La parroquia de San Patricio de la ciudad ecuatoriana de Manta ha solicitado ayuda al Arzobispado de Valencia, a través de la Fundación Ad Gentes, para construir una capilla «en una zona periférica y pobre donde hay una comunidad con más de 200 niños de Catequesis y las celebraciones las hacemos en la calle», según ha explicado el párroco, el misionero valenciano Ramón Peris.

La idea es «comprar el terreno, que pertenece a un banco, y construir una primera capilla de caña y luego ir mejorándola», según Peris, que lleva más de diez años de misionero en Ecuador y que ha añadido que «las poblaciones crecen a un ritmo tan acelerado que no hay tiempo para construir las infraestructuras necesarias».

Igualmente, también de la parroquia de San Patricio, que atiende a más de 50.000 personas en la ciudad portuaria de Manta, depende la iglesia de San Juan Bosco, que tuvo que ser derruida tras el terremoto que asoló Ecuador en abril de 2016 y en cuya reconstrucción colabora la Fundación Ad Gentes del Arzobispado.

«Los valencianos nos dan lo que tienen, no lo que les sobra»

En el proyecto de reconstrucción del templo de San Juan Bosco se involucraron las parroquias del arciprestazgo 19 San Antonio Abad, que integra las localidades de Ademuz, Villar del Arzobispo o Titaguas, entre otras, y que recogieron 6.000 euros.

Esta ayuda prestada «merece toda nuestra gratitud para los vecinos del Rincón de Ademuz, porque nos han dado lo que tienen, no lo que les sobra, al igual que agradecemos desde Manta el apoyo de toda la Archidiócesis y de la Fundación Ad Gentes» que este año destinará alrededor de 15.000 euros a este proyecto.

Además de agradecer toda la ayuda prestada, tanto el misionero como la Fundación Ad Gentes han remarcado que «es un proyecto que tardará años en poder ser finalizado, por eso necesitamos más apoyo económico para completar fases, con la dificultad añadida de tener que usar cimientos antisísmicos, que incrementa el coste».

La iglesia San Juan Bosco de Manta quedó gravemente dañada durante el terremoto de 2016 y desde entonces las celebraciones organizadas por la parroquia se tienen que celebrar al aire libre en una cancha deportiva situada junto al templo.

    AVAN

Testigos de amor y de esperanza

Martes, 24 Octubre 2017 11:51

Kevin, seminarista de Kaduna (Nigeria), regresaba a su casa tras unos días de ejercicios espirituales, cuando le tocó presenciar la matanza de vecinos suyos a manos de terroristas. Estos acontecimientos le provocaron una crisis de fe y le llevaron a cuestionarse profundamente sus creencias. En este enlace se puede conocer su historia.

En la persecución, muchos seminaristas como Kevin, lejos de abandonar, se entregan más fielmente a su preparación sacerdotal y son más conscientes que nunca del verdadero significado de su vocación.

Desde Ayuda a la Iglesia Necesitada, trabajamos para que religiosos y laicos en las zonas más azotadas por los terroristas de Boko Haram, puedan seguir formándose. Colabora con nosotros y ayúdanos a llegar a tantos hermanos/as que lo necesitan.

En este enlace se pueden hacer donaciones.

    ACN

El cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, presidió la Misa de acción de gracias por la beatificación de 109 mártires claretianos, donde recordó que esta celebración no fue «un ajuste de cuentas con el pasado sino un canto a la infinita gracia de Dios y una invitación a ser sus testigos».

La Misa de acción de gracias tuvo lugar en el Santuario del Cor de María de Barcelona, y junto con el cardenal Omella concelebró el superior general de los Misioneros Claretianos, el P. Mathew Vattamattam, doce obispos claretianos de todos el mundo y 60 sacerdotes.

Durante la homilía, el cardenal recordó el mensaje de perdón y reconciliación que ha estado presente en todos los actos de esta numerosa beatificación de mártires que murieron durante la persecución religiosa de la Guerra Civil Española (1936-1939).

El cardenal Omella también aseguró que la beatificación de los mártires claretianos fue  «la reconstrucción definitiva de 109 vidas rotas por confesar a Cristo en circunstancias que no quisiéramos que se repitieran jamás».

También hizo un llamado a la confianza absoluta en Dios ante las dificultades: «No tengáis miedo de afrontar las dificultades del tiempo presente porque, a través de acontecimientos que a menudo nos desbordan, Dios va dirigiendo la historia humana hacia su plenitud» y subrayó que «el amor vence al odio y ninguna dificultad o persecución puede quitarnos la alegría de confesar a Jesús».

Además, el cardenal Omella pidió a los cientos de misioneros claretianos presentes seguir colaborando con «todos los que se esfuerzan por construir un mundo más justo y solidario, incluyendo las autoridades políticas, pero no olvidéis que el corazón le pertenece solo a Dios».

«No os dejéis atrapar por ideologías políticas o por otros ídolos modernos que reclaman nuestra entrega absoluta. Solo a Dios debemos dar lo que es de Dios. Esto nos dará una gran libertad de espíritu», aseguró durante la homilía.

El cardenal también destacó la gran historia martirial de los misioneros claretianos, que en poco más de 150 años de historia ya cuenta con 183 mártires beatificados de un total de 270 misioneros que murieron mártires durante la persecución religiosa de la Guerra Civil española.

    ACI/Blanca Ruiz

El cardenal Antonio Cañizares, arzobispo de Valencia en España, aseguró en el I Congreso Interdiocesano de Educación, que en una eventual reforma de la Constitución española los derechos sobre la libertad religiosa son «irrenunciables».

Ante la difícil situación que afronta España tras los intentos separatistas de Cataluña, el arzobispo de Valencia aseguró que «la Constitución es nuestro gran apoyo al que no podemos renunciar» y destacó que ante una eventual reforma de la Constitución española «los derechos sobre la libertad religiosa o los Derechos Humanos son irrenunciables».

Algunos de los requerimientos de los independentistas catalanes están basados en desacuerdos con la actual Constitución española, por lo que desde algunos frentes políticos la reforma de la Carta Magna española se considera como parte de la solución a esos deseos de separación del resto de España.

El arzobispo pronunció la conferencia de clausura del congreso Interdiocesano de Educación bajo el título La propuesta de la Iglesia sobre la educación, en la que aseguró que «evangelizar no es adoctrinar», sino «hacer personas libres» para que sea posible «la reconstrucción de una nueva evangelización y de una educación basada en la Verdad».

Por eso afirmó que la clave para la «recuperación y la reconstrucción de una nueva humanidad es el encuentro con Jesucristo que siempre nos guía» e insistió en que «no podemos excluir a Cristo de la escuela y los cristianos estamos ahí para evangelizar».

El cardenal Cañizares también subrayó la importancia de «asumir la historia sin manipular la verdad» y aseguró que «urge que las nuevas generaciones vuelvan a la escuela de Cristo» donde se da la «paz, el amor, y la justicia».

Según recoge la agencia AVAN de la Archidiócesis de Valencia, el arzobispo animó a los educadores presentes a «seguir el modelo y paradigma de Cristo en la Educación para recuperar a la persona humana y el bien común teniendo en cuenta a los pobres, descartados y discapacitados».

En ese sentido recordó la iniciativa ‘Un verano diferente’ que los colegios diocesanos de Valencia realizaron los pasados meses estivales, en los que abrieron sus puertas para atender a hijos de familias sin recursos.

En el congreso también intervino el obispo de San Sebastián, monseñor José Ignacio Munilla, quien habló de Las claves del reto educativo y aseguró que la «emergencia educativa» actual esconde una «emergencia afectiva».

«El equilibrio afectivo sólo puede alcanzarse desde la experiencia de ser amado incondicionalmente y de una forma estable y estructurada. Solo cuando un niño, adolescente o joven ha tenido la experiencia de un amor familiar estable, incondicional y estructurado, es cuando podrá dar lo mejor de sí mismo en el terreno educativo», subrayó.

Monseñor Munilla también afirmó que «la creencia en la existencia de una verdad objetiva, y el amor a esa verdad, son la condición indispensable para la educación» por lo que explicó que «el relativismo es antagónico con la vocación educadora» porque el «todo vale» incapacita para la educación.

El prelado mostró como un reto conseguir «fortaleza interior» porque «las metas educativas no se alcanzan de forma inmediata y sin sacrificio» y destacó que se trata de una capacidad básica «para poder afrontar el reto educativo». Sin embargo afirmó que «por desgracia, la sociedad del bienestar ha dado a luz unas generaciones muy vulnerables ante las dificultades y contradicciones».

Monseñor Munilla se refirió a la importancia del «equilibrio entre libertad y disciplina» y advirtió que «existe una tremenda crisis del sentido de autoridad en nuestra cultura».

Entre los retos de la educación, el obispo de San Sebastián también destacó la necesidad de que exista equilibrio entre «la educación personal y educación comunitaria» ya que la carencia de hermanos y amigos «conlleva a una gran tendencia al aislamiento delante de una pantalla y es un obstáculo importantísimo para la educación». Por ello declaró que «la crisis de natalidad es un enemigo importante para el hecho educativo», «la experiencia de la fraternidad y de la amistad son profundamente educadoras».

Monseñor Munilla también lamentó que en el ámbito educativo con frecuencia se olvida lo esencial que es «educar en Jesucristo».

    ACI/Blanca Ruiz

La iglesia de Santa María la Mayor de Colmenar de Oreja acoge el VII ciclo de otoño de conciertos de órgano.

Dará comienzo este sábado, 28 de octubre, con la intervención de Nicolò Sari. El 4 de noviembre se podrá escuchar a Jan Vladimir Michalko. El día 11 de noviembre, sábado, a Ana Aguado. Y a Schola Antiqua, con Juan Carlos Asensio como director y Roberto Fresco al órgano, el sábado 18 de noviembre.

Todos los conciertos darán comienzo a partir de las 18:00 horas.

    Infomadrid

San Frutos, patrón de la diócesis de Segovia, se celebra cada 25 de octubre en una jornada intensa en lo religioso y tradicional. Comienza a las 23.45 del día anterior con el milagro del paso de la Hoja del Libro de la Vida, concentrándose el público ante la imagen del Santo en la puerta principal de la catedral de Segovia.

Este próximo miércoles 25 de octubre celebramos a San Frutos con el tradicional Villancico, obra barroca compuesta por Antonio Hidalgo en 1874 y que es dirigido este año por Francisco Cabanillas. La interpretación de este Villancico, que comienza a las 12h, cuenta anualmente con un joven solista y con las decenas de voces que forman el coro popular, rodeado por cientos de segovianos que se reúnen alrededor del trascoro y por las autoridades civiles y religiosas. A continuación, en la Capilla Mayor, Santa Misa en honor al Santo presidida por el obispo, monseñor César Franco.

Horario visita turística

Este año, a diferencia de festividades anteriores, el templo abre al turismo desde las 13:30 hasta las 21:30. Las visitas guiadas a la torre tendrán lugar a las 10:30, 16:30 y 19:00 quedando suspendida la de las 12:30.

Historia de San Frutos

San Frutos nació en Segovia en el año 642, dentro de la última etapa visigoda, y en un tiempo en el que los reinos cristianos se hundían en la inestabilidad, lo que provocaría, años más tarde, la decisión del Califato de los Omeyas de avanzar y empezar la conquista de la Península Ibérica en el año 711 d.C.

Este acontecimiento histórico fue muy importante para la vida del Santo, sobre todo durante sus últimos años, ya que su defensa de los cristianos de la zona segoviana y la lucha espiritual contra los sarracenos, provocaron milagros y obras que en la actualidad son reconocidos tanto por la Iglesia Católica y con gran devoción por los segovianos.

La familia del Santo, cuyos hermanos Valentín y Engracia serían clave en su camino pastoral, se vio sacudida por la muerte del padre. Según se escribe, gracias a la tradición y al traspaso del relato generación a generación, la herencia dejada tras la muerte del padre hizo reflexionar a los tres hijos sobre lo importante de la caridad y del servicio a Dios, muestra de su profunda fe y convicciones aprendidas dentro del seno familiar.

Tras dejar toda la herencia a los más necesitados, los tres hermanos decidieron abandonar el hogar familiar e iniciar un camino de retiro y oración, que según la tradición, acabaría junto a las hoces del río Duratón, dentro del término municipal de Carrascal del Río.

El entorno del actual Parque Natural de las Hoces del Río Duratón, que abarca varios municipios, está plagado de numerosas referencias al Santo. Una de ellas llega hasta el yermo en el que se encuentran las ruinas del convento de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz, en el municipio de Sebúlcor, del siglo XII d.C. Es un punto clave dentro de la historia de San Frutos donde, según los relatos, la Virgen se apareció ante un pastor y le mandó que comunicara al prior San Frutos que se erigiera una talla en su nombre.
De los primeros años viviendo en cuevas naturales, San Frutos y sus hermanos, que se convertirían también en santos, construyeron una ermita para cada uno en este paisaje emblemático surcado por el Duratón. San Frutos se estableció en la cumbre, Valentín a media ladera en la llamada Cueva de San Valentín, con un difícil acceso a través de un pasillo natural, y Engracia junto al meandro próximo a sus hermanos y cerca del batán de su mismo nombre.

En la actualidad, se conserva la Ermita dedicada a San Frutos que data del siglo XII y construida sobre la visigótica, fundada por el Santo en el siglo VII. Este es el único resto de lo que en el pasado fue un conjunto monástico de la Orden de San Sebastián de Silos cedido en el año 1076 por el rey Alfonso VI y con actividad hasta el año 1836, cuando fueron expulsados por la desamortización de Mendizábal. Todavía hoy se conserva sobre el dintel de la puerta principal de la Ermita el escudo de Silos.

En esta zona fue donde transcurrieron la mayoría de los hechos y de los cuatro milagros que se le atribuyen. Uno de ellos, en vida, cuenta que el Santo convirtió milagrosamente unos toros prestados para edificar un santuario a la Virgen María en dóciles bestias de carga.

Milagros del santo

La vida del Eremita San Frutos, su especial dedicación a los más necesitados y espiritualidad atrajo a los cristianos que poblaban la zona de Sepúlveda, muy pendientes de la invasión musulmana que se había iniciado con el desembarco de Tarif ben Malluk en la isla de Tarifa. La división civil y política, y el enfrentamiento entre los reinos visigodos de la Península Ibérica hicieron que sucumbieran rápidamente a la invasión. La fecha establecida de la muerte de San Frutos es el 715, a los 73 años, ya con una Segovia bajo control musulmán.

Los últimos años vividos por el Santo son en los que se obra uno de los milagros que aún, a día de hoy, se puede rememorar si se visita la zona. Ante el asedio de los musulmanes en la zona del Duratón, los cristianos huyeron en busca de la protección del Santo junto a su Ermita. Ante la cercanía, y según escriben los relatos, el Santo hizo una raya con el báculo que portaba y una gran grieta se abrió ante los soldados sarracenos, que asustados, huyeron dejando en la zona un ambiente de misticismo y respeto. En la hendidura abierta, más conocida como cuchillada de San Frutos, se construyó un puente de piedra en 1757 que permite cruzarla.

Otro de los milagros por los que se recuerda al Santo se relaciona con su ahínco en la conversión de mahometanos y la defensa de Cristo como el Dios verdadero. Ya siendo anciano, San Frutos encontró a un sarraceno que blasfemando negó la Eucaristía y la presencia del cuerpo de Cristo afirmando que ni incluso un animal se comería la hostia consagrada. En este relato, San Frutos afirmó que ningún animal se atrevería a llegar al Señor. Colocó el pan consagrado con comida para un burro y el animal se arrodilló ante la hostia ocultada entre la comida.

Post mortem de San Frutos se le atribuye un último milagro, en el año 1225, conocido con el sobrenombre de La despeñada. En este caso, el Santo salvó la vida de una mujer a manos de su esposo que bajo sospecha de infidelidad le arrojó desde lo alto de la hoz ladera abajo. En agradecimiento, la mujer donó todos sus bienes y en la actualidad se puede ver una inscripción en el sillar situado en la puerta sur de la Ermita de San Frutos: «aquí yace sepultada una mujer de su marido despeñada y no morío i hizo a esta casa lymosna de sus bienes».
 
Reliquias de San Frutos y sus hermanos

A su muerte, en el 715, el cuerpo del Santo fue enterrado por sus dos hermanos en lo alto de la hoz del Duratón. Años más tarde, Valentín y Engracia, se trasladaron a la Ermita de San Zoilo, dentro del término del pueblo segoviano de Caballar. El Califato en los territorios hispanos estaba prácticamente implantado, y allí los hermanos del Santo fueron martirizados por los invasores que arrojaron sus cabezas a una fuente al no conseguir que renegasen de su fe. Como marca la tradición, y con el reconocimiento del martirio por parte del Papa Sixto IV a través de una bula, en la Fuente Santa se hacen las Mojadas de los Santos, cuando se dan periodos de extrema sequía y se implora la ansiada lluvia, siempre bajo licencia del obispo. En el periodo comprendido entre 1593 y 1982, están documentadas treinta y tres «mojadas», y en veintiséis ocasiones llovió en mayor o menor medida.

Los cuerpos de San Frutos y de los Santos Valentín y Engracia fueron trasladados tres siglos y medio más tarde a la antigua catedral de Segovia, construida junto al Alcázar. Los restos de los tres hermanos estuvieron varios años desaparecidos dentro de la antigua catedral hasta que el Obispo de Segovia, Juan Arias Dávila (1436-1497), encargó su búsqueda. Al empezar la Guerra de las Comunidades en el año 1520, la antigua catedral quedó en ruinas y las reliquias de los tres Santos se trasladaron a la Iglesia de Santa Clara donde se empezaría a edificar en el año 1525 la actual catedral. Las cabezas de los Santos Valentín y Engracia se conservan en un relicario en la iglesia de Caballar.

En toda la provincia de Segovia son muchas las referencias, tradiciones y edificaciones dedicadas al Santo. La puerta principal de la catedral de Segovia está dedicada a San Frutos, que preside con una talla hecha por Felipe de Aragón en 1611.

    OICEE

El obispo de Terrassa, monseñor Josep Àngel Saiz Meneses, escribe a sus fieles diocesanos con motivo de la jornada misionera que ayer domingo celebró la Iglesia, el DOMUND, recordándoles la importancia de la evangelización en los cinco continentes, tarea en la que colaboran también los misioneros de su diócesis.

«Nuestra joven diócesis colabora en la “missio ad gentes” de la Iglesia en cinco lugares del mundo: Mn. Manel Homar, sacerdote, en la diócesis de Cienfuegos, de Cuba; Mn. Xavier Serra en el Vicariato de Canaima de Venezuela; la familia de Santi Ferran y Ángeles Galicia, que pertenece a una comunidad del Camino Neocatecumenal, en Japón; la familia de Álex Holgado y Karen Margalef, con cuatro hijos, en el Vicariato de Puyo, en Ecuador y Mosén Atef Tawadrous que está desarrollando una misión en la diócesis de Guizé, en Egipto. Todos ellos anuncian el Evangelio con su palabra y con sus vidas. Ya sea con un trabajo de colaboración directa en la pastoral diocesana, ya sea con su testimonio de vida entre los vecinos y amigos, en los colegios y orfanatos, en el trabajo, como Iglesia presente en sociedades que no han recibido aún la buena nueva del Evangelio. Celebramos hoy la Jornada Mundial de las Misiones. El mensaje del Papa Francisco, lleva por título La misión en el corazón de la fe cristiana y nos invita a hacernos algunas preguntas que tocan nuestra identidad cristiana y nuestras responsabilidades como creyentes: ¿Cuál es el fundamento de la misión? ¿Cuál es el corazón de la misión? ¿Cuáles son las actitudes vitales de la misión? El fundamento de la misión radica en el amor eterno de la Santísima Trinidad: en Dios Padre que envía y en la misión del Hijo y del Espíritu Santo. El Señor Jesús, después de completar con su muerte y resurrección el plan de Dios para nuestra salvación, fundó su Iglesia y envió a los apóstoles por todo el mundo, como Él había sido enviado por el Padre. La misión de la Iglesia continúa y desarrolla a lo largo de la historia la misión misma de Cristo, que quiere conducir a todos los hombres y las mujeres a la fe, a la libertad y a la paz. La misión tiene, pues, una dimensión universal porque va dirigida «a todas las gentes», y en su realización los apóstoles no están solos sino que reciben la fuerza y los medios necesarios para desarrollarla. El fundamento de esta misión es la presencia y el poder del Espíritu y la presencia de Cristo resucitado en medio de ellos todos los días hasta al fin del mundo. La misión de los discípulos colabora con Cristo y no se cimienta en las capacidades humanas sino en el poder del Señor resucitado presente en su Iglesia.

La evangelización es un proceso que abarca toda la realidad humana. Consiste en llevar la buena nueva a todos los ambientes, transformar la humanidad a través de la transformación del ser humano. Su finalidad es la conversión del ser humano y de la humanidad; transformar por la fuerza del Evangelio la circunstancia del hombre: criterios, valores, centros de interés, líneas de pensamiento, fuentes de inspiración, modelos de vida, en definitiva, la cultura del hombre. La evangelización y la implantación de la Iglesia en el mundo son simultáneas porque las dos tienden a hacer presentes la palabra y la persona de Cristo en el mundo. Como señaló el Beato Pablo VI, “evangelizar constituye, en efecto, el gozo y la vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda”.

Entre las actitudes vitales para la misión, el Papa Francisco nos habla en el mensaje de este año de una espiritualidad de éxodo continuo, saliendo de las zonas de confort, de las propias comodidades, para poder llegar a las periferias geográficas y existenciales que necesitan la luz del Evangelio.

La misión de la Iglesia conlleva una peregrinación continua a través de los diversos desiertos de la vida, a través de las diferentes experiencias de hambre y sed, de verdad y de justicia, de plenitud y amor. Y en esta misión, acaba diciendo el Santo Padre, los jóvenes son nuestra esperanza, de la mano de María, Madre de la evangelización».

    OMPRESS

El sábado 28 de octubre Justicia y Paz continuará con las jornadas de libertad religiosa en Barcelona. En esta ocasión, la organiza junto a otras entidades locales.
 
La libertad religiosa es un derecho humano fundamental, reconocido y protegido por el derecho internacional. Este derecho no solo protege la conciencia individual de todo tipo de violencia, coacción o discriminación por motivo de creencias, sino también la posibilidad de vivir y expresar libremente las propias creencias individual y colectivamente, en el culto, la enseñanza, la práctica y la observancia.
 
Justicia y Paz quiere analizar esta dimensión social y pública de la libertad religiosa y sus implicaciones. Entre ellas está el deber de los poderes públicos en un Estado democrático de colaborar con las confesiones religiosas a fin de garantizar el pleno ejercicio de este derecho fundamental y favorecer el bien común con todo lo que las religiones pueden aportar a la sociedad. También pretende evaluar el marco jurídico y el grado de colaboración actual de los poderes públicos con las confesiones religiosas en diferentes ámbitos (económico, jurídico, educativo, cultural...), a partir de los acuerdos actualmente vigentes, así como las dificultades y retos existentes de cara al futuro.

La jornada se desarrollará con el siguiente programa:

  • 10:00 h. Bienvenida.
  • 10:15 h. Conferencia marco. La dimensión social y pública de la libertad religiosa y la colaboración entre los poderes públicos y las confesiones. Por Maria Teresa Areces, catedrática de derecho eclesiástico en la Universidad de Lleida.
  • 11:00 h. Dificultades y retos en el ejercicio público de la libertad religiosa y la colaboración de la Administración con las religiones. ¿Qué dicen las confesiones más arraigadas? Con las aportaciones del P. Máximo Muñoz, cmf., presidente de la Unión de Religiosos de Cataluña; Mohammed Halhoul, presidente del Consejo Cultural Islámico de Cataluña; Guillem Correa, secretario del Consejo Evangélico de Cataluña; y Jorge Burdman, director de diálogo interreligioso de la Comunidad Israelita de Barcelona.
  • 11:45 h. Descanso.
  • 12:15 h. La respuesta de la Administración. Con Enric Vendrell, director general Asuntos Religiosos, Generalidad de Cataluña; y Lola López, comisionada de Inmigración, Interculturalidad y Diversidad del Ayuntamiento de Barcelona.
  • 12:45 h. Debate.
  • 13:15 h. Conclusiones y clausura.

    MCS

Cáritas Española presentará el próximo miércoles 25 de octubre su Memoria confederal 2016.

La Memoria anual da cuenta de las acciones de acompañamiento desarrolladas por las 70 Cáritas Diocesanas de nuestro país para proteger los derechos y la dignidad de millones de personas en situación de exclusión social dentro y fuera de España.

El informe desglosa por programas el destino de los recursos invertidos a lo largo del último ejercicio, que consolidan la tendencia al alza de los últimos diez años, así como la procedencia de los fondos.

Junto a los datos de actividad confederal recogidos en la Memoria anual, se expondrá una evaluación de cuál ha sido la respuesta de Cáritas a los retos de la exclusión social y la pobreza a lo largo de la última década.

    Cáritas

Los dos vicariatos apostólicos peruanos de Requena y San José del Amazonas han agradecido al cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, su decisión de que a partir de ahora la diócesis de Valencia los «asuma como si se tratara de ella misma», tal y como anunció con motivo de la celebración ayer domingo del DOMUND.

Así, el obispo valenciano monseñor Juan Oliver, titular del vicariato apostólico de Requena, en Perú, ha enviado una carta de agradecimiento en la que expresa que «la noticia nos llena de alegría, como también el sentir que se nos tiene en cuenta y que existimos».

Según afirma el vicario apostólico este anuncio «nos llena de esperanza, cuando vemos disminuir nuestras fuerzas, y de ánimo, esperando a los hermanos que el Señor nos quiera dar para compartir la vida y la misión».

Por ello, «damos gracias al cardenal y a la Iglesia diocesana de Valencia, de la que algunos que estamos aquí formamos también parte. Gracias a todos».

El Vicariato de Requena, de 82.000 kilómetros cuadrados de extensión, está dividido actualmente en 8 parroquias con una población de 150.000 habitantes.

Por su parte, el Vicariato de San José del Amazonas, al frente del cual figura como vicario apostólico monseñor Javier Travieso, cuenta con una superficie de 155.000 kilómetros cuadrados, está dividido en 11 parroquias, con una población de 180.000 habitantes y dispone de 16 puestos de misión.

Anuncio del cardenal Cañizares

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, anunció en la Jornada Mundial de las Misiones (DOMUND), que «con la anuencia,  aprobación y beneplácito del Papa Francisco, la diócesis de Valencia  va a asumir, como si se tratara de ella misma, dos Vicariatos Apostólicos  de Perú: Requena y San José del Amazonas, los más pobres y necesitados cultural, económica y socialmente de aquella Nación hermana».

Así, el arzobispo afirmó que desde la diócesis de Valencia  «habremos de ayudarles con sacerdotes para los diferentes puestos de misión, con religiosos y religiosas, con seglares misioneros y misioneras que colaboren en el campo educativo, sanitario, desarrollo social y promoción humana,  también en el económico».

A este respecto, precisó que entre los compromisos que asumirá la diócesis de Valencia «se encuentra también el de ayudar económicamente a cubrir los presupuestos anuales de ambos Vicariatos Apostólicos».

    AVAN

Página 1 de 520

Arzobispado de Madrid


Sede Central:

C/ Bailén 8

Tlf: 91 454 64 00 

Internet

Departamento de Internet del Arzobispado de Madrid:
webmaster@archimadrid.org

Catedral

Calle Bailén 10.
28013. Madrid.
Tel. 915.422.200.
informacion@catedraldelaalmudena.es

Prensa

Oficina de Prensa del Arzobispado de Madrid: 
C/ la Pasa 5, bajo dcha. 
Tlf: 91 364 40 50
Fax: 91 364 40 58
infomadrid@archimadrid.es

Este sitio utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política sobre las cookies. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte nuestra política de privacidad..

  Acepto las cookies de este sitio.
EU Cookie Directive Module Information