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. o 93 270 10 14).

Demos gracias al Padre por todo lo que hacen. Su misión nos alegra y nos anima también en nuestra fe».

    OMPRESS

El misionero diocesano en Etiopía, Christopher Hartley, ha tomado parte este domingo en la celebración del DOMUND de la archidiócesis de Toledo.

En la catedral toledana se han dado cita fieles, voluntarios y colaboradores de la delegación de Misiones, además de niños del Colegio Diocesano Santísimo Cristo de la Sangre, que han aportado alegría e ilusión al DOMUND con sus canciones, su participación y su compromiso misionero. La celebración eucarística, presidida por monseñor Braulio Rodríguez Plaza, ha contado también con la presencia del director diocesano de Obras Misionales Pontificias, Jesús López Muñoz, y el director del Colegio Santísimo Cristo de la Sangre, Ángel Camuñas Sánchez. El misionero Christopher Hartley Sartorius ha ofrecido su testimonio sobre el trabajo pastoral que desarrolla en Etiopía, afirmando que «nos están esperando en la Misión, nos están esperando en los territorios de misión, me están esperando en Etiopía».

Monseñor Rodríguez Plaza, en su homilía, se ha dirigido de manera cercana y directa a los cientos de niños. El arzobispo dialogó con ellos, presentándoles la misión y lo que ellos pueden hacer para ser misioneros. Ha querido resaltar el trabajo de los 13.000 misioneros españoles, 142 toledanos, «que están anunciando a Jesucristo y haciendo patente que la Iglesia o es misionera o no es nada». Les exhortó a todos los presentes en la catedral a ser valientes, como reza el lema del DOMUND, para poder anunciar el Evangelio, porque «todavía hoy son millones de personas las que no conocen a Jesús, y no podemos sentarnos cómodamente en nuestro sofá sin hacer nada, tenemos que movernos».

Por su parte, el padre Christopher Hartley ofreció un intenso testimonio sobre el significado de su vocación misionera y cómo lo vive en la actualidad en Etiopía. El misionero explicó que «en Calcuta, un moribundo, al que estaba cuidando, me esperó antes de morir y me dijo ‘te estaba esperando’, esas palabras me han marcado siempre, porque sé que en la misión siempre me están esperando». Por ello, resaltaba que «este domingo, que no estoy en mi misión en Etiopía, no se celebra la Eucaristía, por eso es importante que esté allí, para anunciar a Jesucristo, para hacer presente el Evangelio y para que Jesús en la Eucaristía esté también en la región somalí de Etiopía». Durante sus siete primeros años de estancia en Etiopía, Christopher señalaba que él celebraba la Eucaristía solo, «ahora somos 8 cristianos, en una región con siete millones de musulmanes». Continuaba diciendo que «este domingo sé que ellos están celebrando la liturgia de la Palabra, rezarán un rosario, pero hasta el próximo domingo no podrán vivir la Eucaristía».

Ha agradecido el trabajo misionero que se realiza en Toledo, «porque vosotros estáis aquí, porque ayudáis en el DOMUND, porque rezáis por nosotros, yo puedo estar allí».

    OMPRESS

COPE ha nombrado a Montserrat Lluis subdirectora general de Contenidos, Innovación y Desarrollo con el objetivo de definir, implantar y ejecutar un ‘Plan integral de desarrollo digital’ de la compañía para los próximos años.

Con esta incorporación, el segundo grupo de radio en España pretende optimizar la producción y la distribución de los contenidos en las diferentes plataformas (radio, streaming, web, apps, podcast, redes sociales, TDT…) y satisfacer mejor las demandas que plantean los oyentes-usuarios-espectadores y anunciantes en la actualidad.

Montserrat Lluis es licenciada en Ciencias de la Información y Premio Nacional de Fin de Carrera. Su labor profesional está ligada desde hace 20 años al grupo Vocento y a ABC donde ha ejercido hasta la fecha como directora adjunta, directora del Área Digital y anteriormente como subdirectora del periódico decano de la prensa nacional.

También ha trabajado en la dirección de Vocento en Madrid y en El Correo de Bilbao donde puso en marcha una innovadora experiencia de periodismo ciudadano en España premiada por la Asociación Mundial de Periódicos.

La trayectoria periodística de Montserrat Lluis ha sido reconocida con varios galardones, entre otros, el premio Manuel Alcántara de Periodismo, el Nacional de Nutrición o el premio Mundial de Jóvenes Lectores.

    COPE

TRECE y Ayuda a la Iglesia Necesitada estrenan este domingo (9:30 horas) el programa 'Perseguidos pero no olvidados', una cita semanal con las historias de hombres y mujeres que sufren a diario persecución, marginación o discriminación a causa de su fe. El espacio de treinta minutos de duración ofrecerá una visión global de las situaciones que viven cientos de comunidades cristianas a lo largo de todo el mundo con testimonios reales e historias concretas con rostro, nombre y apellido.

'Perseguidos pero no olvidados' se estrena en TRECE con el deseo de defender la libertad religiosa en todos los rincones del planeta, mostrando a los espectadores historias de reconciliación y pacificación, que en palabras de los responsables de AIN, «deben ser conocidas en occidente».

Además, cada domingo, a partir de las 9:30 horas, 'Perseguidos pero no olvidados' dará a conocer los nuevos proyectos que la entidad desarrolla en diferentes partes del mundo.

    13tv

La parroquia de San Patricio de la ciudad ecuatoriana de Manta ha solicitado ayuda al Arzobispado de Valencia, a través de la Fundación Ad Gentes, para construir una capilla «en una zona periférica y pobre donde hay una comunidad con más de 200 niños de Catequesis y las celebraciones las hacemos en la calle», según ha explicado el párroco, el misionero valenciano Ramón Peris.

La idea es «comprar el terreno, que pertenece a un banco, y construir una primera capilla de caña y luego ir mejorándola», según Peris, que lleva más de diez años de misionero en Ecuador y que ha añadido que «las poblaciones crecen a un ritmo tan acelerado que no hay tiempo para construir las infraestructuras necesarias».

Igualmente, también de la parroquia de San Patricio, que atiende a más de 50.000 personas en la ciudad portuaria de Manta, depende la iglesia de San Juan Bosco, que tuvo que ser derruida tras el terremoto que asoló Ecuador en abril de 2016 y en cuya reconstrucción colabora la Fundación Ad Gentes del Arzobispado.

«Los valencianos nos dan lo que tienen, no lo que les sobra»

En el proyecto de reconstrucción del templo de San Juan Bosco se involucraron las parroquias del arciprestazgo 19 San Antonio Abad, que integra las localidades de Ademuz, Villar del Arzobispo o Titaguas, entre otras, y que recogieron 6.000 euros.

Esta ayuda prestada «merece toda nuestra gratitud para los vecinos del Rincón de Ademuz, porque nos han dado lo que tienen, no lo que les sobra, al igual que agradecemos desde Manta el apoyo de toda la Archidiócesis y de la Fundación Ad Gentes» que este año destinará alrededor de 15.000 euros a este proyecto.

Además de agradecer toda la ayuda prestada, tanto el misionero como la Fundación Ad Gentes han remarcado que «es un proyecto que tardará años en poder ser finalizado, por eso necesitamos más apoyo económico para completar fases, con la dificultad añadida de tener que usar cimientos antisísmicos, que incrementa el coste».

La iglesia San Juan Bosco de Manta quedó gravemente dañada durante el terremoto de 2016 y desde entonces las celebraciones organizadas por la parroquia se tienen que celebrar al aire libre en una cancha deportiva situada junto al templo.

    AVAN

Arzobispado de Madrid


Sede Central:

C/ Bailén 8

Tlf: 91 454 64 00 

Internet

Departamento de Internet del Arzobispado de Madrid:
webmaster@archimadrid.org

Catedral

Calle Bailén 10.
28013. Madrid.
Tel. 915.422.200.
informacion@catedraldelaalmudena.es

Prensa

Oficina de Prensa del Arzobispado de Madrid: 
C/ la Pasa 5, bajo dcha. 
Tlf: 91 364 40 50
Fax: 91 364 40 58
infomadrid@archimadrid.es

Este sitio utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política sobre las cookies. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte nuestra política de privacidad..

  Acepto las cookies de este sitio.
EU Cookie Directive Module Information